Los nietos de Elizabeth Taylor que continúan su legado: un músico, una trabajadora social, una diseñadora…

Diez años sin los ojos más bellos del cine, diez años sin una de las actrices que enamoró a varias generaciones con sus papeles en Hollywood. Este 23 de marzo se cumple una década de la muerte de Elizabeth Taylor, una mujer que vivió la época dorada del cine más clásico y que lo hizo a su manera llegando a casarse hasta en ocho ocasiones (dos de ellas con Richard Burton). El día que la actriz falleció, junto a ella estaban sus cuatro hijos: Michael y Christopher Wilding, fruto de su matrimonio con Michael Wilding; Elizabeth Frances Todd, hija de Mike Todd (su tercer marido) y María Burton, adoptada en 1964 cuando Taylor estaba casada con Richard Burton.

Dicen que fueron ellos los que ‘salvaron’ a Elizabeth Taylor de una muerte años antes debido a sus adicciones. Ella siempre trató de mantenerlos al margen de la fama y las miradas curiosas de los fotógrafos y periodistas. Con 39 años, la diva de Hollywood ya era abuela y a su muerte dejó diez nietos (todos continúan su labor como embajadores de su fundación para la lucha contra el Sida) y cuatro bisnietos que la adoraban.

https://www.instagram.com/p/BdAri8DBAqZ/

A post shared by Elizabeth Taylor (@elizabethtaylor)

Sus nietos mayores

Su hijo mayor, Michael (68) tuvo tres hijos: Tarquin, Naomi y Laela Wilding. Naomi (45) guarda un gran parecido físico con su abuela con la que recuerda pasar las vacaciones estivales en su casa de Los Ángeles. Estudió moda en la Central Saint Martins de Londres y en una entrevista concedida a Glamour reveló que de niña le gustaba jugar con la ropa de su abuela, todo un icono de la época. Con 24 años se mudó a Nueva York y allí comenzó su carrera como diseñadora y fichó como directora de moda de la revista Issue Magazine.

Además de su pasión por la moda, Naomi es una gran coleccionista de arte y junto a su pareja, Anthony Cran, hijo del artista canadiense Chris Cran y con el que tiene un hijo, Declan, puso en marcha en 2014 una galería de arte contemporáneo llamada Wilding Cran Gallery en Los Ángeles. “Creo que no asocié a la Elizabeth Taylor que yo conocí con la estrella de cine, para mí ella era solo mi abuela. Éramos muy cercanas y ella tuvo una gran influencia en mi vida… Más que otra cosa, mi abuela me dio confianza; me hizo sentir que podía hacer cualquier cosa que yo quisiera”, explicaba en un evento de la fundación de su abuela.

https://www.instagram.com/p/10ubRELunk/

A post shared by Elizabeth Taylor AIDS FDN (@elizabethtayloraidsfoundation)

Laela (50), una de las nietas que más pelea por sacar adelante la fundación de su abuela, es diseñadora gráfica en Portland, Oregon. El menor, Tarquin, tiene 31 años y ha heredado la pasión por el cine de su famosa abuela. Cineasta y actor, vive en Los Ángeles donde ha desarrollado una discreta trayectoria profesional. Le hemos visto en series como Shameless o en una comedia con tintes de terror titulada Silent but deadly. Tarquin está casado desde hace siete años con la modelo Kasimira Miller.

https://www.instagram.com/p/Bo4QtGagics/

A post shared by Tarquin Wilding (@tarquin_wilding)

Los más implicados en su fundación

Christopher (66), segundo hijo de la protagonista de Cleopatra, también se dedica al cine pero en el departamento de sonido y ha participado en varios títulos como asistente de producción. Christopher adoptó un niño, Caleb, con su primera mujer, Aileen Getty, y poco después de su llegada a la familia dieron la bienvenida a su segundo vástago Andrew. Caleb (38) y Andrew (36) -que hoy es director de cine- fueron un soplo de aire fresco para la pareja ya que cuando el segundo apenas tenía seis meses, Aileen fue diagnosticada de VIH y tenía problemas de adicciones, por lo que los niños vivieron un tiempo con su padre. Años después recuperaron la relación con su madre.

Christopher volvió a casarse con Margaret Carlton, que también trabaja en Hollywood en departamentos de producción y sonido, y tuvieron otro hijo, Lowell (30), que después de graduarse en Emerson College trabajó como camarero en una conocida cadena de cafeterías americana. Poco después se implicó en la fundación de su abuela y fue el encargado de crear el Archivo de Elizabeth Taylor.

https://www.instagram.com/p/BwaV2TFFP3p/

A post shared by Rhys Tivey (@rhystivey)

Un actor y un músico que han heredado sus ojos

Por su parte, Elizabeth Frances Todd (63), que nunca llegó a conocer a su padre porque falleció en un accidente aéreo poco antes de su nacimiento, dio dos nietos a la legendaria actriz de los ojos violeta. Quinn (35) y Rhys (30) son hijos de Liza y Hap Tivey. El mayor es actor así como director general de Elizabeth Taylor Trust, que se encarga de recoger fondos para la fundación de la actriz. Quinn guarda muchos momentos especiales junto a su abuela de cuando era niño. “Poca gente sabe que era una mujer muy sencilla. Recuerdo ir a su casa, meterme en la cama en pijama con ella, ver Ley y Orden y comer sándwiches. Era maravillosa”, comentaba en una entrevista.

Rhys es músico y compositor y como su hermano ha continuado el legado solidario que emprendió su abuela. “Ella quería atajar el problema de raíz e hizo todo lo que pudo con una fuerza sobrehumana”, decía con orgullo sobre Taylor. El joven creció en una zona rural cercana a Nueva York y se mudó a la ciudad para estudiar Música y Jazz en la New York University Steinhardt School of Culture. Toca la trompeta y además canta, compone sus propios temas e imparte clases de música y yoga en varias escuelas de Brooklyn y el Bronx neoyorquinos.

https://www.instagram.com/p/Bxr6omnnCVx/

A post shared by Elizabeth Taylor Archives (@elizabethtaylorarchives)

Los más jóvenes, alejados de la fama

María Burton (59) llegó al mundo en 1961 en Alemania y Elizabeth Taylor inició su adopción mientras aún estaba casada con Eddie Fisher, padre de Carrie Fisher, y completó el proceso cuando ya estaba con Richard Burton, quien adoptó también a su hija Liza que había perdido a su padre antes de nacer. María es la madre de Elizabeth Carson, que pasó mucho tiempo junto a su abuela durante su infancia. La joven ha optado por no estar en la primera línea pero hacer una gran labor social. Eliza, como le gusta que la llamen, trabaja para el departamento de Protección a la Infancia en Manhattan y es también embajadora de la Elizabeth Taylor AIDS Foundation. La última hija de Taylor se casó en segundas nupcias y tuvo a Richard Mckeown (19), el último nieto de la reconocida estrella del cine que vive y estudia en Idaho después de vivir el tumultuoso divorcio de sus padres.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo