Los Reyes: emocionante homenaje a la cultura

Era una ceremonia muy esperada: la entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes de las ediciones 2018 y 2029. Doble entrega porque, debido a la pandemia de 2020, no se pudo celebrar. Los Reyes presidieron este acto, que tuvo lugar el 23 de junio en el Palacio de El Pardo en Madrid. El ministrode Cultura, José Luis Rodríguez Uribes, acompañaba a los Monarcas.

Decía que era una ceremonia muy esperada porque supone un reconocimiento a la cultura como espacio de reencuentro. Pero también porque la cultura fue el refugio y el acompañamiento para muchas personas que pasaron en soledad la cuarentena de 2020.La cultura y las bellas artes tuvieron ese efecto balsámico y terapéutico en aquellos días tristes. En palabras del Felipe VI,“la cultura suavizó los duros meses del confinamiento”.

Ya lo dijo el ministro en sus palabras de reconocimiento alos 47 artistas premiados: “Hay deuda, hay agradecimiento en este acto emotivo, sincero, genuino. Hay admiración… Os doy las gracias por vuestra creatividad y talento y por ayudarnos a ser mejores”.
Para recordar, me quedo con dos imágenes que me gustaron: la premiada Martirio, con su iconografía clásica de peineta y moño, gafa pasta oscura de estilo años 50 y chal de flecos largos. Pendientes españoles y flores bordadas. Muy Martirio. Muy ella.

Y con la imagen de Rossy de Palma, también galardonada. Me quedo con esa sonrisa de la actriz. Grande y auténtica. Rossy, como Martirio, llevaba también un moño pulido bajo, adornado con flores rojas. Iba muy española ella. Escogió un vestido negro con mangas de encaje. Pendientes de aro. Estaba feliz. Los Reyes aplaudían muy contentos.
Rossy es muy total y sus palabras también fueron muy totales. Fue la artista quien puso voz a los premiados de 2019 y brindó un tributo a las bellas artes: “Antes que artistas somos humildes artesanos. Arte-sano. Arte-sana… El arte sana”, deslizó el juego de palabras. Sincera y perfecta. Rossy enrolló sus papeles y regresó a su silla.

Felipe VI y Letizia alternaban el turno de entrega de medallas.Otras señoras de la escena, del cine y del teatro, que también fueron distinguidas: Margarita de las Flores Lozano y Julieta Serrano, que estaba muy contenta, con la mirada sonriente. Le entregó el premio la Reina. Y Penélope Cruz, que se ausentó. También brillaron los cocineros Martín Berasategui y Ángel León (foto inferior).

En la escena internacional, fue distinguida Patty Smith.“Madrina del punk de los 70 y, ante todo, poetisa antes que estrella de la música”, dijo el ministro en su alocución. Imposible que yo pase de puntillas por aquí, justo ahora que ando enfrascada en “Éramos unos niños” (“Just Kids”), un texto sincero, honesto y verdadero de una Patty Smith inabarcable. Otro artista galardonado: Alberto García-Alix (foto inferior), fotógrafo y retratista de un Madrid que amamos y que se fue, de unos años ochenta que amamos y que se fueron.

Escogió doña Letizia un vestido verde agua de silueta lápiz con cinturóna juego de Hugo Boss. Un diseño impecable. Ni le falta ni le sobra nada. Es minimal y austero. En un acto que brindaba homenaje al arte en todas sus expresiones, como un canto a la pasión y la emoción, echo de menos un diseño que transmitiera más. Algo más cálido y apasionado, con más huella. Como un detalle de volantes, un color rojo español, unas flores

También fueron distinguidos Rubén Blades, Gilberto Gil, cantante y guitarrista; Pepe Habichuela, guitarrista flamenco; y Víctor Monge, Serranito.

Fuente: Leer Artículo Completo