Sandra Gago: "Tener hijos es algo que nos hace mucha ilusión"

Lo suyo es vivir en la eterna luna de miel. Desde que contrajo matrimonio con el tenista Feliciano López la modelo Sandra Gago ha recorrido medio mundo acompañando a su marido en casi todos los torneos.

Días atrás hizo escala en Madrid para amadrinar la nueva tienda Salsa Jeans Studio y hablar, más relajada que nunca, sobre su estado de felicidad y las ganas que tienen de crear su propia familia. A pesar de lo joven que es, Gago ya lleva mucho a sus espaldas como para saber que es una afortunada de la vida.

Corazón Retoma su carrera de modelo amadrinando la nueva tienda de Salsa Jeans en plena Gran Vía madrileña. ¿Es muy de vaqueros en su día a día?

Sandra Gago Me ha interesado mucho este trabajo porque se trata de una marca que apuesta por mujeres reales y fomenta valores como la seguridad y confianza en uno mismo, y de eso creo que voy bien. Es verdad que todos tenemos nuestras inseguridades pero con los años vas ganando en confianza y creo más en mí. La experiencia de lo vivido es lo que aporta esa seguridad. Claro que soy mujer de vaqueros, para cualquier momento de la vida porque te permite jugar mucho con los “look”.

C. Solo tiene 24 años pero siempre me ha dado la imagen de una mujer muy sensata. ¿Es así?

S. G. Todo depende de lo que te hayan enseñado en tu casa y el ejemplo que te han dado. Yo soy fruto de lo que he visto en mis padres y en mi familia y de ahí ha salido mi personalidad. De niño lo más importante es lo que ves a diario, por eso el ejemplo es lo más valioso.

C. Usted tiene la suerte de pertenecer a una familia muy unida donde sus padres siguen juntos y eso no es algo que todo el mundo puede tener.

S. G. Se que soy una afortunada porque siempre he visto el amor y la unión en mis padres y mi hermana pequeña y gracias a Dios hasta ahora no hemos vivido ningún momento traumático salvo la pérdida de los abuelos que no deja de ser ley de vida y por lo que todos pasaremos.

C. La última vez que hablamos me dijo que estaba acabando la carrera de Periodismo. ¿Pudo rematar ese proyecto?

S. G. No he dejado apartada la carrera pero en el último año es verdad que he dado prioridad a otros proyectos como es mi trabajo en la moda y ocuparme de mi nueva ilusión que es la idea de montar algo en torno a la organización de eventos. Hice un curso de octubre a enero y desde entonces colaboro con un equipo de “wedding planners” y reconozco que aunque tengo mucho que aprender estoy fascinada con este proyecto profesional sin que deje mi faceta en la moda. La carrera de Periodismo es algo que por supuesto retomaré en algún momento ya que he estudiado más de cuatro años y por eso sé que la acabaré pero en este momento tengo todas mis energías volcadas en esta experiencia donde quiero aprender todo lo relacionado con el mundo de la organización de eventos y ampliar mis facetas profesionales.

C. Lleva meses acompañando a Feliciano por todos los torneos del mundo haciendo que su vida parezca una eterna luna de miel. ¿Va a seguir así siguiendo la estela de Fernando Verdasco y Ana Boyer o vuelve a la realidad?

S. G. Ten en cuenta que mi relación personal empezó con Feliciano siempre viajando por el mundo y evidentemente para poder conocernos bien y dar más pasos adelante a nivel personal es normal que te tengas que adaptar a su vida profesional pero en ambos sentidos ya que él también lo hace con la mía. Desconocía su mundo hasta hace dos años y medio que empezamos juntos y te aseguro que me encanta porque además me permite conocer muchos lugares nuevos y es un aprendizaje en general de la vida. Evidentemente no podemos tener este ritmo toda la vida y hay que pensar que el tenis también tiene su momento y no es eterno. Es verdad que en lo que va de año he viajado menos porque necesito estar más en Madrid para dedicarme a mi nueva ilusión profesional y por eso no le puedo acompañar tanto. Ahora acabo de volver y estaré dos semanas aquí pero luego nos reencontraremos.

C. ¿Qué tal llevan la distancia tras tantos meses sin despegarse?

S. G. La verdad es que la llevamos bastante bien y es que bendito whatshap y benditos móviles. Como cualquier otra pareja cada uno tenemos nuestra vida profesional y estamos en la fase de adaptarnos y hacerlo lo mejor posible dentro de lo trotamundos que somos.

