La verdad detrás de la difícil relación entre la reina Isabel II y Margaret Thatcher

A menudo definida como una relación fría, estas dos líderes nacieron con tan solo cinco meses de diferencia pero con perspectivas muy distintas de la sociedad. La cuarta temporada de The Crownque presenta a Gillian Anderson como la formidable Margaret Thatcher, la recién electa primera ministra, cuenta la historia durante su tiempo en el cargo y aborda la tensión que existió entre ella y la reina de Inglaterra, quienes según las informaciones afrontaron muchos conflictos debido a que tenían opiniones contradictorias.

https://youtube.com/watch?v=2XXVhB0XMEc%3Frel%3D0

Muchos de los antiguos políticos, funcionarios públicos y cortesanos que coincidieron con ellas en esa época concuerdan que la relación entre la reina y la primera ministra era bastante difícil. Isabel II y Thatcher eran mujeres muy diferentes con antecedentes distintos que debieron unirse durante un periodo que, hasta ahora, se ha considerado como el más violento de la historia.

Algunos sugieren que la reina madre, quien murió en el año 2002, fue el miembro de la familia real que más defendía la política de extrema derecha de Margaret Thatcher, a diferencia de su hija, Isabel II, quien es "a su manera, un poco izquierdista", según el historiador británico Ben Pimlott.

Incluso se ha documentado que durante los años de Thatcher en el Gobierno, la reina se sentía alterada por la evidente división de la nación. Entre marzo de 1984 y marzo de 1985, más de la mitad de los mineros del país, alrededor de 187.000, dejaron de trabajar durante lo que se consideró la mayor disputa industrial de la posguerra británica, con la intención de prevenir el cierre de las minas. La primera ministra se oponía a la huelga y buscaba reducir el poder de los sindicatos. Se imaginó que terminaría pronto debido a la sugerencia que hizo a las esposas de los mineros de presionar a sus hombres a que fueran sensatos, pero muchas de ellas se involucraron activamente en el movimiento. La reina, por su parte, mostró su simpatía hacia aquellas esposas. También a menudo se hace referencia al desacuerdo entre Isabel II y Thatcher sobre el apartheid en Sudáfrica: Thatcher estaba en contra de las sanciones y la reina las apoyaba. Y si hablamos de sus personalidades, ambas mujeres eran completamente diferentes según sus conocidos. Se dice que la reina poseé un ingenio seco, mientras que Thatcher carecía de sentido del humor.

En el documental del 2014 de Amazon Prime titulado The Queen and her Prime Ministers, el narrador asegura que su relación llegaba a ser "a veces incómoda".

Y la difunta periodista de la realeza Judy Wade habla sobre una vez en la que Thatcher estaba ansiosa por averiguar qué vestiría la reina en un evento al que ambas asistirían, simplemente para evitar causar algún altercado, lo que supuestamente sucitó una respuesta del Palacio que decía: "No se preocupe, la reina nunca se da cuenta de lo que visten otras mujeres".

El antiguo exsecretario de Prensa de Thatcher, Bernard Ingham, asegura que la primera ministra respetaba profundamente a la monarquía y era demasiado puntual cuando se trataba de sus audiencias semanales. El narrador del documental dice: "Siempre que iba a ver a la reina, la señora Thatcher llegaba un cuarto de hora antes y cada semana la su majestad la dejaba esperando 15 minutos".

Anthony Sampson, un periodista bien conectado de la época, escribió en 1982: "La relación es más difícil porque sus roles parecen confusos. El estilo de la reina es más práctico y doméstico, mientras que la señora Thatcher (que es más alta) es la que se comporta como si fuera una reina".

Pero, a pesar de todo, algunos creen que su relación no era tan desastrosa como se cuenta.

Según la dramaturga británica Moira Buffini –autora de la obra Handbaged (de 2013), que acaparó los titulares por examinar la relación entre la reina y Thatcher en el escenario–, la reina fue en realidad un modelo a seguir para Thatcher. En una entrevista con The Guardian antes del estreno de la pieza, dijo: “Sus sombreros, sus guantes y sus abrigos eran ella buscando parecerse a la mujer que admiraba. Ella aspiraba a ser de la realeza".

La relación entre cualquier primer ministro y la reina de inglaterrra tiende a ser secreta, y hay pocas referencias a la reina en las extensas memorias de Thatcher.

En el documental de Amazon, el locutor de la BBC Michael Cockerell dice: "Al final, creo que se llevaron bien, y creo que la señora Thatcher llegó a valorar el consejo que la reina le dio". Mientras que el biógrafo real Hugo Vickers sugiere que la reina decía estar "muy molesta" por la forma en que Thatcher fue derrocada. En noviembre de 1990, dimitió como jefa de Gobierno y líder del partido después de que Michael Heseltine desafiara su forma de liderazgo. También vale la pena señalar que el funeral de Thatcher fue el primer funeral de un primer ministro al que asistió la reina desde Churchill. Isabel II también honró a Thatcher con la Orden del Mérito solo dos semanas después de su renuncia.

Artículo publicado en Tatler UK y traducido. Para ver el original, pulse aquí.

Fuente: Leer Artículo Completo