La verdadera razón por la que los sobrinos griegos de la reina Sofía (Pablo de Grecia, Alexía y todos sus hermanos en el exilio) ya casi no se hablan con el rey Felipe VI, a pesar de que eran íntimos de la familia real española en su juventud

Hubo un tiempo en que no era difícil que toda la familia griega de la reina Sofía (de sus hermanos Pablo e Irene) se reuniera en Mallorca, incluyendo a los nietos, entonces de pocos años. Los primos crecieron juntos y compartían la afición por los deportes náuticos. La reina Sofía disfrutaba viendo a la familia unida, junto a su hermana Irene y a su hermano Constantino que, en aquella época, tenía una relación muy cercana con el rey emérito, Juan Carlos I de España.

El más cercano a Don Felipe era el heredero al trono griego, Pablo, que hoy cuenta 53 años. Pablo hizo un master en la Universidad de Georgetown junto a Don Felipe. Su amistad era sólida y cada uno era el confidente del otro. Se dice que, en los últimos meses de aquel curso, Pablo se comprometió con Marie-Chantal Miller y que don Felipe tuvo un papel activo en aquel amor.

Pero su relación se ha ido debilitando con el tiempo. Pablo es financiero; Felipe, rey de España. Hay quien dice que doña Letizia nunca se llevó bien con “los griegos” (y menos aún con Mari-Chantal) y que, tras su entrada en la familia, las conexiones se enfriaron. Parece que las cosas nunca fueron fáciles especialmente con la esposa de Pablo, Marie-Chantal Miller, empresaria de éxito y “socialité”, hija del riquísimo creador de los Duty Free de los aeropuertos asiáticos.

Marie-Chantal exhibe una vida perfecta, con sus cinco hijos y sus maravillosas casas de Londres, Nueva York, Los Hamptons o Bahamas, en su cuenta de Instagram. Pablo es, sin duda, el primo más mediático de don Felipe, aunque todos los hermanos acuden a las celebraciones de la realeza cuando son invitados. A la boda de Pablo y Marie-Chantal, celebrada en la catedral de santa Sofía, en Londres, acudieron todas las casas reales. La de mayor representación, la española, con el rey Juan Carlos y la reina Sofía y la infanta Cristina. Don Felipe fue el padrino del novio.

La primogénita es Alexia, de 55 años, que nació en Grecia –en el palacio de Mon Repos, en Corfú–, al igual que su hermano, Pablo, el heredero, antes de que Constantino y Ana María marcharan al exilio. Alexia vive en España, en Lanzarote, con su marido, el arquitecto Carlos Morales, y sus cuatro hijos, tres niñas y un niño, y es una de las más leales amigas de la Infanta Cristina. Está dedicada al deporte –le encanta competir en triatlones– y vive alejada de la vida social. Estudió Historia y completó un postgrado en pedagogía. Compartió piso en Barcelona con la Infanta Cristina en los primeros años de formación y trabajo.

Ya en Londres nacieron Nicolás, Teodora y Felipe. Nicolás, de 50 años, es el único que vive en Grecia con su esposa, la venezolana Tatiana Blatnik. Se dedica a la fotografía desde hace siete años y sus obras están altamente reputadas en el mercado del arte. Su otra ocupación es la organización benéfica Axion Hellas, dedicada a la ayuda médica. Además, está centrado en la protección ecológica de varias islas griegas poco conocidas. A su boda, celebrada en la isla de Spetses, acudieron don Felipe y doña Letizia.

Teodora, 37 años, tenía previsto casarse el pasado mes de mayo en, Grecia, con el abogado estadounidense Matthew Kumar. Iba a ser una de las bodas reales del año, pero sus planes se interrumpieron por el coronavirus. La pareja celebró la “no boda” con una comida típica griega, con queso, embutidos, hortalizas y aceitunas. Cuando todo pase, se prevé que se celebre en Spetses, la misma isla donde se casaron hace diez años su hermano, Nicolás, y Tatiana Blatnik. Teodora es actriz y trabaja en Hollywood, donde ha participado en películas como “The assistant” o “Little Boy”. La pareja está instalada en California.

https://www.instagram.com/p/ByM99SRnyvu/

Una publicación compartida de Princess Theodora (@tgreece)

El último en casarse ha sido Felipe, de 34 años, que celebró una discreta ceremonia de boda en medio de la pandemia con la multimillonaria Nina Flohr, de 33 años, experta en lujo. Felipe de Grecia, el menor de los primos de don Felipe, vio cómo el virus alteraba sus planes de boda. La pareja contrajo matrimonio en Saint-Moritz, Suiza, en una ceremonia civil íntima, el pasado mes de diciembre, a la que asistieron solo dos testigos: el rey Constantino y el padre de la novia, el empresario de vuelos privados Thomas Florh. Felipe se dedica al mundo de las finanzas tras haber trabajado en el área de relaciones públicas de la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: Leer Artículo Completo