La polémica biografía de Meghan Markle y el Príncipe Harry revela cómo y dónde surgió su amor. ¿Un flechazo?

Prácticamente desde que salió a la luz la noticia de que el Príncipe Harry podría tener nueva novia, incluso antes de conocer a Meghan Markle pero mucho más cuando ya le pusimos cara, hemos querido saber cómo fue el comienzo de esa historia de amor con todo detalle. Y ahora parece que este deseo comienza a hacerse realidad.

Este fin de semana, han empezado a descubrirse los primeros extractos de la biografía sobre los ex Duques de Sussex que han escrito Omid Scobie y la corresponsal real Carolyn Durand, Finding Freedom: Harry, Meghan y Making of a Modern Royal Family, y entre otros muchos detalles que estaban ocultos y que al descubrirlos ya hemos podido atar cabos y entender ciertas tramas, se ha descubierto el comienzo de la relación entre Meghan y Harry. Y lo cierto es que fue de lo más romántico.

Según los extractos que han ido publicando medios como The Sunday Times, la relación empezó justo cuando Meghan acababa de dejar una relación seria de dos años y se fue de viaje a Londres.

Allí, una noche conoció a Harry. Tuvieron una cita a ciegas en un local del Soho, que, como se apunta en el libro, duró aproximadamente tres horas. Él bebió cerveza y ella Martini pero no hubo beso: “A pesar de la palpable atracción entre ellos, no hubo un beso de despedida, ninguna expectativa, solo una pista de que había algo allí y esperaban volver a verse pronto”, han explicado los autores después de entrevistarse con amigos de la pareja.

Y tan pronto. Volvieron a quedar al día siguiente: “Casi inmediatamente estaban casi obsesionados el uno con el otro … Era como si Harry estuviera en trance”, ha contado un amigo. Mientras, Meghan hablaba con sus amigas de las posibilidades que veía ya en una relación con el príncipe.

Su segunda cita ya fue la oficial. Disfrutaron de una cena romántica en la que no pararon de hablar: “[la noche] terminaba con Harry regresando al palacio. Sin embargo, su química había sido eléctrica durante toda la comida mientras ambos coqueteaban. Un toque de un brazo aquí , contacto visual directo allí “, indicaba uno de sus amigos a los escritores.

Solo tres meses después de esto, Harry decidió decirle a Meghan que la quería y Meghan no pudo hacer más que responder lo mismo. Lo que vivieron fue todo un flechazo: “Harry sabía que estarían juntos en ese momento”, han señalado fuentes para Finding Freedom.

Tan seguro estaba de esto que en su tercera cita Meghan ya fue a verle al Palacio de Kensington y la cuarta directamente proponiéndole aquel famoso viaje a Botsuana: “Se quedaron durante la mayor parte del viaje en una de las carpas de lujo de $ 1,957 por noche”, y según otra fuente, “Meghan volvió sonriendo y completamente hechizada. Su teléfono estaba lleno de fotos: la naturaleza que habían visto, fotos sinceras de sí misma y selfies con Harry. Habrían pasado todo el verano juntos felices”, se cuenta en el libro.

Según un amigo, la duquesa reveló que, durante el viaje, habían hablado de cosas que rara vez compartía con alguien: “Nunca me había sentido tan segura … tan cerca de alguien en tan poco tiempo”. Por eso, no era de extrañar que, aunque solo hubieran pasado tres citas, estuvieran pensando en pasar ya la vida juntos. Después de su viaje en pareja, Harry no paró de visitar a Meghan en Toronto siempre que su agenda se lo permitía y el resto ya lo conocemos.

Pero no solo de su historia de amor hablara esta biografía que se publicará el próximo 11 de agosto. También se habla del acoso que sufrió Meghan por parte de la prensa, aunque hay que decir que los ex duques se han distanciado totalmente de este libro y no han participado en él de ninguna manera, del distanciamiento que existía entre Meghan Markle y Kate Middleton como un indicativo de un problema mucho mayor, y de en lo que luego desembocó: la marcha de los Duques de Sussex de la Familia Real Británica.

La relación entre los Duques de Sussex y los de Cambridge empezó a enfriarse desde que los primero tomaron en enero de separarse de la monarquía, y solo empeoró cuando fueron excluidos de la de la Commonwealth: “La decisión [de ser excluido] se había tomado sin su consulta, y se les informó mucho después de que se imprimieron los 2,000 pedidos de servicio para los invitados, con sus nombres notablemente ausentes”, dice el libro. “Aunque Meghan intentó hacer contacto visual con Kate, la duquesa apenas la reconoció.”

También se ha descubierto, lanzando una lanza en favor de Meghan, que no fue por ella, como se ha especulado, que los Duques de Sussex se fueran de la monarquía:”Los medios de comunicación especularon que Meghan estaba detrás de la decisión de que la pareja retrocediera, pero pocos sabían cuánto se sacrificó para intentar que funcionara”. Como Meghan señaló a una amiga: “Renuncié a toda mi vida por esta familia. Estaba dispuesto a hacer lo que sea necesario. Pero aquí estamos. Es muy triste”.




Fuente: Leer Artículo Completo