Vuelve el vestido de pedida de Carolina de Mónaco

Carolina de Mónaco no solo ostenta el título de la royal más elegante de todos los tiempos (con permiso de Grace Kelly y Lady Di), sino que tiene un don natural para inspirar y adelantar tendencias. Repasar su archivo fotográfico supone reconocer algunas de las prendas que hemos visto sobre la pasarela o que destacan en los escaparates de las principales firmas de moda. ¿El último hallazgo? El vestido estampado rosa que llevó para su pedida con Philippe Junot en 1977 y que regresa en 2022 de la mano de Balenciaga, Zara o LoveShackFancy, entre otros.

Hace más de cuatro décadas Carolina de Mónaco dio a sus padres un gran ‘disgusto’ cuando decidió casarse con el conocido playboy francés Philippe Junot. Carolina tenía solo 20 años pero las ideas muy claras y su decisión era irrevocable, así que los maravillosos jardines del Palacio Grimaldi de Montecarlo sirvieron para reunir a Grace Kelly y Rainiero de Mónaco con los padres de Junot, el político y millonario Michel Junot y Lydia Thyckjaer, y con la que se iba a convertir en la pareja de moda de la alta sociedad (aunque el matrimonio solo durara dos años, confirmando la maldición amorosa de los Grimaldi).

Una cita histórica para la que Carolina de Mónaco hizo gala de su habitual estilo escogiendo un vaporoso vestido estampado en tonos blancos y rosas, de mangas abullonadas y cuello redondo que complementó con un sencillo peinado con dos horquillas recogiendo el pelo en los laterales, una minimalista pulsera dorada y pendientes a juego.

La primogénita de Rainiero y Grace estaba radiante con ese precioso vestido de inspiración romántica y espíritu veraniego que dejaba de lado los códigos estéticos más formales para apostar por un diseño favorecedor y atemporal. Un vestido que recuerda a muchos de los que ella lucía en sus veranos mediterráneos y cuando viajaba a Ocean City, el destino vacacional de los Kelly. Carolina adoraba los tejidos estampados, sentía preferencia por el print floral y no dudaba a la hora de dar relevancia a los colores más llamativos de la paleta.

Un vestido que ha dejado huella y que ahora, 45 años después, regresa de la mano de firmas como Balenciaga, Zara o LoveShackFancy. Todas ellas han incluido en sus propuestas para este verano diseños que guardan claras similitudes con el vestido que llevó la royal: de aire romántico, con tejidos vaporosos y estampados en blanco y rosa para dar forma a un vestido de lo más veraniego, perfecto para destacar en cualquier ocasión y hacer gala de esa elegancia effortless tan propia de Carolina de Mónaco.






Fuente: Leer Artículo Completo