Paris Hilton: Las pesadillas han parado por fin

La marca de Paris Hilton es su cabello rubio. Pero bajo esa voz de bebé, sus looks de Barbie y el imperio que la rodea, la heredera ha pasado cerca de dos décadas guardando un secreto tan angustioso que se colaba de forma habitual en su subconsciente.

“Estaba teniendo pesadillas muy duras”, revela a Vanity Fair, explicando la reacción en cadena de los sucesos que la llevaron a abrirse en el nuevo documental de YouTube This Is Paris. "Las tengo desde que tenía 16 años".

El sueño recurrente era que Hilton era secuestrada de su dormitorio en medio de la noche por extraños, y era tan aterrador que hacía que Hilton no pudiera dormir. Mientras estaba en Corea hace varios años, llevando a cabo una gira de prensa que no paraba nunca y sufriendo graves episodios de insomnio, la directora Alexandra Dean comenzó a presionar a Hilton sobre el origen de las pesadillas.

"Ahí fue donde me sinceré con ella sobre las experiencias traumáticas que me habían sucedido", dijo Hilton, explicando cómo un documental que originalmente tenía la intención de narrar su vida en el mundo de los negocios cambió de forma a hasta convertirse en un proyecto profundamente personal.

Hilton asegura en el nuevo documental, que sale a la luz el próximo 14 de septiembre, que el secuestro con el que sueña en realidad le sucedió. Hace años, cuando los padres de Hilton se cansaron de las tonterías rebeldes de su hija mayor en discotecas y de los titulares en Page Six, la mandaron a la escuela Provo Canyon, en Utah. Hilton cuenta que sus padres, temiendo que su adolescente se fuera de casa cuando se enterara de que la iban a llevar a Provo, dejaron que sus empleados la cogieran en mitad de la noche de su habitación. En el documental, la hermana de Hilton, Nicky, recuerda cómo escuchó a su hermana "gritar maldito asesino" esa noche.

Hilton explica que lo que sucedió en Provo fue incluso peor; el personal abusaba de ella verbal, mental, emocional y físicamente, incluso castigándola con 20 horas de confinamiento solitario. (Los oficiales del colegio Provo Canyon han respondido a la acusación explicando que eso sucedió bajo la gestión de propietarios diferentes en 2000: "Por lo tanto no podemos comentar sobre las operaciones o experiencias con pacientes anteriores a esta época").

Hilton estuvo tan afectada por esta traumática experiencia que dice que su vida ha estado llena de problemas de confianza,exacerbados en 2004, cuando un exnovio publicó una cinta de contenido sexual que Hilton asegura que se grabó cuando tenía 19 años. Si la cinta se hubiera publicado en la era posterior al movimiento #MeToo, al opinión pública seguramente habría considerado a Hilton una víctima. Pero en años anteriores, gracias en parte a su imagen de fiestera, Hilton fue vista como una persona que engaña y busca atención.

El público aún no tiene mucha simpatía por celebridades herederas, mucho menos por celebridades herederas con una cinta sexual. Pero This Is Paris pone a prueba las nociones preconcebidas de Hilton con un amable retrato, que muestra una mujer más complicada de lo que The Simple Life sugirió. En la película, Hilton incluso deja de lado su infame voz de bebé; revelando cómo se caricaturizó de forma intencionada a sí misma, usando su imagen de ‘Paris Hilton’ como un disfraz y un medio para mantener las distancias con el mundo.

Antes de la premiere de This Is Paris, Hilton habló con Vanity Fair sobre su furia residual con la cinta, su arrepentimiento ocasional por haber allanado el camino a la cultura influencer y por qué espera que su futura hija se aleje del entretenimiento.

¿Puedes contarnos qué hay sobre tu decisión de retirarte la máscara de ‘Paris Hilton’? ¿Llevabas queriendo hacerlo un tiempo?
Cuando empezamos la película, no era esa la intención. Simplemente iba a hacer un documental sobre mi vida y mi negocio. No tenía ni idea de que iba a revelar tanto y a contar mi historia. Todo sucedió de forma orgánica, con la directora y yo construyendo una relación muy cercana y teniendo esta conexión de hermanas. Ahí fue cuando empecé a abrirme y a contarle mi verdadera historia.

Desde que has compartido la experiencia, ¿han parado las pesadillas?
Han parado por fin, y las llevaba teniendo desde que tenía 16 años. Pararon más o menos por Acción de Gracias, cuando empecé a salir con mi nuevo novio (Carter Reum, el fundador de Veev Spirits). Nunca he sido tan feliz, y me siento muy segura. Creo que eso tuvo un gran efecto y simplemente el poder hablar sobre ello y quitarme ese peso de los hombros fue una gran terapia para mí.

