Los ganadores y perdedores de Masterchef Celebrity: los famosos que han aprovechado el concurso y los que no han sabido sacarle partido

Masterchef llega a su semifinal y no puede señalarse a ningún ganador claro para la edición, cosa que redunda sin duda en el interés y la intriga de la última tanda de programas. El formato es un éxito: ronda casi siempre por arriba el 20% de audiencia, ‘rara avis’ en la languideciente programación de la televisión pública. De hecho, esta cifra sostenida de ‘share’ ha convencido a los responsables para intentar Masterchef Senior, una tercera variación del formato con concursantes veteranos, dispuestos a triunfar en el mundo de la cocina (o en el de la televisión) pasada la edad de jubilación.

Los que ya han triunfado son los famosos de esta quinta edición del Celebrity, sobre todo aquellos que han logrado tomarse en serio la cocina, sin perder de vista que el programa es, ante todo, un show. Otros, la mayoría, han pasado sin pena ni gloria, pero mucho mejor que esos otros que, por lo que sea, han dejado un regusto amargo en la audiencia. Justo lo que no se puede decir de Josie.

https://www.instagram.com/p/CINUxFcHCAq/

Una publicación compartida de Josie (@josietv)

Las tres personas que aparecen en esta foto están en la semifinal pero ya pueden contarse como ganadores. Josie puede proclamarse ya mismo el vencedor de esta edición, pues ha protagonizado algunas de las escenas más memorables gracias a su personalidad, a su ingenio y llamativo estilo. Sin duda, ha nacido otro Boris Izaguirre para la televisión, una figura comodín que, a poco que salga del monotema de la moda, servirá para casi todo. Su ingenio es extraordinario, sí, pero además se ha tomado en serio la cocina y puede ser el ganador de la edición. No le falta ni sensibilidad estética ni creatividad ni conocimiento de la materia.

Puede que en muchas quinielas no entren en la nómina de ganadores Nicolás Coronado y Raquel Meroño, pero sin duda ambos han sabido sacarle partido al concurso, sea cual sea el resultado de la semifinal y de la final. El primero ha sorprendido por su buen carácter, su bondad y su ambición gastronómica, y está claro que los proyectos le van a llover tras esta aparición televisiva. Raquel Meroño, con una progresión constante en el concurso, va a darle un empujón a sus negocios considerable: la publicidad para su chiringuito en Tarifa está asegurada.

https://www.instagram.com/p/CFrOo-bIcdX/

Una publicación compartida de Terrycharro #empoweringwoman (@laterremotodealcorcon)

Masterchef Celebrity se ha convertido en la versión más exitosa del formato gracias, en gran parte, a los humoristas participan cada año. Esta quinta edición no se entendería sin los impagables gags y contestaciones del rapidísimo Florentino Fernández, inteligentísimo e ingenioso donde los haya, pero quizá con un déficit de actualización que le ha pasado factura en esta última semana. Finalmente ha tenido que disculparse por la homofobia de su personaje ‘Flosie’, algo que sin duda le favorece como profesional, pues los públicos del siglo XXI no son los del XX y los cómicos están obligados a sintonizar con ellos si desean perdurar. No se puede decir que haya brillado en cocinas, pero sí en todo lo demás.

La Terremoto de Alcorcón ha logrado doble triunfo. No solo ha conectado con la audiencia haciendo humor, una modalidad del ‘showbusiness’ que favorece especialmente a las mujeres. Además, su personaje evita todos los tópicos de lo femenino del humor y se propone como una especie de payasa cañí y fashionista absolutamente meritoria. Y, como guinda, se ha ido destapando como una cocinera fabulosa, aunque sus esfuerzos hayan mostrado a la mujer algo insegura que se parapeta detrás de sus estilismos imposibles y sus looks geniales. Sería absolutamente maravilloso que ganara, sencillamente porque ni ella misma se ve capaz. Pero lo es.

https://www.instagram.com/p/CHKqsVMhKRl/

Una publicación compartida de Raquel Sánchez Silva oficial (@raquelsanchezsilva)

Tras las cinco estrellas incontestables de la edición, vienen todas las demás. Una de las semifinalistas, Ainhoa Arteta, no puede entrar en el grupo de los que han pasado sin pena ni gloria por el programa, pues se las ha arreglado para llamar la atención ya fuera con sus gorgoritos o con sus besos a Jordi Cruz. Queda en ese limbo de los personajes que no terminas de encajar: tiene un ego gigantesco y un carácter de mil demonios, pero de alguna manera no oscurece su personaje. ¿Acaso no son así las divas?

Los que no son nada divos, al contrario, son los famosos que no han logrado exprimir las posibilidades del concurso, algunos porque sus habilidades culinarias no dieron más de sí, otros porque no llevan un ‘show’ dentro. Entre los primeros está David Fernández (Chiquilicuatre) y el muy apreciado Juan José Ballesta, un concursante maravillosamente auténtico que esperábamos ver hasta el final. Los demasiado discretos fueron Raquel Sánchez Silva, Lucía Dominguín, Pedro Delgado, Gonzalo Miró, Laura Sánchez y Melanie Olivares.

https://www.instagram.com/p/CFuckp_p_If/

Una publicación compartida de Información sobre Masterchef (@noticias_masterchef)

Dos famosos podrían haber vivido la experiencia Masterchef Celebrity no como una oportunidad para reforzar su imagen ye impulsar su carrera, sino como todo lo contrario. Una de ellas es Celia Villalobos, quien aceptó participar en el formato para librarse de la imagen de política con un punto agresivo, pero terminó mostrando un carácter complicado que no la benefició en ningún momento. Otro damnificado de la tensión y la competitividad inherente al concuros fue el actor Jesús Castro, quien no supo llevar ni las críticas ni su falta de tablas a la hora de aceptar ser un segundón en la cocina. Le faltó lo único que se necesita para triunfar en Masterchef Celebrity: sentido del humor.

Fuente: Leer Artículo Completo