¿Por qué no se hablan Rocío Carrasco y Rocío Flores?: Toda su historia

Rocío Carrasco y su hija, Rocío Flores, llevan sin hablarse nueve años. Desde el 27 de julio de 2012 la relación entre ambas ha sido prácticamente inexistente. Sin embargo, no siempre fue así. ¿Qué ocurrió para que madre e hija dejasen de hablarse?¿Conseguirán acercar posturas? A continuación, analizamos cómo ha sido su relación durante todo este tiempo y las verdaderas razones por las que ambas terminaron rompiendo todos los lazos que les unían hasta acabar completamente alejadas la una de la otra.

Para conocer en profundidad la historia hay que remontarse al el 13 de octubre de 1996, día en el que nació Rocío Flores. La llegada de la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco supuso una gran alegría para toda la familia. De hecho, era habitual ver a madre e hija compartir momentos juntas. Ambas estaban muy unidas y la hija de Rocío Jurado solía aparecer con una gran sonrisa y con su pequeña en brazos, mostrando lo feliz que se sentía por la llegada de su primogénita.

La relación entre madre e hija vivía su mejor momento. De hecho, gracias a la docuserie ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ hemos podido saber que en el informe psicológico pericial que realizaron a Rocío Flores cuando tenía 5 años con motivo de la separación de sus padres, la pequeña confesó ser muy feliz. “Mi hija se sentía protegida, elegida, querida, esa era la imagen que ella tenía“, confesó Rocío Carrasco muy emocionada.

Sin embargo, tras el divorcio entre Antonio David Flores y la hija de Rocío Jurado, la situación comenzó a cambiar. Según el testimonio de la ex del Guardia Civil, su hija estaba cada vez más distante de ella. Una relación que Rocío Carrasco notó que había cambiado cuando falleció Rocío Jurado. “Llegó Rocío y me dijo: ‘Mamá, ¿ahora qué va a pasar con las casas de la abuela de Miami? En ese momento supe que todo había cambiado”, relató la ex mujer de Antonio David Flores recordando que su hija tenía tan solo nueve años.

Desde ese momento, la relación entre madre e hija comenzó a hacerse cada vez más inestable hasta que Rocío Flores, ya adolescente, comenzó a escribir mensajes en sus redes sociales confesando que estaba cansada de Fidel Albiac y de su madre y asegurando que no quería seguir viviendo con ellos.

Una situación que estalló el 27 de julio de 2012. “Ese día Rocío me agrede y yo termino en un hospital”, reconoció Rocío Carrasco. La ex de Antonio David llegó a confesar en una entrevista que a partir de ese momento comenzó a tener pánico cada vez que sabía que sus hijos tenían que ir a su casa. De hecho, este conflicto llegó a los juzgados, que terminaron condenando a Rocío Flores.

Desde ese momento madre e hija no volvieron a hablarse ni verse. En 2020, Rocío Flores realiza su primer llamamiento público a su madre en ‘Supervivientes’ pidiéndole que se ponga en contacto con ella. Más tarde, tras la emisión del documental de Rocío Carrasco, con el que decidió romper su silencio y contar toda la verdad sobre su historia, la nieta de ‘La Más Grande’ vuelve a llamar hasta en dos ocasiones a su madre. Sin embargo, no ha obtenido ninguna respuesta por parte de ella y es que, según ha desvelado la propia Rocío Carrasco, todavía no se siente preparada para tener una conversación con su hija.


Fuente: Leer Artículo Completo