Los looks más llamativos de la infanta Elena

Si hay una royal española que nunca ha dejado indiferente con sus elecciones estilísticas esa es la infanta Elena. La primogénita de la reina Sofía siempre mostró, desde sus tiempos de juventud, un especial gusto por los colores, los estampados atrevidos y los detalles que convertían sus looks en grandes guiños a la cultura española. Un estilo que con el paso de los años se fue sofisticando y fue haciendo suyas las tendencias del mundo de la moda. Y aquí, son muchos los que afirman que el punto de inflexión fue su matrimonio con Jaime de Marichalar.

Amante de la moda y seguidor fiel de las tendencias gracias a su vida en París, Jaime de Marichalar se convirtió en el mejor consejero fashion de doña Elena. Y nadie duda de que a partir de ahí ella se convirtió, por méritos propios, en la invitada perfecta de casi cualquier evento, destacando en muchas ocasiones entre los sobrios looks de otras royal. De esa época datan sus grandes looks: desde el traje goyesco que vistió para la boda de Victoria de Suecia en 2010 hasta el espectacular dos piezas de Christian Lacroix que lució en la boda de su hermana, la infanta Cristina, en Barcelona. Era difícil robarle el protagonismo a la novia, pero ella lo consiguió con un traje rosa empolvado con encaje que ya es uno de sus outfit más icónicos.

Pero no solo las grandes ocasiones nos han servido para definir el particular estilo de la infanta Elena. Fiel a los colores y los complementos, sus trajes de chaqueta estampados hacen de ella una de las royals más atrevidas, compartiendo trono con Máxima de Holanda en este aspecto. Y no solo eso. Doña Elena es fiel a las grandes casas europeas de moda cuando se trata de elegir bolso. Desde el Lady Dior blanco (bautizado así en honor a Diana de Gales) que llevó a la boda de su prima Alexia de Grecia al Chanel que tiene en varios colores o el Saddle de Dior, su colección perfectamente podría ser objeto de deseo de cualquier fashionista.

Con su hija, Victoria Federica, convertida en protagonista de la alfombra roja y llamada a ser una de las it girls del momento, echamos la vista atrás para recordar algunos de los looks más significativos de su madre y que han ido marcando su estilo con el paso de los años. Estilismos que, en un momento dado, podrían inspirar a su hija. ¿O acaso no nos encantaría ver a Victoria Federica con alguno de ellos?

Uno de sus looks de juventud, en la apertura de las Cortes y con un llamativo vestido que combinaba distintos estampados de lunares.

Un estampado que ha seguido muy presente en su armario con el paso de los años.

Frente al estilo más minimalista de la infanta Cristina, la infanta Elena siempre apostó por los looks llamativos, como ese diseño morado con mangas de farol y falda de seda salvaje en malva.

El día de su pedida de mano, el estilo de la infanta Elena también pasó a una nueva etapa: más sofisticada, más pulida, sin renunciar a su gusto por el color y los outfit llamativos.

Petro Valverde firmó el look nupcial de doña Elena con el que se casó en Sevilla. Un diseño de manga francesa y escote cuadrado que lució con el mismo velo que su madre y su abuela materna y con la tiara Marichalar, de platino y brillantes.

Solo un año después, derrochaba elegancia en París con este traje de chaqueta rosa con botones joya, clutch y pendientes XL.

Para el 50 cumpleaños de Carlos Gustavo de Suecia, Elena deslumbró con un vestido verde con torera bordada a juego. Un look de invitada que se coló entre los más elegantes.

En la boda de su hermana, la infanta Cristina, deslumbró con su estudiado look: un dos piezas rosa de Lacroix con falda de encaje, maxipamela en malva y zapatos a juego. Un estilismo de diez que nos encantaría verle lucir de nuevo.

Para el 50 aniversario de la boda de la reina Isabel II y el príncipe Felipe de Edimburgo en la abadía de Westminster, Elena ocupó los titulares fashion: un traje amarillo y medias print animal para demostrar que se atreve con todo.

Para la preboda de su prima Alexia de Grecia, Elena nos enamoró con este vestidazo negro palabra de honor con detalles de flecos y chal en rojo y naranja.

Este vestido de inspiración goyesca en fucsia con chaqueta torera que evocaba los trajes de luces fue el look más llamativo en la boda de Victoria de Suecia. Doña Elena volvía a hacer un guiño a la cultura española a través de su vestimenta.

Y para la boda, volvió a estar sobresaliente con un traje blanco de crepe y una maxipamela de plumas difícil de olvidar.

Para el bautizo del tercer hijo de Marie Chantal y Pablo de Grecia, Elena optó por un discreto traje azul bebé con detalles de encaje. ¿Su toque personal? Medias de rejilla y mules.

En la boda de Mary Donaldson y Federico de Dinamarca, Elena volvió a estar entre las invitadas más elegantes: con este abrigo capa de Lacroix en color capote con zapatos a juego y vestido blanco hacía un guiño a su amado mundo taurino y firmaba uno de sus looks más personales.

En la boda de su hermano y doña Letizia, Elena volvió a confiar en Lacroix con un vestido con chaqueta en rosa con encaje blanco y mantilla negra.

Lorenzo Caprile firmó su vestido para la preboda de su hermano: de inspiración goyesca, en color verde botella, con generoso escote y redecilla en el pelo.

En la boda de Beltrán Gómez Acebo y Laura Ponte la infanta Elena escogió un sencillo vestido rosa con abrigo de cuadros en tweed. Atención al complemento: un llamativo choker que rompió con el estilo clásico del outfit.

Otro de sus looks más ‘españoles’: con vestido rojo de volantes y mantón de Manila.

En la boda griega de Tatiana Blatnik y Nicolás de Grecia nos conquistó con su vestido arcoíris con chaqueta rosa.

Otro gran acierto: un vestido rojo con bordados en oro para el aniversario de bodas de los grandes duques de Luxemburgo.

Abstractos, de lunares, de rayas… no importa el print, doña Elena los ha lucido todos y en todos los colores. Aquí, una de sus elecciones más alegres, en 2007 en Madrid.

El 2.55 de Chanel en varios colores, el Lady Dior y el Saddle están entre los favoritos de la infanta Elena.

Ella también tira de básicos y esta es la prenda de abrigo perfecta para esos looks.

El accesorio más español no falta en muchos de sus looks.

Su paleta de colores es infinita. Esta chaqueta es la mejor prueba de ello.

Fuente: Leer Artículo Completo