La tarde más dura de Irene Rosales en ‘Viva la vida’

Sentarse en un plató de televisión donde se tocan aspectos de la crónica social siendo parte de una de las familias que más interés suscita en el mundo del corazón, supone tener que ser muy fuerte para soportar las acometidas de aquellas aspectos puedan hacer daño. Anabel Pantoja lo ha vivido muchas veces, pero Irene Rosales parece estar un poco más tierna en este aspecto. Así que, ayer, experimentó su tarde más dura en ‘Viva la vida’.

La mujer de Kiko Rivera se sentaba en ese escenario el mismo día que comenzaban a circular las informaciones sobre la posibilidad de que su marido estuviera utilizando una página de descargas ilegales para impulsar su carrera musical. Y claro, tener que escuchar según qué comentarios y defender a su marido de ellos, no fue sencillo.

Ya hace unas semanas, cuando Kiko desveló cuáles eran sus ingresos, tuvo que salir al paso y explicar: “No sé por qué Kiko habla de esas cosas tan privadas, de lo que gana o no gana, de lo que cobra… él se piensa que habla con dos personas y no se da cuenta de que lo lee mucha gente. Me senté con Kiko y le expliqué que, vale, él cobra 700 euros, pero yo, por suerte, tengo mis cosas de publicidad con redes sociales. No me da para tener un colchón de dinero, comprarme una casa o un coche, pero sí para mis cosas, mis necesidades y para vivir este mes y los dos siguientes”.

Pero el plato fuerte era tener delante a Karelys Rodríguez, esa joven que asegura haber tenido una relación con Cayetano Rivera paralela a la del torero con su mujer, Eva González. Irene, que tiene muy buena relación con ellos, no dudó un instante en dar la cara por sus cuñados y fue muy tajante: “Aparte de que seamos familia, he estado en ese pellejo y me duele“.

Irene está atravesando, además, una situación complicada con su padre, que ha visto cómo su salud se iba mermando en los últimos tiempos. Y sin ese apoyo de su madre para sostenerla, parece que se le está haciendo un poco cuesta arriba.

Fuente: Leer Artículo Completo