Meghan y Harry: el guiño que hacen con el nombre de su hija

Lilibet ‘Lili’ Diana Mountbatten-Windsor ha sido el nombre que finalmente han elegido los duques de Sussex para su segunda hija. Escoger un nombre para un hijo no es nada fácil y, a veces, incluso puede generar conflictos entre los padres. En algunas familias existen tradiciones como la de poner al primogénito el mismo nombre que el del padre o el abuelo, en otras prefieren que no se repitan (para evitar confusiones), pero parece que Harry de Inglaterra y Meghan Markle lo tenían claro desde que supieron que su segundo hijo sería niña.

La pequeña vino al mundo el pasado 4 de junio pero desde hace meses, concretamente desde que anunciaron que Meghan estaba embarazada, comenzaron las apuestas por el nombre que llevaría el bebé. En caso de ser niño se hablaba de James, Peter y Williams y si fuese niña sonaban Elisabeth, Sarah y Diana.

Cuando falleció Felipe de Edimburgo, el pasado 9 de abril, ya se sabía que su segundo hijo sería una niña –así lo desvelaron en exclusiva en la entrevista que concedieron a Oprah Windrey– hubo ‘sorpasso’ y todo parecía indicar que el matrimonio llamaría Philippa a su pequeña. No era descabellada la idea ya que se trata de un nombre histórico en la realeza. La primera consorte negra que hubo en Inglaterra era Philippa de Hainault, esposa del rey Eduardo III, que falleció en 1369 y está enterrada en la abadía de Westminster. Pero no. Aunque sí hay guiño a su abuelo, en el apellido de la pequeña: Mountbatten-Windsor.

Cuando el duque de Edimburgo se casó con Isabel II tuvo que renunciar a su apellido Mountbatten e incluso, como era típico en él, hizo alguna referencia sobre qué le parecía esto.“Soy el único hombre en el país al que no se le permite darles su nombre a sus hijos”, declaró. Por eso su nieto, como ya hicieron con su hijo mayor, Archie, han puesto este apellido a su hija. Un claro homenaje a su abuelo.

Lilibet ‘Lili’ Diana: todo sobre su nombre de pila

Retomando los nombres de las apuestas el primero de la lista era Elisabeth y ha ganado, aunque con matices. La pequeña se llama Lilibet ‘Lili’ en honor a su bisabuela, la Reina Isabel II, pero en lugar del nombre completo, los duques de Sussex han optado por el disminutivo con el que la familia la llama cariñosamente en la intimidad. Un apodo con el que también se dirigía a Isabel II su abuelo, el rey Jorge V, y su esposo, Felipe de Edimburgo.

Algunos medios británicos afirman que esta elección es un claro gesto de acercamiento de Harry de Inglaterra con su familia. Pero de lo que no hay duda es de que la recién nacida ocupa el octavo lugar en la línea de sucesión al trono británico. Y aunque por ahora no llevará ningún título, como su hermano mayor, si su abuelo Carlos de Inglaterra fuese coronado Rey, Lilibet, sería oficialmente princesa.

El segundo nombre de la pequeña es Diana. Un precioso recuerdo de Harry a su madre, la fallecida “Lady Di”, Diana Spencer, princesa de Gales, a la que estaba muy unido. Es un nombre que proviene del latín y que significa ‘de naturaleza celestial’, ‘que tiene claridad’, ‘Llena de luz divina’.

Fuente: Leer Artículo Completo