¿Por qué las ‘celebrities’ llevan sus embarazos en secreto? La última, Jessica Biel

¿Se ha convertido Jessica Biel en madre por segunda vez? Eso dicen… Aunque hay una pregunta que nos inquieta aún más: ¿cómo ha conseguido que su embarazo pase desapercibido durante nueve largos meses? He ahí la cuestión… Porque estamos hablando de algo que es evidente y complicado de disimular, pero la actriz lo habría conseguido.

Al menos, así lo aseguran varios medios internacionales. Incluido el ‘Daily Mail’, que sostiene que la madre de ella se ha desplazado hasta el domicilio que la actriz comparte con Justin Tiberlake (por cierto, que este bebé podría poner punto y final a todos los rumores de que su matrimonio hacía aguas) para cuidar de su hija tras la llegada de ese bebé del que no se sabe absolutamente nada más.

A la espera de que alguno de los protagonistas confirme lo que, por el momento, tan solo es una información que suena pero de la que no hay prueba que lo evidencia, hemos hecho memoria para recordar otros casos de ’embarazos fantasma’, por llamarlos de alguna manera. Y, sin duda, en el ‘top’ se encontraría Anna Kurnikova, que lo ha hecho no una, sino dos veces.

A finales de 2018, después de la comentada ausencia de la tenista y Enrique Iglesias en la boda de Ana Boyer, hermana de este, con Fernando Verdasco, la pareja daba la bienvenida a sus mellizos. Ojo, que hizo ‘el más difícil todavía’ y consiguió hacer pasar desapercibida una tripa con dos vidas en su interior.

Tan raro fue, que se llegó a poner en duda que la rusa hubiese estado embarazada en algún momento, y se apuntó a la teoría de la gestación subrogada como la más fuerte. ¿La respuesta de Kournikova? Rescatar de su álbum íntimo una foto de cuando estaba esperando la llegada de esos dos niños, con su tripa de lado, para cerrar todas las bocas que se habían abierto para ponerla en duda.

View this post on Instagram

#tbt #37weeks ☀️☀️

A post shared by Anna Kournikova Iglesias (@annakournikova) on

Por si fuera poco, a principios de este año, pasaba algo similar. La revista ‘Hola’ enseñaba a finales de enero unas imágenes de Anna embarazada, a punto de dar a luz. Tan a punto, que había pasado una semana escasa cuando la noticia que se daba era la de que el parto ya se había producido. Sí, si alguien ha hecho un arte de esto de ocultar algo tan complicado como un embarazo, esa es ella.

Tampoco tenemos muy lejano como Kylie Jenner se borró del mapa durante el tiempo en el que su bebé crecía en su interior. Es curioso, porque una vez Stormi en el mundo, dio todos los detalles del mundo. Incluso, mostró imágenes de cómo había vivido esos nueve meses. Pero, como decimos, cuando todo había pasado. ¿La razón? Ella misma lo explicó en una entrevista con ‘Vogue Australia’ en la que aseguraba que tenía las hormonas locas y que no se sentía en disposición de hacerlo público ¡Ella, una Kardashian, que lo comparten todo con sus ‘followers’!

View this post on Instagram

stormi webster 👼🏽

A post shared by Kylie 🤍 (@kyliejenner) on

Del embarazo de Adele nos enteramos antes del parto. Pero poco antes. Le faltaban tan solo dos meses para convertirse en mamá cuando dio la noticia. Claro, que a tenor del velo de privacidad con el que ha tratado de cubrir todo lo que no tiene que ver estrictamente con su faceta musical, tampoco es de extrañar que llevara hasta el secreto más extremo esa espera de Angelo.

De los embarazos de Mila Kunis y Eva Mendes hemos hablado, pero lo cierto es que hicieron todo lo posible por ocultarlo. Al menos, por retrasar todo lo posible que la prensa hablara de ellos y perder, así, la tranquilidad y el momento único que supone vivir cómo crece una vida dentro de una. Una tarea más que complicada teniendo en cuenta la relevancia de los personajes.

En España, uno de los casos más recientes es el de Malú. Otra que intenta no dejar ni una rendija por la que se cuele el soplo más mínimo de su privacidad. Durante meses, dejó que se hablara de ello. Llegó un momento que lo contó. Eso sí, pidió que se le dejara vivir ese momento especial con calma. No le fue posible, porque justo ese misterio es lo que levantaba más curiosidad. La primera (y única) foto de su tripa circulaba en las redes tan solo un par de semanas antes de que llegara al mundo Lucía.


Fuente: Leer Artículo Completo