La caída de Harvey Weinstein en la cárcel antes de conocer la condena y su autodiagnóstico de "conmoción cerebral"

Aún no sabemos cuántos años de condena tendrá que cumplir Harvey Weinstein (al que aún le queda algún que otro juicio pendiente) después de que fuera declarado culpable de los delitos de violación y agresión sexual. Pero sí que su salud pareció resentirse nada más conocer que tenía que ingresar en la cárcel de Riker Island y tuvo que hacer una parada previa en el hospital.

Aseguran que, sin su andador, pero sí ayudado por una silla de ruedas, el productor tiene serios problemas de movilidad entre las cuatro paredes de la prisión. Los mismos que le han costado una caída mientras espera a saber cuántos años va a tener que permanecer privado de libertad: entre 5 y 29. Un veredicto que se conocerá este miércoles, 11 de marzo.

Weinstein tuvo que ser intervenido del corazón y su representante, Juda Englemayer, asegura que este tiene miedo por los problemas de salud que pudieran dar la cara ahora, ante esta complicada situación de la que él es el máximo y único responsable. “Harvey dice que tiene palpitaciones en la cabeza todo el tiempo y cree que tiene una conmoción cerebral. No lo han diagnosticado oficialmente”, ha explicado antes de añadir que a su cliente le está dando tiempo a “pensar sobre su vida y lo que ha hecho”.

Ha sido en la CNN donde Englemayer ha explicado esta situación y ha detallado que Harvey se encuentra recluido en la enfermería de la cárcel junto a otros dos presos. También que, tras su examen de conciencia, ha llegado a la conclusión de que no ha sido “un buen hombre”. Un arrepentimiento que llega demasiado tarde. Sobre todo, para las decenas de mujeres que le demandaron por delitos asociados al acoso y al abuso sexual.

Fuente: Leer Artículo Completo