Todos los frentes que el rey Juan Carlos tiene abiertos

Mientras el rey Juan Carlos continúa en su exilio en Abu Dabi, en nuestro país se suceden los titulares con nuevas indagaciones relacionadas con supuestas fortunas desconocidas. Lo último que acaba de saberse es que la Fiscalía Anticorrupción va a abrir una investigación tras recibir una alerta del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblanc) dependiente del Ministerio de Economía, que habría descubierto una nueva fortuna del rey emérito oculta en la isla de Jersey, según ha publicado este viernes el diario El Mundo.

Se trataría de un nuevo trust que habría recibido la fortuna en 2005 y se nutre de fondos de otro entramado financiero similar constituido en la década de los noventa cuyo beneficiario sería don Juan Carlos. A través de él se habrían movido al menos cinco millones de euros de lo que hasta ahora no se tenía constancia. Algunos de estos movimientos habrían tenido lugar de manera “muy reciente”, según la información del mismo diario que apunta, citando fuentes de la investigación, que la estructura financiera se encuentra en estos momentos “plenamente activa”.

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, y el responsable de Anticorrupción, Alejandro Luzón, han confirmado este viernes en rueda de prensa la información sin ofrecer demasiados detalles sobre el estado de la nueva investigación al rey emérito. La asumirá directamente la Fiscalía del Tribunal Supremo y no la Fiscalía Anticorrupción, igual que otra de las causas conocidas esta semana publicada por eldiario.es que relaciona al emérito con el uso de fondos no declarados a Hacienda supuestamente procedentes del empresario mexicano Allen Sanginés-Kraus. En este caso, los reyes eméritos y otros familiares directos que no serían ni el rey Felipe, doña Letizia ni sus hijas, se habrían beneficiado de estos fondos -más de 120.000 euros en un solo año- a través de tarjetas usadas para cubrir gastos personales en periodos posteriores a 2014. Es decir, cuando don Juan Carlos abdicó y perdió su inviolabilidad como jefe del Estado, aunque continúa aforado en el Supremo.

Alejando Luzón se incorpora a esta investigación bajo la dirección del fiscal jefe de lo Penal Juan Ignacio Campos que también está sobre la tercera de las causas que rodean al emérito en nuestro país, y es el supuesto cobro de comisiones, cuando aún era rey, en el proceso de adjudicación a empresas españolas de la construcción del AVE a La Meca, y si de esa cuantía siguió beneficiándose tras dejar la Corona en manos de Felipe VI. Fue Corinna zu Sayn-Wittgenstein quien habló de esta mordida a Villarejo en una de sus conversaciones grabadas en 2015. Según la que fuera amiga íntima del rey, la cuantía habría ascendido a 80 millones de euros.

Estas investigaciones están al margen de la abierta por el fiscal Yves Bertossa en Suiza en busca de un presunto delito de blanqueo de capitales iniciada tras tener conocimiento de una donación en 2012 de 65 millones de euros recibida por Corinna desde una cuenta suiza vinculada a una fundación panameña, Lucum, presuntamente creada en 2008 para recibir un regalo del rey de Arabia Saudí que acabó siendo un regalo para la empresaria alemana.

Fue después de que se conociera la existencia de Lucum, de la que el rey Felipe VI figuró como segundo beneficiario y cuarto de la fundación Zagatka que pagó varios millones de euros en vuelos privados a don Juan Carlos, cuando la Casa Real anunció que el rey renunciaba a la herencia de su padre y retiraba la asignación anual al rey emérito. Acababa de decretarse el primer estado de alarma en nuestro país. Un mes y medio después de que se levantara, el 3 de agosto, se marchó a Abu Dabi. Se había publicado que tenía pensado volver en octubre pero sus intenciones actuales son desconocidas.

Fuente: Leer Artículo Completo