Máxima de Holanda sabe que el vestido de flores es un comodín

Si hay algo que define el estilo de Máxima de Holanda es el uso (sin miedo y de forma asidua) del color. A lo largo de los años, la monarca ha demostrado no tener miedo a combinar atrevidos estampados y tonalidades en un mismo look siempre que la ocasión lo ha permitido, un gesto que más allá de suponer un problema para el estricto protocolo real se ha convertido en su mayor seña de identidad.

Sin ir más lejos, su último acto oficial, una visita al Internacional Theater Amsterdam para conocer de primera mano la situación actual del sector artístico tras la pandemia de la Covid-19, es el mejor ejemplo de que si hay un título que bien podría tener la Reina Máxima ese es el de la royal más atrevida.

https://www.instagram.com/p/CNsQoX4nnEc

A post shared by Koninklijk Huis (@koninklijkhuis)

Para la ocasión, la consorte holandesa ha optado por rescatar un vestido midi de gasa en atractivo tono azul con estampado floral, caracterizado por las mangas abullonadas y el cuello ligeramente subido, que pertenece a la que es posiblemente su firma fetiche, Natan. Se trata de un diseño confeccionado a medida para la royal en 2019 y del que ya había presumido con anterioridad.

Máxima de Holanda, haciendo honor a su particular estilo, ha apostado por sumar más color a la propuesta y ha recurrido al rojo tanto en el abrigo que acompañaba al vestido, también de la etiqueta belga, la cartera de mano o los stilettos de ante de Gianvito Rossi, sus mejores comodines para las grandes ocasiones.

https://www.instagram.com/p/CNs76E8HNwC

A post shared by @hmqueenmaxima

Favorecedor, primaveral y acorde para la ocasión, no hay duda de que la elección de hoy de la Reina de los Países Bajos ha vuelto a ser un verdadero acierto.




Fuente: Leer Artículo Completo