La Reina Letizia vuelve a repetir su traje más polémico (aunque aquí lo que de verdad importa es su abrigo y cómo lo lleva)

La agenda de doña Letizia va cogiendo ritmo después de un comienzo de año alterado por las nieves de Filomena. En esta semana, la Reina tiene programadas varias audiencias y reuniones de trabajo, además de recibir al cuerpo diplomático acreditado en España, uno de los actos en los que siempre suele suscitar muchos comentarios con su look (aquí te explicamos por qué). Para reunirse con el Consejo Estratégico del Proyecto “Mujer e Ingeniería”, cuyo objetivo es el de trabajar conjuntamente para reconocer, activar y aprovechar el talento femenino de nuestra sociedad, doña Letizia ha vuelto a repetir look, esta vez con un conjunto de inspiración ‘working girl’ que, cada vez que se pone, genera polémica.

A priori, nada más alejado de la polémica ‘sartorial’ que un traje sastre de estampado Príncipe de Gales en color gris. Sencillo, sobrio, clásico, atemporal y con un estudiado toque masculino. Sin embargo, este modelo firmado por Hugo Boss podríamos decir que es uno de los grandes ‘incomprendidos’ del armario de la Reina: su silueta ‘oversize’, de plena tendencia e hiperfavorecedora a nuestros ojos, en ocasiones es mal entendida y algunos aseguran que es que el dos piezas le queda grande y doña Letizia ha vuelto a equivocarse con la talla, como sí que le ocurrió aquí y aquí. Nada más lejos de la realidad, ya que el patrón del diseño de la firma alemana así lo atestigua (y la corriente de estilo que siguen desde Victoria Beckham a Rihanna lo confirma).

Sin embargo, nosotras no vamos a dejar que esta absurda polémica por la talla del traje empañe el verdadero protagonista del look de la Reina, que no es otro que su impecable abrigo cámel de lana de Carolina Herrera, una pieza que no debería faltar en ningún fondo de armario bien construido. Y el detalle de estilo que marca la diferencia es, además, cómo lo lleva doña Letizia sobre los hombros, un toque de sofisticación que eleva este look ‘working girl’ al infinito.

El único ‘pero’ que podríamos ponerle es el suéter color nude elegido, que nosotras habríamos cambiado por una camisa blanca sencilla. Así que sí rotundo al traje oversize de la Reina, a su abrigo cámel y a ese detalle tan de icono de estilo que es llevarlo por los hombros.

Fuente: Leer Artículo Completo