La vida de Elsa Pataky y Chris Hemsworth 10 años después del ‘sí, quiero’: tres hijos, comida macrobiótica y una vida ‘salvaje’ en Australia

Aunque ellos insisten en que no se consideran el matrimonio ideal, lo cierto es que después de diez años de casados, Elsa Pataky (44) y Chris Hermsworth (37) se han convertido en una de las parejas más duraderas y estables de Hollywood. Esta Navidad celebran su décimo aniversario de boda, una ceremonia que llevaron a cabo en la más estricta intimidad y de la que solo tuvimos constancia unos días más tarde y con escasos detalles del gran momento.

https://www.instagram.com/p/B_gLINDn_ln/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

El australiano y la española se conocieron a principios de 2010 gracias a una amiga en común que daba clases de acento a Elsa en Los Ángeles. “Conociéndonos a los dos, pensó que haríamos una buena pareja… y acertó", relataba la actriz hace un par de años. Su primer acercamiento fue por teléfono y ella asegura que por el marcado acento australiano de Chris había muchas frases que no le entendía. “Yo le decía a todo que sí”, contó divertida. Por fin se conocieron en persona, pero a ella no le convenció. "Pensé: “Este chico no me interesa”. Él estaba empezando su carrera y yo quería una relación más seria. Lo veía muy complicado, pero él insistió", relató Pataky en El Hormiguero en una entrevista junto a su marido. "La verdad es que me persiguió durante meses y meses y dije: “Bueno, venga, vale, vamos a salir. A ver qué pasa”, contestó él entre risas.

https://www.instagram.com/p/B6e4jz9H0RS/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

Boda secreta cerca de Bali

Tres meses después volvieron a quedar cuando Elsa regresó a Los Ángeles tras rodar en España Gigi Hollywood y se enamoraron. La confirmación de su historia de amor llegaba en septiembre de ese año cuando aparecieron sonrientes y de la mano en una fiesta en Hollywood, donde ambos estaban instalados. Pero la gran sorpresa sucedía solo dos meses más tarde. A finales de diciembre, apenas doce meses después de su primer encuentro, Chris y Elsa se daban el ‘sí, quiero’ en una ceremonia íntima, según confirmó entonces People. Ella tenía 34 años y él 27. La boda se llevó a cabo en el más absoluto secreto y por el rito tradicional el 25 de diciembre, día de Navidad en Sumba, una pequeña isla paradisíaca apenas explorada de Indonesia a 400 kilómetros al este de Bali conocida hasta hace unos años como Isla de la Madera y de gran interés científico por su rica biodiversidad al estar ubicada entre el Sudeste asiático y Oceanía.

La celebración, sólo para unos cuantos invitados, se llevó a cabo en el exclusivo hotel ecológico Nihiwatu, que cuenta con dos kilómetros de playa privada, 28 villas de lujo con piscina inmersas en 230 hectáreas de reserva natural y que, gracias a la Fundación Sumba, colabora con los integrantes de la comunidad local, incentivando el empleo, la educación, la salud y su patrimonio cultural. “Adoro ese lugar”, dijo el año pasado Chris a un periodista balinés. Para el día más importante de su vida, Elsa eligió un diseño de Armani Privé de corte romántico con talle sirena y cola ribeteada por pequeños volantes y un precioso juego de encajes en tono marfil y realizado en seda. Chris también optó por Giorgio Armani para su estilismo: un pantalón y una camisa (sin blazer) en el mismo tono del vestido de su mujer. Como curiosidad, Elsa nunca ha adoptado el apellido de su marido, algo que suele hacerse en Estados Unidos.

https://www.instagram.com/p/B49gWQKHy9v/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

“Si vas 10 años atrás y me preguntas cuál sería mi escenario soñado, es este. Ahora puedo relajarme, disfrutar y dejar de perseguir proyectos”, comentaba el año pasado el propio actor. Junto a Elsa ha formado una preciosa familia. El 8 de mayo de 2012, durante el tiempo en el que estuvieron viviendo en Londres, la pareja daba la bienvenida en Notting Hill a su primera hija, India Rose (8). Dos años más tarde, el 18 de marzo de 2014, nacían en el Hospital Cedars Sinai de Los Ángeles los mellizos Tristán y Sasha (6). Este último nombre lo tuvieron claro desde que Elsa se quedó embarazada pero al enterarse de que esperaban dos bebés, tuvieron sus dudas con el segundo de los nombres. Fue una amiga de la actriz la que les propuso Tristán y enseguida les gustó la idea. Además de tener un origen español es el nombre del personaje de Brad Pitt en la película Leyendas de Pasión, una de las favoritas del matrimonio.

