El limpiador facial es el mejor higienizante de las brochas

Hay que limpiar las brochas de vez en cuando. Esto es algo bien sabido por todas. Y es que las brochas de maquillaje acumulan producto, suciedad de la piel y bacterias puede pueden dañar la tez. “Las brochas se deben limpiar una o dos veces por semana. Así evitaremos que se depositen en el rostro determinadas impurezas que pueden ser focos de procesos inflamatorios o infecciosos, explica Valeria Navarro, directora técnica de la firma Boutijour.

De normal se limpian con jabón de manos e incluso Fairy, pero hay un producto más adecuado para ellas: los limpiadores faciales, aunque no todos valen. “Podremos recurrir a nuestro limpiador de rostro en como higienizante de brochas solo con aquellos en formato gel o que produzcan espuma. Deberemos evitar siempre aquellos de base oleosa, ya sea en bálsamo, aceite o crema”, señala Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

¿Por qué? “La espuma limpiará en profundidad la brocha, pero se retirará fácilmente. Si apostamos por formulaciones lipídicas, esos aceites no se retirarán igual de bien y es posible que, después, la brocha no deslice adecuadamente”, comenta David Deibis, Makeup Artist de Perricone MD.

Aún así, el jabón neutro de manos, en concreto en pastilla sobre la que podemos frotar la brocha, seguirá siendo una muy buena opción para limpiar las brochas sin dañarlas.

Pero no solo es importante cómo lavarlas para la salud de las brochas, también cómo secarlas. “Recomiendo, siempre, dejar las brochas secar en horizontal y si es posible con un poco de pendiente. Debe quedar la zona de pelo en el aire. Así, se secará de forma uniforme, se evitará que acumule humedad y hongos, y no se comprometerá el pegamento, evitando que puedan caer cerdas”, explica David Deibis.




Fuente: Leer Artículo Completo