Cinco trucos de maquillaje rejuvenecedores (y muy fáciles) con los que te quitarás diez años de encima

El maquillaje puede ser nuestro mejor aliado rejuvenecedor y hacer mucho más de lo que nosotras pensamos, sin embargo también puede conseguir el efecto contrario si no se aplica correctamente. Por ello, es importante seguir los consejos de los expertos para sacar el mejor partido a nuestros productos, dependiendo siempre del resultado que queramos conseguir y las facciones y necesidades de nuestro rostro. Tenemos el manual de uso del iluminador, el truco para aplicar el maquillaje que ha aprendido Eugenia Silva y hasta los errores que no debes cometer a la hora de maquillarte. Ahora, gracias a la maquilladora Sonia Marina, hemos tomado nota de cinco trucos que estamos seguras de que te van a hacer la vida más fácil.

1. La base de maquillaje

La luminosidad en la piel es la clave para rejuvenecer cualquier rostro. Para ello, es imprescindible que tu fondo de maquillaje aporte frescura y jugosidad en la piel, y provoque un efecto natural y no sobrecargado. Con el paso de los años las arrugas se hacen más visibles si la piel está saturada de producto, por eso debemos elegir una base con acabado natural.

Por ello, Sonia aconseja: “Para mí la textura perfecta es el maquillaje sin brillos, pero con acabado fresco y luminoso. Aunque todo depende de las necesidades de la piel, existen pieles apagadas que necesitan bases más jugosas que aporten luz y pieles grasas que necesitan huir de los brillos”. Lo que sí recomienda evitar son las texturas ultra cubrientes “porque aparecerá en la piel el llamado efecto máscara. A no ser que tengamos problemas graves de piel lo mejor es dejar respirar la piel con productos de cobertura media o modular”. Además, Sonia explica que es conveniente aplicarla “de forma ascendente y siempre del interior al exterior del rostro haciendo un efecto lifting o tensor”.

2. La mirada

Para avivar la mirada y levantar el ojo es imprescindible el uso de la máscara de pestañas. Para corregir los síntomas de fatiga utiliza el corrector suavizando las ojeras y provocando un efecto de luz que aviva la mirada y la refresca. “Ha de ser dos tonos más claros que el fondo de maquillaje para que, además de corregir, ilumine la zona. Y dependiendo de nuestra ojera, necesitaremos que el corrector contenga unos pigmentos u otros para neutralizarla”, comenta Sonia.

3. Las cejas

Es importante potenciar la mirada marcando la ceja y rellenado poco a poco los huecos que haya por ausencia de pelo. “A mí me gusta trabajar con lápiz de cejas para conseguir una mejor definición y un dibujo más preciso de la ceja. Para que su acabado sea natural hazlo con una tonalidad de hasta tres tonos por debajo del color de la ceja, los tonos suelen ser: cenizas para las rubias, y marrones y rojizos para morenas, castañas o pelirrojas”.

4. Resaltar algunas zonas

Aprovecha productos como los polvos solares, que dan un tono muy favorecedor a la piel, pero también nos sirven para hacer que los pómulos se vean más elevados. Aplícalos en la zona alta de los mofletes proyectando el producto hacia la sien o hazlo en el centro de la mejilla si quieres aportar mayor jovialidad a la piel.

5. Los labios

La barra de labios es uno de los mejores aliados de la mujer para resaltar su lado más femenino y sensual. A lo largo de la historia las mujeres han utilizado los labiales para resaltar sus labios e incluso levantar su estado de ánimo. Si lo que quieres es conseguir más volumen, Sonia recomienda los tonos claros y las texturas con acabado brillo o gloss. “En el caso de los labios finos, no desterraría los tonos oscuros ya que con una sutil corrección con perfilador por encima de la línea natural del labio podemos aportar grosor y volumen sin que se note”, detalla.

Fuente: Leer Artículo Completo