Kitín Muñoz: "Mi pensamiento está con el Rey Felipe, que es un ejemplo a seguir"

Como embajador honorífico de la Unesco ha reaparecido Kitín Muñoz en Madrid para presentar junto al alcalde, José Luis Martínez Almeida, la campaña ‘Vuelta a la normalidad. Unidos por el Patrimonio de la Unesco’. En el acto se ha presentado también la candidatura del Paseo del Prado y el Retiro en la categoría de Paisaje Cultural en una ceremonia sin Kalina de Bulgaria, que no puedo estar debido a una indisposición.

Hoy Corazón Su primer acto post Covid es de la mano de la Unesco y para apoyar la candidatura madrileña. Ya se sabe que la unión hace la fuerza.

Kitín Muñoz Por supuesto. Estoy aquí por eso y para promover la campaña de la nueva normalidad que ha realizado la Unesco y en cuya presentación ya se ve que el tema es fuerte. No podemos aceptar como algo normal que se destruya patrimonio cada vez que se protesta por algo.

H.C. Los españoles estamos siendo testigos de una oleada mundial contra la figura de Cristóbal Colón derribando sus estatuas por diferentes ciudades.

K.M. Ninguna estatua, sea de quien sea, ya que si la han levantado en su día es por algo, puede derribarse por la razón que sea .Es un acto tan bárbaro como cuando dinamitaron los budas en Afganistán que tanto nos estremeció. Hay que tener cuidado con todo y por eso no se puede derribar ninguna estatua.

H.C. Sin embargo hay voces que aseguran que después de la pandemia vamos a salir reforzados. ¿Es así de optimista o cree que cada vez vamos a peor?

K.M. Hasta cuando naufragué en mi travesía pensé que iba a ser bueno por algo. Soy así y pienso que primero viene la cura de humildad que estamos viviendo. Considero que cuando la soberbia humana se dispara, llega la naturaleza para calmarnos. Mira lo que está pasando. En plena era de la tecnología y con medios por doquier, al final nos estamos encerrando en casa como en la Edad Media… y sin ni siquiera saludarnos por no tocarnos.

H.C. ¿Dónde le cogió el confinamiento?

K.M. En Marruecos, donde vivo con mi mujer e hijo. Hemos estado totalmente confinados. Pienso que Marruecos lo está controlando bastante bien y eso ha ayudado a que no fuera a mucho más. Ahora estamos estudiando qué podemos hacer este verano. Hemos venido a Madrid y nos gustaría pasar unos días en Bulgaria este verano pero no tenemos claro que podamos viajar y tal vez tengamos que regresar a Marruecos. Ahora es complicado hacer planes porque hay que seguir la última hora de lo que va pasando.

H.C. En esta ceremonia le acompaña su hijo pero a muchos les ha extrañado que no acuda también su mujer, Kalina de Bulgaria.

K.M. Se había vestido, porque venía con nosotros, pero algo que cenó anoche le ha sentado mal y ha preferido quedarse en casa. Qué mala suerte, la verdad.

“La pandemia me pilló en Marruecos, donde vivo con mi mujer e hijo. Hemos estado totalmente confinados”.

H.C. En cuanto todo esto pase ¿cuál será su próxima aventura?

K.M. Además de la campaña que estamos haciendo de documentales para la Unesco estoy metido en un estudio sobre las naves de junco en África, que es apasionante ya que aglomera las balsas de junco tanto en Marruecos, Egipto y Etiopía. Ya que estoy en África, me quiero centrar en ese continente.

H.C. Durante la presentación ha hecho una alabanza de la labor de la monarquía en el patrimonio cultural del España. ¿Qué piensa de todas las informaciones que están salpicando al Rey don Juan Carlos y las consecuencias que pueden tener?

K.M. Me quedo con el gran legado que ha dejado el Rey Juan Carlos a todos los españoles y no nos olvidemos lo duro y difícil que fue el día a día en esos años de transición. De ahí que todo lo que ha hecho por España para mí es inolvidable y están los libros de historia para confirmar lo que digo. Hoy mi pensamiento está con el Rey Felipe, que es un ejemplo a seguir. Si Madrid es Madrid se debe a todo lo que ha aportado la Corona a esta ciudad. De la misma manera que, si el buque escuela Juan Sebastián Elcano dio la vuelta al mundo, fue gracias a la promoción de la Corona de España. Yo sí creo en la Monarquía y veo que los que no creen en esta institución han optado por hacer caceroladas y mucho ruido en su contra.

Fuente: Leer Artículo Completo