¿Te han inspirado el resto de mujeres que se han sicerado sobre sus abusos con el despertar del movimiento #MeToo a la hora de contar tu propia experiencia?
Sí. Creo que es un momento increíble para las mujeres, especialmente con el movimiento MeToo; ver a tantas mujeres unirse para contar sus historias, contar sus abusos… (y) apoyarse las unas a las otras como hermanas. Eso definitivamente me ha ayudado a contar mi historia de forma más fácil. Cuando cuentas tu verdad, eso puede ayudar a que otras personas no se sientan solas.

El movimiento empodera de forma indudable, pero ¿hay una parte de ti enfadada porque no haya sucedido antes? Si tu cinta sexual se hubiera filtrado ahora, ¿habría sido recibida de una forma diferente a la de principios de los 2000?
Sí, siempre me enfadará eso. Es una de las cosas de las que más me arrepiento en mi vida, conocer a esa persona y confiar en él y que me suceda eso. Porque, para el resto de mi vida, voy a ser juzgada por un momento privado que nadie debería haber visto nunca; algo que que todo el mundo hace cuando está en una relación y confía en la otra persona. Así que, que sucediera eso fue descorazonador, y una de las experiencias más dolorosas por las que he pasado en mi vida. Es algo en lo que pienso todo el rato y deseo, obviamente, que nunca hubiera pasado.

Y sí, hoy habría sido una historia completamente diferente. Cuando esto me sucedió, la gente consiguió hacer que yo fuera la villana; me estaban culpando y se reían de mi. Yo era una adolescente que estaba en una relación con el peor tipo de persona. Por eso es algo que… me rompe el corazon.

¿Hay alguien que se haya disculpado por haberte juzgado en aquel momento?
Mucha gente se ha acercado a mí o me ha escrito cartas o contactado por redes sociales. Mucha gente dice "pensé demasiado mal de ti. No tenía ni idea… no eres para nada como esperaba que serías y lo siento por haberte juzgado". Eso siempre me hace sentir bien, porque siempre me ha gustado demostrar que la gente se equivoca.

¿Crees que es posible pasar página con respecto a un problema como ese?
Es algo que nunca superaré, y algo que afectará la forma en la que me siento para el resto de mi vida. No sé. Es algo con lo que nunca estaré a gusto. Solo espero que sea una experiencia de aprendizaje para otras chicas jóvenes, para que no se pongan en esa posición. Porque cuando estás en una relación y estás enamorada, ese amor te ciega.

Fue muy interesante escucharte hablar sobre cómo después de The Simpler Life, asumiste ese personaje público que era casi una caricatura de ti misma; y cómo la línea entre la verdadera Paris y la inventada era borrosa incluso para ti. ¿Has podido separar cada una?
Ahora que he tenido tiempo para recordar mi vida y ver la película y verme hablar, finalmente creo que siento que sé quién soy. Durante mucho tiempo, cuando llegué a la industria, construí este personaje; casi como un dibujo animado que no era yo. Teniendo que ser ese personaje durante mucho tiempo, casi me perdí yo misma en él. Cuando estás constantemente siendo otra persona, es difícil separar las dos. Pero ahora que he descubierto muchas cosas de mí misma, y he entendido por qué construí el personaje, es más fácil para mí separar ambas y ser yo misma.

Me compadecí mucho de ti mientras veía la película. Además de hablar sobre el video sexual y el trauma del internado, dejas que las cámaras te sigan en momentos realmente íntimos: teniendo conversaciones difíciles con tu madre y tu hermana, y embarcándote en una relación que estalla delante la cámara. Cuando viste la película, ¿qué momentos te resultaron más difíciles de ver?
Fue muy difícil para mí ver lo triste y sola que parecía. Me miro ahora y no puedo reconocer a esa persona. Ahora mismo, estoy muy enamorada. Y durante la película, estaba pasando por muchas cosas; no tenía a nadie… no tenía vida privada. Todo giraba en torno a mi marca y a mi negocio.

Después, verme hablar con mi hermana sobre cuando me mandaron a Provo y cómo la afectó a ella, simplemente me entristeció, porque nunca hablamos de eso. Me trajo muchos recuerdos que ni siquiera recordaba porque simplemente intenté borrarlos de mi mente. Ni siquiera quería pensar en ellos porque era demasiado doloroso.

