Laura Matamoros desvela los problemas en la recta final de su segundo embarazo

  • Kiko Matamoros: repasamos la vida del colaborador en fotos
  • Kiko Matamoros, quién es quién en su árbol genealógico

    Laura Matamoros está a punto de dar a luz. En el octavo mes de su segundo embarazo, la hija de Kiko Matamoros sufre ahora unas fuertes molestias que le provocan ganas de llorar. Pese a que durante todos estos meses el embarazo ha ido a pedir de boca, desde hace unos días se encuentra continuamente dolorida y sin encontrar forma de acabar con el martirio. A través de sus redes sociales, la joven se ha desahogado con sus seguidores, desvelando una realidad que se aleja mucho de las idílicas fotografías que comparten las influencers del proceso de gestación. “Hasta ahora el embarazo había ido fenomenal no, lo siguiente. No tenía ninguna molestia, ningún dolor… Pues bien, ahora mismo me cambiaba de espalda porque no puedo más. Tengo unos dolores en las lumbares y en el coxis que me puedo morir. Además, falta de hierro debo tener porque últimamente estoy reventada. Pero bueno, ahí estoy”, ha dicho la influencer en sus Stories de Instagram.

    Ya no sé qué hacer. Me he comprado una manta eléctrica, he empezado con las clases de pilates, estiramientos… Me están viniendo muy bien, pero la verdad es que no puedo más… Quiero llorar del dolor”, apunta con tristeza. La situación parece ser límite, aunque no le queda otra que sobrellevarla con humor. “No puedo más y eso que el bebé solo pesa 1.200 kg. A ver si con los entrenos y estiramientos voy mejor. Os voy contando, pero por ahora me cambiaba de espalda”, reconoce entre risas.

    Como muestra de que es cierto lo que dice, nada más llegar a casa Matamoros se ha dispuesto a tumbarse en el sofá y disfrutar del efecto placentero de la manta eléctrica. “Un poco de calorcito”, señala al mismo tiempo que bromea con la idea de que esta inesperada aliada se ha convertido en su mejor “amiga”.

    Completamente «saturada»

    Las molestias de Laura Matamoros no se quedan ahí. Si ahora le duele la espalda, hace unos días desvelaba que tenía acidez y estaba al límite de sus fuerzas. “Llevo unos días un poco desconectada… Estoy fatal de la acidez. No sé si es que en este último trimestre, que es el tercero, aparece con más frecuencia y con más fuerza, porque es horroroso. A parte el agotamiento físico y mental que tengo en encima… No sé, es como que está pudiendo conmigo totalmente estos últimos días el embarazo. Pero ahí estoy. Necesitaba desconectar”, apuntó. “No sé si veis mi cara. Imaginaros mi cara sin filtro, pero es que es un horror. Y nada, tengo muchos proyectos nuevos y que todavía no puedo contaros. Por eso estoy un poco desaparecida, porque estoy un poco saturada”.


    Fuente: Leer Artículo Completo