C. Llegará el momento en que deseen aumentar la familia. ¿Lo hablan?

S. G. Nuestra idea es instalarnos en Madrid en el futuro pero insisto en que yo conocí a Feliciano con esta forma de vida y lo importante es disfrutar con lo que hacemos. Me encanta verle como se entrega a una profesión que ha sido su vida desde muy joven y yo soy feliz viéndole a él así.

C. Creo que ha hecho mucha amistad con Ana Boyer a través de sus maridos.

S. G. Evidentemente cuando viajas por los torneos todas las mujeres que estamos, bien sean esposas, madres o hermanas, hacemos piña y disfrutamos haciendo nuestros planes, turismo o lo que se tercie.

C. Y la pregunta que ya no pararán de hacerle cada vez que salga. ¿Para cuándo los hijos? ¿Se ve como los Verdasco viajando con el bebé a cuestas por todas partes?

S. G. No lo sé. Reconozco que preferimos vivir el día a día en todo, tanto en lo profesional como en lo personal pero por supuesto que es un proyecto de futuro que nos hace muchísima ilusión ya que los dos somos muy niñeros pero no es algo a lo que quiera poner fecha ya que considero que llegará cuando tenga que llegar.

C. ¿Me dice entonces que podría estar embarazada en este momento?

S. G. No creo ya que Feliciano está en California esta semana (risas)

C. Entonces al menos no lo evitan.

S. G. Cuando llegue llegará. Somos jóvenes y disfrutamos de lo que tenemos juntos. No hay ninguna prisa ni tampoco plazos ya que preferimos que las cosas surjan de forma natural.

C. ¿Le ha sorprendido en algo su vida de casada?

S. G. Desde el principio los dos hemos sido muy afortunados al estar juntos. Puede que influya que ambos venimos de dos familias muy unidas pero lo cierto es que seguimos igual de bien como el primer día.

C. Digo yo que algún día discutirán…

S. G. Pues claro, como todo el mundo pero nada fuera de lo normal como para estar sin hablarnos un día entero.

C. Feliciano venía de un divorcio muy conflictivo mientras que con usted parece que ha encontrado la calma que seguramente tanto anhelaba.

S. G. Feli es un hombre tranquilo y muy comprometido con su vida personal y profesional pero prefiero no hablar de polémicas que nunca he tocado ni van conmigo.

C. Pasa muchas temporadas sola en casa y con la única compañía de su perro.

S. G. No soy nada miedosa y estoy acostumbrada a ser independiente porque llevo viajando desde muy joven fuera de casa por mi trabajo y la compañía de nuestro perro es una gozada.

C. ¿Qué le gustaría pedir a la vida?

S. G. Seguir siendo tan feliz y estable como estoy con Feli y que a mis seres queridos no les pase nada en lo que a la salud se refiere.

C. ¿Cómo anima a Feliciano cuando vuelve de perder un partido?

S. G. Los deportistas de élite saben gestionar muy bien todos los momentos. Evidentemente nos apoyamos mutuamente en todo pero él tiene una larga trayectoria en su profesión y por eso no hace un drama si un día pierde.

C. ¿Qué es lo que más valora de su marido?

S. G. Todo lo que me suma y lo feliz que me hace. Su tranquilidad y estabilidad que es lo que cualquier pareja necesita para estar bien.

C. ¿Qué cambiaría de él?

S. G. Te aseguro que nada. Para mí es el hombre perfecto e incluso sus imperfecciones me enamoran ya que sino sería todo muy aburrido.

C. ¿Sueña con el día que le diga Feliciano que se retira de la alta competición?

S. G. En la vida todo tiene su lado bueno y malo por eso lo importante es vivir todo intensamente y sacar lo bueno de cada experiencia que vivamos juntos. Por eso no tengo prisa por nada.

C. ¿Qué tal lleva los celos?

S. G. No concibo una relación con miedos o inseguridades. Yo tengo confianza absoluta en la persona con la que estoy y de otra manera no podría vivir.

C. ¿Dónde se ve más vulnerable?

S. G. Me duele mucho la traición y la mentira.

C. ¿Recuerda su última lágrima?

S. G. Fue de emoción tras recibir una buenísima noticia de una gran amiga.

C. ¿Y su último enfado?

S. G. Pues sería con mi hermana por la típica discusión absurda.

C. Una curiosidad: ¿Dónde guarda su vestido de novia?

S. G. En un armario de nuestra casa y no pienso modificarlo porque es un recuerdo muy hermoso.

Fuente: Leer Artículo Completo