Así afecta el azúcar a la piel y la formación de arrugas

Son muchas las agresiones que sufre la piel, desde el estrés hasta el sol, pero un factor que a veces olvidamos es la importancia de la dieta. El papel que el azúcar juega en el proceso de envejecimiento es uno de los campos de investigación en los que más se ha avanzado, y es que este nutriente es el encargado de sacarificar las células, donde se acumula, causando el envejecimiento prematuro de la piel.

De la importancia de la alimentación y cómo frenar el envejecimiento hablamos con la Dra. Susanne von Schmiedeberg, creadora de una línea de cosméticos que ha encontrado en la L-Carnosina el principio activo capaz de prevenir ese envejecimiento.

¿Por qué el azúcar es uno de nuestros peores enemigos para la piel?

Cuando comemos, los carbohidratos se descomponen en moléculas individuales de glucosa y azúcar en nuestro intestino. Estas moléculas de azúcar se absorben en nuestro torrente sanguíneo a través del intestino y así es como entran en la piel. Debido a que las moléculas de azúcar son extremadamente reactivas, se adhieren a nuestras fibras de colágeno. Estas se adhieren, volviéndose rígidas e inelásticas, y aparecen las arrugas. Lo peor de todo es que este proceso ocurre en nuestra piel cada segundo, todos los días, los 365 días del año. Al mismo tiempo, los propios mecanismos de defensa contra el envejecimiento de nuestro cuerpo disminuyen a partir de los 25 años. Nuestro nivel de L-Carnosina, por ejemplo, se reduce a un 70% a los 30 años. La sacarificación, y por ende el envejecimiento de la piel y la aparición de arrugas, avanzan sin que nada lo impida.

Ha creado una línea de cosméticos que intenta parar el envejecimiento de la piel provocado por el consumo excesivo de azúcar, ¿cree que hoy en día se consume demasiado azúcar?

Sí, lo creo. Simplemente repasad qué habéis comido durante el día. ¿Cuántas veces has comido carbohidratos? Los carbohidratos presentes en alimentos como el pan, las patatas, el arroz, la pasta, los refrescos, los dulces, el alcohol, las patatas fritas y las comidas preparadas están repletos de moléculas de azúcar. Además, existe la evidencia científica de que comemos demasiada azúcar. Si observáis las estadísticas de diabetes, veréis que las cifras son muy elevadas en todo el mundo. Por ejemplo, si una persona bebe un solo refresco al día, la probabilidad de que desarrolle diabetes aumenta un 80%.

¿Cree que somos conscientes de cuánto influye nuestra dieta en nuestra piel?

Creo que no debe subestimarse la influencia que tiene sobre nuestra piel lo que comemos. Hay innumerables estudios científicos que han analizado la relación entre nuestra dieta y la salud de la piel. Está claro que cada persona es un caso particular y existen muchos factores determinantes que debemos tener en cuenta, como pueden ser el estilo de vida, si la persona practica deporte, fuma, duerme mal o toma poco o demasiado el sol. Sin embargo, desde mi experiencia como profesional, la influencia de una buena dieta se puede ver claramente en la piel y en el cuerpo. Muchas veces mis pacientes parecen bastante más jóvenes de lo que son. Si pensáis que ahora es demasiado tarde para vosotros, estáis equivocados, ¡nunca es tarde! Siempre es posible mejorar vuestra salud y aspecto físico, incluso con pequeños cambios.

No debe subestimarse la influencia que tiene sobre nuestra piel lo que comemos

La L-Carnosina es el principio activo principal de los productos Dermacosmetics, ¿cómo actúa sobre la piel?

La L-Carnosina es capaz de interceptar las moléculas de azúcar antes de que se adhieran a las fibras de colágeno a través de un punto de unión. Pero debéis tener en cuenta que las moléculas de azúcar se unen firmemente después de un período corto de tiempo y ya no pueden separarse de las fibras de colágeno. Después de este frágil período, las fibras de colágeno ya no pueden separarse. Sin embargo, los estudios actuales han demostrado que la L-Carnosina puede incluso atrapar las moléculas de azúcar durante ese periodo y que puede liberar las moléculas de azúcar ya unidas firmemente. La L-Carnosina actúa como un potente imán que atrae las moléculas de azúcar con mucha fuerza y luego las transporta a nuestras células para que comience su proceso de regeneración. Se regeneran sin el riesgo de destruir nuestras fibras de colágeno. Por tanto, la L-Carnosina puede ralentizar, retrasar y aliviar el envejecimiento de la piel. Algo brillante.

