Cómo aplicar bien el contorno de ojos

Con una película hidrolipídica bajo mínimos y una epidermis tan fina que cualquier cosa puede dañarla, la zona del contorno de ojos requiere mucho mimo. Ni se te ocurra aplicarte la crema facial en esta área, porque puede irritarla o algo peor. Déjate de experimentos, hazte con un contorno de ojos específico, con principios activos inocuos pero eficaces para la necesidad que quieres tratar y procede de esta manera. A continuación te explicamos el paso a paso para aplicarte correctamente el contorno de ojos.

El orden y el lugar importan

Parece evidente, pero no está de más recordarlo. Antes de aplicarte cualquier crema en el rostro, es preciso que esté limpio limpísimo. Así que según este mandato, el contorno de ojos irá después de haberte desmaquillado y aplicado el tónico facial y antes de que te pongas la crema hidratante en el resto de la cara. Y, por cierto, nada de aplicarte el producto debajo de las pestañas, sino en la cuenca del ojo, justo donde tocas el hueso.

Así se combaten las arrugas

Si tu problema son las patas de gallo, aplica un poco de contorno de ojos (la cantidad de un grano de arroz bastará) y extiéndelo desde el lagrimal (insistimos, por debajo y sin tocarlo para evitar que entre crema y que se irrite el ojo) hasta el extremo con el dedo anular, que es el que menos fuerza tiene, y a continuación da ligeros golpeteos con las yemas de los dedos para que penetre bien el producto.

Ataca las bolsas

En el caso de que tu preocupación sean las bolsas, conviene que hayas dejado el producto en la nevera para que el contraste al aplicarlo con la piel estimule la microcirculación. Haz pequeñas presiones, pero en esta ocasión de fuera hacia dentro para activar la zona y favorecer el drenaje.

¿Estrés?

Los signos de fatiga se muestran con una piel cetrina, deshidratada y apagada. Elige un contorno de ojos que además de nutrir la zona, contenga activos iluminadores y ni se te ocurra restregar la crema porque al ser una epidermis tan fina provocarás que el tejido se desplace y crearás microarrugas.

En versión fluida

Y sea lo que sea lo que quieres tratar opta por cremas ligeras, porque el contorno de ojos es una zona que apenas tiene poros y en la que es más difícil que penetren las cremas. Y si se quedan a medio camino lo único que puedes provocar es la acumulación de producto y que la zona se hinche.

De día y de noche

Por último, hay que recordar que la magia no funciona aquí, así que si sigues todas estas pautas seguro que tu problema mejora, pero hay una regla básica que debes seguir a rajatabla si quieres que todo esto te sirva para algo: la constancia. Para conseguir resultados hay que currárselo, y eso significa aplicarse el contorno de ojos todos los días (los fines de semana tampoco se descansa) por la mañana y antes de acostarte.

Y recuerda que todos estos problemas que afean tu mirada mejoran si duermes al menos siete horas, no trasnochas, reduces el consumo de sal y alcohol y dejas a un lado la adicción a las pantallas. Tú misma.

Fuente: Leer Artículo Completo