https://www.instagram.com/p/CFWlsa2HdVZ/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

En busca de su paraíso australiano

Con tres hijos y una carrera en Hollywood imparable, quisieron huir del estrés de la meca del cine y alejarse de estar en el ojo del huracán las veinticuatro horas del día. Poco después de la llegada de los mellizos se mudaron a Byron Bay, un municipio costero del estado de Nueva Gales del Sur, en el sureste de Australia que es muy conocido por sus playas y sus increíbles fondos marinos ideales para practicar surf y submarinismo. Este famoso destino turístico destaca por sus playas y sus lugares para practicar surf y submarinismo. Allí lograron la tranquilidad que tanto ansiaban y Elsa se centró en la crianza de sus pequeños en un ambiente sano y rodeados de naturaleza (todos recordamos sus videos en Instagram mostrando los animales con los que conviven, de arañas gigantes a serpientes pasando por koalas y unos cuantos caballos).

“A Chris y a mí nos encantan los deportes, comer de manera saludable y movernos mucho. Los niños han empezado ahora a surfear. Hacemos cualquier actividad que los aleje de las pantallas y los teléfonos. Mi hija ha estado montando a caballo conmigo desde que tenía dos años y medio”, explicaba la actriz en una entrevista. “Me gusta mucho estar con los niños, dejarlos y recogerlos en la escuela. Me gustan esos momentos. No crecí con padres muy presentes en mi vida y ese tipo de cosas son las que me perdí, así que quiero dárselo a mis hijos”, añadía. “No hay una sola persona en Byron Bay con la que interactúo, o amigos míos, que realmente están en la industria del cine y eso es muy refrescante, es genial para mis hijos y mi esposa", ha dicho Chris en The Sunday Telegraph.

https://www.instagram.com/p/B8VGifrnLTk/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

Fitness, vida sana y naturaleza salvaje

A pesar de la tranquilidad australiana, Chris continuó trabajando en la saga Los Vengadores, la que más éxito le ha dado hasta el momento gracias a su papel de Thor. En 2018, Hemsworth anunciaba que tras el rodaje de Malos tiempos en El Royale se tomaría un año sabático para disfrutar de su familia. Y así lo hizo. Tras esos doce meses de descanso, el dios del trueno regresaba para grabar Vengadores: Endgame y Hombres de Negro Internacional, pero tras esas dos cintas volvía a refugiarse en su paraíso australiano. Allí les gusta hacer deporte incluso han montado una app de fitness en la que cuentan con varios entrenadores para que sus fans puedan conseguir, o al menos intentarlo, sus cuerpos esculturales.

Chris es un tío que está en muy buena forma física, es muy coordinado, muy buen deportista… Creo que podría jugar a cualquier deporte y hacerlo bien porque tiene mucha habilidad. Eso hace que los entrenos con él sean muy divertidos, ya que si el alumno es habilidoso, te lo pasas mucho mejor. La verdad es que cuando entrenamos juntos nos lo pasamos súper bien porque además siempre estamos haciendo gracias y bromas”, contaba en exclusiva a Vanity Fair el entrenador español Jorge Blanco, uno de los que ha puesto en forma a la pareja además de ser buen amigo de ellos.

https://www.instagram.com/p/CCpFvXKpw0a/

A post shared by Chris Hemsworth (@chrishemsworth)

“Con Elsa sí que entreno a menudo. Ella es una auténtica ‘máquina’, está en una forma espectacular y encima tiene más mérito porque es madre de tres hijos. Lo que más le gusta a Elsa es hacer pilates. La verdad es que tienen una disposición increíble. Y sí, tanto Elsa como Chris son muy competitivos y eso es súper divertido a la hora de entrenar, no te voy a engañar. “Son gente con mucho sentido del humor, muy amables y cuando estás con ellos te lo pasas bien, no los veo como estrellas de Hollywood, sino como una pareja absolutamente normal y encantadora”, nos revelaba.

