¿Quiénes son ‘Niebla’, ‘Tungsteno’ o ‘Gladys’? Todos los motes que el príncipe Carlos ha puesto a sus familiares

El estreno de la cuarta temporada de la serie The Crown ha suscitado nuevo interés por la historia más reciente de la familia real británica. Especialmente por el triángulo amoroso entre el príncipe Carlos, Diana de Gales y Camilla Parker Bowles, que ha reabierto las heridas del pasado. Pero también ha recordado facetas divertidas y algunas anécdotas del controvertido príncipe: una de sus aficiones más recurrentes ha sido siempre la de crear apodos para diferentes miembros de su familia.

El que nos recuerda la serie es ‘Margot’ una forma cariñosa de acortar el nombre real de su única tía, la princesa Margarita. Y no solo se lo llamaba el príncipe Carlos, sus hijos Guillermo y Harry también lo adoptaron cuando crecieron y llamaban a la hermana de Isabel II ‘la tía abuela Margot’. Otros miembros de la familia real también usaron ‘Margot’ durante mucho tiempo. Pero la relación entre tía y sobrino era mucho más que especial, cuando Carlos nació, la princesa Margarita tenía tan solo 19 años y para ella el bebé se convirtió en su “sobrino celestial”, tal y como demuestran las cartas que se enviaba con su amiga la socialité Sharman Douglas y que salieron a la luz en 2019.

Desde la época en la que Carlos ya llamaba "Margot" a su única tía, no tardó en asignarle otro apelativo al primer marido de su hermana Ana, el capitán Mark Phillips. Sin embargo, este mote estaba alejado de la bondad o la inocencia del primero y fue una fechoría que ideó junto a su hermano Andrés. ‘Niebla’, así era como llamaban al capitán, porque lo comparaban con ella diciendo que era "grueso y húmedo", denotando la mala relación entre cuñados.

Otro mote que tampoco se libra de controversia es el de ‘Gladys’, dedicado a su entonces amante Camilla de Cornualles. Se trata de un apelativo que adquirieron en su primer romance y que mantuvieron durante sus respectivos matrimonios, llegando a firmar las cartas que se mandaban como Fred y Gladys. La princesa Diana descubrió los nombres, según se cree, gracias a esas cartas y, durante los días previos a su boda, también encontró una pulsera con las iniciales ‘GF’ que le hizo entender que su futuro marido seguía enamorado de ella.

Sin embargo, hay miembros de su familia, como Meghan Markle, a quienes adora y busca el apodo perfecto para ellos. En el caso de la duquesa de Sussex es ‘Tungsteno’, que puede parecer irracional pero no lo es. El tungsteno es un metal resistente que representa a la pefección la personalidad imbatible de Meghan y que se le ocurrió al príncipe mientras observaba cómo aguantaba la presión de la familia en los días previos a su boda con el príncipe Harry.

Esa misma pasión por los motes la han heredado sus nietos. Ahora, el príncipe George y la princesa Charlotte -y seguramente también el príncipe Louis que ya habla- llaman a su abuelo paterno ‘Abuelo Gales’, en referencia a su título nobiliario. Una forma más asequible de recordarlo y que también utilizó Isabel II con su abuelo, Jorge V, a quien llamaba ‘Abuelo Inglaterra’.

También de esa pasión del príncipe Carlos por poner motes, nació el que Diana le puso a Guillermo, durante su viaje oficial a Australia: ‘Woombat’ . Uno de los que tiene Archie también surgió en la gira australiana de sus padres :‘Bubba’. Y el propio príncipe George se llamaba Archie a sí mismo antes de que naciera su primo pequeño. La princesa Charlotte es conocida en su casa como ‘Poppet, Lottie’ o ‘Mignonette’, todos diminutivos cariñosos.

Otro miembro de la familia real que casualmente tuvo mucha afinidad con el príncipe Carlos y que se dedicaba a poner motes -en su caso maliciosos- a todos los miembros de la familia real fue el duque de Windsor. El que fuera rey antes de abdicar por su matrimonio con Wallis Simpson y de dejarle el trono a su hermano Jorge VI, padre de Isabel II, llamaba a su propia sobrina ‘Shirley Temple’, burlándose de sus rizos. Y a la Reina Madre ‘Cookie’, que significa ‘cocinera’, que puede ser por la creencia de que en realidad era hija de una cocinera. La lista de motes es infinita.

Fuente: Leer Artículo Completo