Leticia Sabater: "De pequeña era fea. No me faltaba detalle"

Fue capaz de enganchar a toda una generación de niños con su ‘A mediodía, alegría’. Después, consiguió una legión de seguidores con sus ‘hits’ musicales del verano –‘La Salchipapa’ y ‘El Pepinazo’-, a los que ya añadió, las pasadas Navidades, un villancico -experiencia que repetirá este 2019-. Ahora, Leticia Sabater tiene un reto mayor: enganchar a la lectura a unos y otros y unirles en torno a las páginas de ‘Lety la horrible y el internado diabólico’-

Es un libro que me ha costado mucho escribir, porque las sensaciones más fuertes que ocurren, las he vivido en primera persona“, nos confiesa. Esas experiencias tan marcadas son el ‘buylling’ que sufrió hasta los 14 años por su aspecto físico y la desaparición del que era su pareja, en 2008, año en el que realizó esta obra que ha estado más de una década guardada en un cajón, cuando ya llevaba 16 de los 18 capítulos escritos.

nací con las piernas torcidas, una deshidratación de píloro, llevaba unas gafas de culo de vaso”

“He tenido un interés especial en que la niña fuera fea, porque de pequeña yo era fea: nací con las piernas torcidas, una deshidratación de píloro, llevaba unas gafas de culo de vaso, un parche en un ojo, unas marquitas en la cara de que pasé la varicela y me tocaba la cara… Vamos que era un cromo, no me faltaba detalle. Me hicieron ‘buylling’ en el colegio hasta los 14 años, que pegué un cambio brutal”, nos cuenta durante la entrevista antes de añadir: “Aproveché y dije: ‘Voy a hacer que la niña sea fea’. Pero fea que se pueda identifica alguien que lleve aparato, gafas, que tenga granitos en la cara… Y que siendo así, acabase convirtiéndose en una estrella en Nueva York.

Inspiración, pero no autobiografía

Sabater, que recalca que el libro no es autobiográfico aunque tome pinceladas de lo que ha vivido en primera persona, explica: “Quería que el libro tuviese dos mensajes muy claros. El primero, que tú te puedes enamorar del alma de una persona, que al final, te acabas enamorando de su físico, aunque sea fea. El otro, que de ser pobre, fea y no tener dinero ni padres, ser una auténtica porquería, ser la más grande de Nueva York o del mundo, me da igual”.

Cuando desapareció mi pareja, no podía dormir”

Tampoco se corta a la hora de hablar de ese hecho traumático que, por desgracia, va a marcarla para siempre: “Cuando desapareció mi pareja, fue impresionante. Créeme que no podía dormir por la noche. Imagínate que estás hablando de un tema similar y, de repente, desaparece tu novio. He llegado hasta pensar que yo le di le idea, por eso yo durante mucho tiempo he tenido la esperanza de que apareciera. Porque lo del libro es una historia de ficción, llena de aventura, que no tiene nada que ver con nuestra historia real. No te puedes imaginar lo que he llorado escribiendo el libro.

La agenda repleta

¿Esas aventuras de ficción se van a quedar ahí? Ella espera que no. Su intención es que esto sea una saga, porque “los personajes, que son de todos los países, están muy bien definidos. Me encantaría que se hiciera una película, porque según lo estás leyendo estás viendo la película”. Argumenta, de manera clara, por qué cree que este debe ser el primero de muchos: “Nunca te voy a decir que tengo la mejor voz del mundo, la de Beyoncé, porque sé que no. Este verano he hecho una gira de 200 conciertos que han estado abarrotados, pero por todo el espectáculo que hago, que está muy completito, no por mi voz. Pero sí te digo que tengo una buena historia”.

Nunca te voy a decir que tengo la mejor voz del mundo, la de Beyoncé”

Y no es lo único que tiene en mente para seguir entreteniendo a ese público fiel que ha conseguido aglutinar durante casi 30 años. “Estoy en reuniones con los productores del documental de Parchís que se ha emitido en Netflix para hacer uno sobre mí, sobre mi lado humano. Ahora tengo varias generaciones que me siguen. Los de más de 30, que eran los que me seguían en ‘Al mediodía alegría’, y los de 15 a 30, de la ‘Salchipapa’, ‘El pepinazo’, los ‘realities’… Y esos son los que pagan entrada”.

¿Le queda algo por hacer? ¿Un sueño artístico por cumplir? “Me queda por hacer un concierto a lo Madonna, en la SuperBowl, o con unas coreografías espectaculares con los mejores bailarines de España con un espectáculo con cañones de luces como ella”, se sincera Leticia, que no tiene límites. Eso lo ha demostrado.

Por si alguno se lo pregunta, el libro sale a la venta el 15 de octubre, pero ya se puede reservar en la editorial que se ha atrevido a lanzar al mercado esta historia tan arriesgada: Ediciones Hidroavión -pincha aquí para la precompra-. Los 100 primeros, se llevarán una foto suya firmada de regalo. Quien no tenga esa suerte, puede acercarse a la FNAC de Callao, en Madrid, el próximo 17 de noviembre. Estará encantada de firmar todos los ejemplares que sea necesario.

Fuente: Leer Artículo Completo