Vicky Martín Berrocal, sobre su pérdida de peso: »En el colegio me llamaban gorda»

La diseñadora siempre ha confesado que se ha sentido feliz por su peso, pero hasta que se dio cuenta que tenía una enfermedad, el sobrepeso. Cuando Vicky Martín Berrocal se dio cuenta se puso en manos de especialistas y abandonó las dietas milagro, que no le servían para nada. Ahora ha adelgazado 20 kilos. La andaluza es la madrina de ‘Más grande que yo’, un movimiento de concienciación con el objetivo de cambiar el relato y la percepción de la sociedad que tiene entorno a la obesidad, impulsado por Novo Nordisk y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad.

Aunque vive en Estoril (Portugal) con su novio Joao Viegas Soares, con el que lleva tres años, viene a España cada semana para grabar el programa ‘El show de Bertín’ (Canal Sur y Telemadrid) con Bertín Osborne y trabajar en su firma de moda.

– Dices que siempre has sido feliz con tu peso, ¿alguna vez te ha dolido alguna crítica o insulto?

– No, solo me han llamado gorda en el colegio, pero mi abuela me decía que por un oído me entrara y por otro me saliera. Eso me ayudó mucho.

– ¿Y en redes sociales?

– La verdad es que si lo hacen ni contesto ni bloqueo, porque no me afecta que me llamen gorda porque si lo estoy, lo estoy.

– Siempre has sido abanderada de las mujeres grandes y sin complejos.

– Yo he defendido todas las tallas porque las he tenido: de la 38 a la 48. Cada uno tiene la libertad de ser como quiera ser. Mi reto como diseñadora es vestir a la mujer, en mi tienda no hay tallas. No es una cuestión de tallas, es una cuestión de sentirse sana. Yo no lo estaba.

– ¿Tan mal te sentías?

– Mi madre en República Dominicana me dijo: «¿No te has dado cuenta que no te puedes levantar de la hamaca?». Era verdad, yo no podía cruzar las piernas. Me asfixiaba y me hice una analítica, y los resultados eran un circo. Como toda la vida he estado a dieta, entendí que no podía seguir haciéndolas. Esto consiste en que dure y sentirme bien. Si es una enfermedad, yo quiero tratarla con un médico.

– ¿Has necesitado ayuda psicológica?

– No, porque tengo una cabeza muy buena. Pero si lo hubiera necesitado, sin ningún problema.

– Ahora con 20 kilos menos, ¿aconsejas a tu hija?

– Alba me ha visto perder la cabeza por la comida y lo ha mamado. Todo el mundo tiene sus tiempos y no tiene sobrepeso, pero ella se cuida y hace deporte.

– ¿A ella le afectan más las críticas que a ti?

– Puede ser porque es más sensible.

– Tanto tu madre como tu hermana tienen un tipazo, ¿nunca has tenido complejo cuando estabas con ellas?

– No. Yo me acuerdo que a los 15 años llegué de Suiza para Navidad y era el primer fin de año que iba a salir. Yo tenía una talla 44, mi madre me llevó a una tienda para comprarme un vestido. La dependienta se creyó que el vestido era para ella y cuando le dijo que para mí, la señora dijo que para mí no había nada. Mi madre me agarró la mano y nos fuimos. Aquello se me quedó grabado.

– ¿Estás contenta en Estoril (Portugal)?

– Sí, pero ya sabes que soy más española que la bandera. Yo vengo cada semana a trabajar. Portugal me ha acogido muy bien y Joao me lo ha hecho fácil, y también sus hijos y amigos.

– DIEZ MINUTOS descubrió vuestra relación hace tres años, cuando estabais empezando. ¿Quién se va a casar antes tu hija o tú?

– Yo seguramente, pero todavía no me lo ha pedido. Después de Manuel, nunca había tenido una relación tan larga. Mi padre me enseñó que cuando las cosas van bien, no hay que tocarlas. No tenemos una necesidad extrema de casarnos, pero sí me encantaría casarme. Me he tatuado ‘Aquí y ahora’ (en la muñeca) porque me lo veo todas las mañanas para recordarme que hay que vivir el presente. Hoy soy feliz.

– ¿Este anillo de brillantes que llevas te lo ha regalado Joao?

– Sí, me lo regaló en nuestro segundo aniversario. El que me regalo en el tercero no lo llevo hoy.

– ¡Estás llenando el joyero!

– Le encanta regalarme joyas y fíjate que yo no era muy de joyas, pero ahora… A Joao le encanta verme las joyas puestas, tiene muy buen gusto.

– ¿Qué tal se lleva con Alba?

– Se adoran. Se lleva bien con toda mi familia. Nos llevamos muy bien todos.

– A pesar de la diferencia de edad.

– Son once años, porque yo voy a cumplir 49 y el 60.

– ¿Es el amor de tu vida?

– Es el amor de mi vida ahora.

– El otro día te acompañó al cumpleaños de Tamara, pero no posó contigo.

– No le gusta, es muy discreto.

– ¿Él acepta que seas famosa?

– Lo acepta porque se enamoró de mí. Era la mochila que llevo. Él entiende mi vida.

– ¿Os habéis planteado la adopción?

– No, ya somos familia numerosa: él tiene cinco hijos y yo una. Bueno y ahora una perra labrador, Tara, de ocho meses y fíjate que yo les tenía pánico.

– ¿Estás contenta en televisión con Bertín Osborne?

– Sí, porque hablamos el mismo idioma y nos entendemos con la mirada. Somos libres. Me encanta trabajar con él, porque me identifico con él. Fíjate que nos conocíamos, pero no nos habíamos tratado mucho.

– Ahora está soltero, ¿te ha tirado los tejos? Porque lo que pasa en España se queda aquí.

– ¡No! (Risas) Nos llevamos muy bien y me encanta hacer televisión con él. Ahora también nos están emitiendo en Telemadrid y ojalá que se unan más autonómicas.

Fuente: Leer Artículo Completo