La familia de Blanca Fernández Ochoa, cada día "más desanimada"

Día 12 sin noticias de Blanca Fernández Ochoa y la desesperación empieza a hacerse patente en una familia que se ha echado al monte, como muchos vecinos de Cercedilla y autoridades policiales, en busca de una de las mayores leyendas del deporte español. 12 días desde que se marchó, sin el móvil, a caminar por un monte en el que pudo haberle pillado esas tormentas de verano tan fuertes a las que asistimos el lunes 26 de agosto.

La familia solo baraja una hipótesis: la del accidente. Han querido disipar las dudas y hacer evaporarse los fantasmas sobre los rumores de que Blanca estaba pasando por un bache anímico o que esa bipolaridad que se le diagnosticó de pequeña tenga algo que ver con esta historia llena de aristas y de misterios por resolver.

Ayer, al finalizar la jornada, era su hermana Lola, con quien vivía desde hace unos nueve meses, quien admitía que la familia está “cada vez más desanimada”, pero que guardan la esperanza de poder encontrarla en Siete Picos, en la Sierra de Guadarrama, uno de los lugares favoritos de la exdeportista olímpica para realizar alpinismo. Eso sí, son conscientes de que el tiempo apremia, y que hoy será clave para que esas esperanzas no terminen de esfumarse.

Por su parte, su hija, Olivia, quien se encargó de interponer la denuncia de desaparición, ha tomado la decisión de alejarse del foco mediático y ayer acudía a concentrarse con la selección española de rugby, quien la convocó el pasado 28 de agosto, cuando aún no era publica esta situación por la que estaba atravesando.

La familia ha asegurado que la joven ha consensuado la decisión con su padre. Así mismo, la Federación Española de Rugby emitía ayer un comunicado aclarando que estará informada en todo momento y que podrá abandonar la concentración en caso de que haya novedades significativas.

Fuente: Leer Artículo Completo