La sorprendente razón por la que Viggo Mortensen rechazó interpretar a Lobezno en el cine

La carrera de toda estrella de Hollywood se define por los papeles que les dieron ese estatus, pero también por aquellos que rechazaron y que, de haberlos interpretado, les habrían llevado al estrellato por un camino muy diferente. Por ejemplo, nunca sabremos que habría sido de Hugh Jackman si Viggo Mortensen se hubiera metido en la piel de Lobezno en las películas de la saga X-Men, tal y como el director de la primera entrega de la franquicia, Bryan Singer, deseaba.

Según acaba de revelar el argentino, él fue el primer actor al que le ofrecieron este papel a finales de los 90. De hecho, su idea inicial era la de aceptar la propuesta, pero después de acudir con su hijo Henry a una reunión para discutir sobre la película cambió la idea. Y no porque a él no le sedujera la idea de encarnar a un superhéroe como Logan, sino porque a Henry, que ahora tiene 33 años pero entonces solo era un niño, no le gustó cómo iban a adaptar al cine uno de sus cómics favoritos.

“Lo que más me preocupaba por aquel entonces es que para que te dieran el papel tenías que firmar un compromiso que te obligaba a rodar interminables películas del mismo personaje una y otra vez”, reconoce Mortensen durante una entrevista con el podcast Happy Sad Confused de MTV recordado una época en la que interpretar a superhéroes no estaba tan bien visto como ahora.

“Estaba muy nervioso y tenía muchas dudas sobre si debía aceptar esa propuesta. Pero luego hubo más cosas que me convencieron para no hacerlo. Entre ellas, que llevé a mi hijo Henry, al que considero mi amuleto y mi guía de la buena suerte, a una reunión con el director”, declaró.

“Supongo que en el fondo de mi cabeza tenía la idea de que Bryan Singer podía aprender también algo de Henry, que había leído el guion de la película y no le gustaba. Nada más hacerlo me dijo que estaba todo mal, que así no era Lobezno”, recordó Viggo, al que no le gustó nada la respuesta del cineasta cuando le contó las dudas que tenía su hijo, gran fan de los famosos mutantes.

“De repente el director se enamoró de sí mismo y el resto de la reunión fue él explicándole en detalle a Henry por qué estaba tomándose ciertas libertades para hacer esta adaptación. Al salir de allí, Henry me preguntó si al final iban a cambiar las cosas que él había sugerido. Yo le dije que no lo creía y que además no importaba porque, después de lo visto en la reunión, había decidido que ya no quería hacer la película”, relató.

“Por eso y porque no estaba seguro de querer interpretar al mismo personaje durante años. Aunque poco después me encuentro de repente rodando tres películas seguidas del El señor de los anillos, así que nunca digas nunca”, agregó Viggo demostrando que en Hollywood no es verdad eso de que algunos trenes, sobre todo el de la fama, solo pasan una vez en la vida.

Fuente: Leer Artículo Completo