Elsa cocina comida macrobiótica para sus pequeños y apuestan por vacaciones hippies en tiendas de campaña y en plena naturaleza con algunos de sus amigos más cercanos. Durante sus días de descanso aprovechan para surfear, pescar, montar a caballo o hacer divertidas barbacoas en plena la naturaleza; y uno de los grandes placeres de la familia es andar descalzos de la mañana a la noche.

https://www.instagram.com/p/B8kbeCMnggi/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

Además, Elsa suele contar con la presencia en su casa de su hermano Cristian, que se dedica a la producción cinematográfica y ha trabajado en varias de las cintas de Marvel protagonizadas por su cuñado, y su mujer Silvia Serra, gran amiga de la actriz. Cristian y Silvia se han mudado muy cerca de ellos y la joven da clases de español a niños de Primaria en una escuela de la zona. Cada Navidad, toda la familia se reúne en la casa de los Pataky-Hemsworth para celebrar las fiestas, aunque es probable que este año no sea así debido a la pandemia.

A pesar del relax, Elsa también ha participado en algunos proyectos en los últimos tiempos. La hemos visto en varias entregas de la popular saga Fast and Furious y el año pasado enla serie para la televisión australiana Tidelands. Además, ha lanzado al mercado varios libros de fitness y vida saludable en los que da consejos para conseguir compaginar la vida de madre trabajadora con el deporte y la alimentación healthy.

https://www.instagram.com/p/CG1DGzLpUNb/

A post shared by Chris Hemsworth (@chrishemsworth)

Así es su increíble hogar

En Australia, Elsa y Chris decidieron construir la casa de sus sueños (y de los sueños de cualquier mortal). Cabe recordar que la fortuna del actor está estimada en unos 90 millones de dólares. La espectacular mansión en la que viven está situada en la costa este del país, a hora y media en coche de Brisbane y a unos 800 kilómetros de Sidney, y les ha costado unos 18 millones de dólares. Se trata de un paraíso particular sobre una playa privada y rodeado de palmeras con un terreno de cuatro hectáreas. La vivienda principal cuenta con cinco dormitorios y un enorme vestidor de más de 25 metros cuadrados, y está conectada con una secundaria más pequeña por una pasarela entre las terrazas. Además, tiene gimnasio con sauna, sala de vapor y masajes, una gigantesca piscina, sala de juegos y de cine y un garaje para siete coches.

https://www.instagram.com/p/CB3VrPnHSJY/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

El secreto de su matrimonio

Celosos de su vida privada, la pareja siempre contesta amablemente a los periodistas que se interesan por el secreto de su felicidad tras diez años casados. “Lo hicimos todo tan rápido, no sé cómo sobrevivimos como pareja. Nos casamos y un año más tarde teníamos hijos. Pone mucha presión en el matrimonio, pero salió bien porque hay mucho amor entre nosotros y, aunque tenemos personalidades muy fuertes, nos queremos mucho. Hacemos que funcione”, explicaba Elsa en Vogue Australia. “Es gracioso que la gente nos considere una pareja perfecta. De ninguna manera. Ha habido altibajos y seguimos trabajando en la relación”, comentaba en la revista australiana Body & Soul. “Una relación es un trabajo constante y nunca será fácil, pero siempre vemos el lado positivo”, añadía sobre su relación de pareja.

Más bromista siempre, Chris aseguraba que en casa siempre trata de ser cuidadoso a la hora de bajar la tapa del inodoro y que nunca trata de tener en sus manos el mando de la televisión. “Soy perfecto, aunque estoy seguro que si le haces las mismas preguntas a ella, te dará una larga lista de defectos míos que le molestan. Puedo ser bastante cabezota, lo cual también vale para ella, por lo que de vez en cuando nos damos nuestros cabezazos. Pero de todos modos, hemos encontrado la manera de llevarnos bastante bien. Los dos somos de tener opiniones firmes y un gran entusiasmo por aquello en lo que creemos. Llevamos un tiempo construyendo una casa y eso siempre es divertido, aun cuando eso suele ser motivo de divorcio. En nuestro caso, estoy muy agradecido de que lo hayamos podido superar”, decía el actor meses antes de llevar a cabo la mudanza a su nuevo hogar.

https://www.instagram.com/p/CHB43NAHvgh/

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential)

“Si me quedo haciendo surf más tiempo del necesario o si llego un poco tarde a casa, eso sí es algo que le molesta a Elsa de mí. Si me preguntas qué me molesta de ella, por si lee esto, te diré que nada. Es que tengo que asegurarme de tener un lugar en la cama cuando regrese a casa”, concluía el intérprete.

Fuente: Leer Artículo Completo