Cinco retoques estéticos discretos y superagradecidos

Adentrarte en el proceloso mundo de la medicina estética no es fácil. Lo sabemos y por eso estamos aquí, para separar el grano de la paja y revelarte cinco retoques estéticos superagradecidos. ¡Empezamos!

Ocupando la primera posición del top five están, por méritos propios, las inyecciones de bótox. Colocadas en el entrecejo y en las patas de gallo consiguen quitarte de encima unos cuantos años. No temas, solo necesitarás un poco de anestesia tópica si eres muy quejica.

En segundo lugar se coloca la mesoterapia facial revitalizante, una mezcla de antioxidantes, vitaminas, minerales y oligoelementos que se infiltra en la dermis para conseguir una piel más tersa, con menos arrugas y, sobre todo, más iluminada. Nadie sabrá qué te has hecho, pero todo el mundo notará tu mejor cara.

El tercer puesto se lo llevan los peelings de ácidos, que tienen un efecto angiaging asombroso, porque no solo afinan y alisan la piel sino que borran de un plumazo las manchas que nos echan años encima.

Y si tienes la piel ya en perfecto estado, el complemento ideal es un poco de ácido hialurónico en los labios, para darles volumen o mayor definición. Si no te pasas y te pones en manos de un profesional, ya al salir de la consulta te verás ideal.

El último puesto, pero el que tiene un resultado más espectacular, son los hilos tensores reabsorbibles, que consiguen levantar el óvalo facial y retensar los tejidos. Por algo se conoce a esta técnica como el lifting sin cirugía

Bonus: si te decides, asegúrate de que pides cita en un centro autorizado. Hasta podrás hacerlo a la hora de comer y volver al trabajo como si nada, pero divina de la muerte.

Fuente: Leer Artículo Completo