Rosario Flores, su entrevista más sincera sobre Lola Flores

Mi madre era el temperamento, el duende hecho carne, la fuerza, la libertad, la alegría de vivir, el cante, el baile y la creatividad. Y encima era mi mamá, mi madre. La que me besaba por las noches y se preocupaba por mí. Así que diferencio muy bien a mi madre mamá y a mi madre artista. Y las dos eran impresionantes, las dos tenían todos los atributos y todos los dones que se pueden dar en el cielo. Por lo que tuve una madre superespecial, que sigue viviendo, que es icono universal y que me da la fuerza día a día y la energía para cantar y bailar a toda la gente a quien admiro y que me siente“.


Fuente: Leer Artículo Completo