¿Cómo es tu relación con tu madre hoy en día? En la película, te enfrentas a ella por haberte enviado a Provo. ¿Habéis podido arreglarlo todo?
Esa era la primera vez que hablamos sobre ello, así que fue, obviamente, muy chocante para mi madre. No la culpo porque no fue su culpa. Estos lugares manipulan a los padres para que crean que son algo que no son; te dicen que tu hijo va a estar seguro. Si eres un padre, vas a creer a alguien así. Fue muy duro para mi madre escuchar lo que sucedió, pero nos hizo estar más unidas. Tengo ganas de que vea el documental y que vea cómocuentan las otras chicas (que fueron a Provo) sus historias. (En un momento del documental, Hilton vuelve a contactar con sus compañeras y supervivientes de Provo). Va a ser muy emotivo verlo con mis padres, eso seguro.

Así que ¿tienes pensado verlo con ellos?
Sí, pero sé que va a ser duro. Nunca han esuchado ninguna de las cosas de las que hablo.

Es increíble el ritmo que llevabas en el documental; viajando más de 200 días al año. ¿Cómo ha cambiado la pandemia y el hecho de tener que parar los viajes tu forma de ver la vida y tus prioridades?
Esta es la primera vez en mi vida que he tenido que dejar de viajar y pensar sobre mi vida y mis prioridades. Y mis prioridades han cambiado por completo. Antes, simplemente viajaba 250 días al año; un ritmo planificado que nunca paraba, por lo que nunca tuve un minuto para pensar en mí y en mi vida, en las cosas que de verdad importan. Durante esta pandemia, intento ver un rayo de esperanza -es obviamente un momento muy difícil y aterrador para todo el mundo, pero ahora puedo ver qué es lo que más me importa- mis relaciones y mi familia y rodearme de personas que se preocupan y en las que confiar, sin centrarme demasiado en mis negocios, si no en mí como persona.

Fuiste pionera en la era influencer -una de las primeras personas en ser famosas por ser famosas, y en usar esa fama para construir un imperio. En la película, hablas sobre arrepentirte de ello en ocasiones. ¿Qué parte de la cultura influencer es la que te hace sentir como si hubieras abierto la caja de Pandora?
Me siento orgullosa porque siempre he querido ser innovadora; hacer algo la primera y dictar tendencias. Antes siquiera de que hubiera una palabra para influencer, yo ya estaba haciendo básicamente lo que todo el mundo hace hoy. Creo que hay algo bueno que va con ello, pero también hay una parte mala… cuando algunas de estas personas usan su plataforma de una forma negativa, riéndose de otras personas o simplemente siendo desagradables. Estas personas creo que no están usando su influencia de forma positiva; y no me gusta eso.

Así que, ¿crees que debería haber una especie de código moral que venga con la plataforma?
Definitivamente. Creo que es algo increíble para esta nueva generación. Creo que los activistas deberían ser los nuevos influencers. Veo a mucha gente usando sus plataformas para tener una voz y cambiar e influir en temas que importan de verdad, y simplemente hacer un cambio positivo en el mundo. Realmente les aplaudo y elogio a las personas que hacen eso. Espero verlo cada vez más.

En la película, dices que quieres tener una hija y llamarla London. ¿Qué pasa si un día te dice que ella quiere ser influencer?
Espero que mi hija no quiera estar en esta industria y tenga otros intereses, quizás ser una mujer de negocios. Siento que esta industria no es sana y por eso no me gustaría que mi hija formara parte de ella. Pero de nuevo, mi madre fue tan estricta conmigo y me dijo que no a ser modelo; ella tampoco me quería en la industria. Y yo me rebelé completamente y fui en la dirección contraria. Así siento que si eres padre, simplemente tienes que hablar las cosas en la forma adecuada. Porque yo he sufrido mucho, sé cómo voy a ser con mis hijos en el futuro. No puedes controlar los sueños de nadie, pero los animaré a interesarse por otros negocios.

Por último, en el documental hablas sobre que esa voz de bebé no es tu voz verdadera – y la dejas de lado, de la misma forma que has hecho en esta entrevista. ¿Significa esto que la vas a dejar de lado para siempre?
Soy tímida y creo que es algo que me acompañará siempre porque llevo haciéndolo mucho tiempo. Pero he estado usando mi voz normal mucho más ahora. Intento prestarle atención. Y siempre intento decirme, "Paris, sigue hablando con tu voz normal".

Artículo publicado originalmente en la edición estadounidense de Vanity Fair y traducido. Acceda al original aquí.

Fuente: Leer Artículo Completo