¿Qué fue lo que le hizo a llevar a cabo esta investigación?

Desde que empecé a estudiar medicina siempre me interesó la nutrición y, en particular, la influencia y manifestación del azúcar de cualquier forma en nuestro cuerpo. ¿Cómo afecta nuestra dieta a nuestra piel? ¿Realmente tiene el azúcar un impacto en nuestra piel? Cuanto más profundizaba en este tema, más claro quedaba que los azúcares de nuestra dieta diaria tienen una influencia extrema en la glicación o sacarificación de nuestras fibras de colágeno, nuestro cuerpo y nuestra piel. Por ello, desarrollé esta gama de productos para el cuidado de la piel con un ingrediente que previene la sacarificación de nuestras fibras de colágeno y, por lo tanto, consigue retrasar el envejecimiento de nuestra piel. Desde mi punto de vista, era el único resultado lógico después de décadas investigando sobre este tema, ya que descubrí que el principio activo L-Carnosina tiene exactamente este potencial. Pero debe estar óptimamente concentrado y especialmente formulado, así que investigué en la literatura científica, hablé con farmacólogos, farmacéuticos y varias empresas para averiguar si la fórmula que había creado podía prevenir la sacarificación de nuestra piel, y resulta que funcionó.

¿Qué resultados visibles se pueden ver en la piel con el uso de estos cosméticos?

La piel se vuelve más firme, tersa y recupera un brillo radiante. Las áreas flácidas de la piel, como la línea de la mandíbula, se vuelven más firmes. Recibo muchos comentarios de mis clientes a través de Instagram donde me cuentan que les preguntan si se han sometido a un tratamiento de belleza porque les ven mucho más jóvenes. Me agrada mucho leer eso y es exactamente lo que quería lograr con mi gama de productos para el cuidado de la piel.

¿Qué paso considera imprescindible en nuestra rutina facial para neutralizar los efectos del azúcar en la piel?

Para mí hay dos cosas importantes con respecto a la sacarificación de nuestra piel. Tenemos que cuidar nuestra piel desde el exterior y para ello recomiendo aplicar la crema L-Carnosine Anti A.G.E dos veces al día para mantener un nivel constante contra la sacarificación de nuestras fibras de colágeno. Y, por otro lado, también hay que cuidar la piel desde el interior, vigilando nuestra dieta y controlando el consumo diario de carbohidratos y azúcar. Sobre todo, no olvidéis ser benevolentes con vosotros mismos y recordad que los pequeños cambios también cuentan. La belleza y juventud de vuestra piel y la salud de vuestro cuerpo serán el gran resultado.

Como experta en la relación entre el envejecimiento de la piel y el azúcar, ¿recomienda evitar ciertos alimentos?

Es posible que a nadie le guste escuchar esto, pero es simple: recomiendo evitar todos los azúcares que no provengan de la fruta o la verdura. Es decir, evitad todos los azúcares añadidos en la comida. El problema es que no es tan fácil identificar el azúcar añadido, hoy en día existen más de 60 nombres diferentes para el azúcar, y esto hace que sea extremadamente difícil para el consumidor saber si un alimento contiene azúcar y en qué cantidad.

Recomiendo evitar todos los azúcares que no provengan de la fruta o la verdura

¿Qué otros aspectos de nuestro estilo de vida podemos modificar para evitar el envejecimiento de la piel?

Es el conjunto global de factores lo que debemos cuidar. Por supuesto, existen factores de sobra conocidos que influyen en el envejecimiento de nuestra piel como tomar el sol, el tabaquismo, el alcohol, la falta de sueño, el desequilibrio hormonal, la falta de ejercicio físico, los factores ambientales y nuestra dieta. Nosotros mismos podemos cambiar todo eso y así retrasar el envejecimiento de nuestro cuerpo y de nuestra piel. Está en nuestras propias manos.




Fuente: Leer Artículo Completo