Isabel II se emociona al recordar la primera condecoración que recibió en su vida: Trabaje muy duro para conseguirla

Un mes después del fallecimiento de su marido, la reina Isabel II sigue recuperando poco a poco su agenda normal de trabajo para demostrar que, aunque triste, su trabajo al servicio del pueblo británico sigue estando por encima de cualquier asunto personal. Eso sí, todavía de manera telemática, ya que aunque su país ya ha entrado en una fase de desescalada hacia la nueva normalidad, la monarca sigue aislada en Windsor hasta que la emergencia sanitaria le permita instalarse de nuevo de manera definitiva en Buckingham.

Y precisamente eso, hablar de emergencias y de salvar vidas, ha sido lo que ha llevado a la reina a ponerse hoy delante del ordenador para charlar con la Royal Live Saving Society. Una organización que trabaja en los 30 países de la Commonwealth para evitar muertes por ahogamiento en entornos acuáticos y que, según ha revelado, fue la primera institución que le impuso una medalla cuando ella solo tenía 14 años. El primer reconocimiento de los miles que acumula a sus 95 años.

Sucedió en 1941. Por aquel entonces, Isabel y su hermana Margarita, solo eran dos adolescentes que todavía estaban asimilando su nueva vida como princesas después de que su padre se hubiera convertido en rey de Inglaterra tras la inesperada abdicación de su tío, Eduardo VIII, que renunció al trono por amor.

Algo que obligaba por completo a replantear la educación de Margarita pero sobre todo de Isabel, que debía prepararse lo mejor posible para su futuro como heredera de la corona. Un plan que incluía, entre otras actividades, tomar clases de natación. Porque no hay habilidad que sobre en una reina.

Y fue ahí, en un club de Londres en el que recibía lecciones para mejorar su técnica, donde logró esa primera medalla que hoy ha recordado con cariño. Una que desde entonces cada año se entrega a niños y jóvenes que “han servido de ejemplo y ayudado a establecer cualificaciones de salvamento y reanimación en toda la red de naciones”.

“No sabía por aquel entonces que me iba a convertir en la primera adolescente en conseguir esa condecoración”, ha explicado la monarca, que tuvo que aprender técnicas de rescate y reanimación como todos los salvavidas para poder ser condecorada.

“Trabajé muy duro para conseguirlo. Y fue un logro enorme del que me sentía muy orgullosa. Por eseo cosí la medalla en mi traje de baño. Pensé que era algo grandioso”, reconoce seguramente dándose cuenta de lo poco que era aquello comparado con todo lo que estaba por venir pero, aún así, considerándolo uno de los hitos de su vida.

Tanto que, nada más decir estas palabras, losresponsables de redes sociales de Buckingham no han tenido más remedio que buscar en el archivo foto de aquel feliz día y compartirla con todos sus seguidores antes de que comenzaran a pedírsela por mensaje. Y efectivamente, la cara de aquella Isabel II de 14 años con su medalla cosida dice todo lo que ella no ha podido expresar durante su intervención.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo