La ‘verdad piadosa’ de Jesús Mariñas: Ortega Cano siempre ha evitado ser objeto de chismes

  • Todos los artículos de la columna ‘La verdad piadosa’ de Jesús Mariñas.
  • La vida de Ortega Cano en imágenes.
  • Repasamos la relación de Ortega Cano y Ana María Aldón.

    José Ortega Cano no concede importancias a sus males, pero ahí están causándole malestar. Sus problemas de salud han sido dados a conocer por su pareja, Ana María Aldón, que descubrió cómo el matador se ha puesto en manos del Doctor Gregorio Mendoza para someterse a la técnica facial con punta de diamantes, un sistema que permite extraer las células muertas potenciando el crecimiento de nueva piel. Confiesa y también denuncia que en el homenaje a Rocío Jurado faltaron cosas fundamentales como mencionar a los hijos y nietos de la Jurado. Es el cuento de nunca acabar y hasta critican que invitase a su boda a Antonio David, como si no fuese, o casi, de la familia. Igual lo han olvidado, todo podría ser.

    El caso es no estar tranquilos y con la boca cerrada. El tema tiene larguísimo ‘Continuará’. La cosa promete nuevos episodios, absurdos, tontos y disparatados. A eso se le llama documental. Los protas son de tomo y lomo y parecen estar dispuestos, preparados o resignados para el sacrificio. Dice la hija de la Jurado: «Mi madre se equivocó cuando prometió amor por segunda vez». Todos opinan y el viejo torero asegura, muy molesto, que siempre ha evitado ser objeto de chismes. Ha preferido mantenerse callado y enmudecer de repente.

    Rocío Carrasco no tiene la culpa de lo que ha pasado. Carrasco apareció en el documental ‘Contar la verdad para seguir viva’ y todo se desquició. Y solo estamos al principio, aunque no ayuda saber que estos días el matador celebra su 68 cumpleaños por todo lo alto. Se especula con su relación amorosa. Vuelven a estar en el candelero, ocupan portadas y, para colmo, dicen que el los no tienen la culpa de eso. La tendremos nosotros por seguirlos, mirarlos y atenderlos. Ya me preparo para nuevas sesiones, largas y aburridas sobre el tema. Se convertirá en recurrente, normal, habitual y casi diría que fundamental. Mal andamos si ahora nos interesa esto. Vamos a peor.

    Fuente: Leer Artículo Completo