Incertidumbre en Sudáfrica tras la repentina muerte de la reina zulú solo un mes después del adiós al rey

Nuevo golpe para la familia real zulú por la repentina muerte de su reina regente solo un mes después del fallecimiento del rey, Goodwill Zwelithini, a los 72 años por complicaciones de su diabetes tras casi medio siglo en el trono. La reina Shiyiwe Mantfombi Dlamini Zulu, de 65 años, era la tercera de las seis esposas del rey y madre de cinco de sus aproximadamente 30 hijos. Fue hospitalizada la semana pasada, justo un mes después de que fuera elegida regente y se le encomendara la tarea de decidir quién sería el sucesor del monarca fallecido. Se desconoce si había decidido quién sería el noveno monarca zulú, aunque se había mirado hacia el príncipe Misuzulu, de 47 años, el mayor de sus hijos con el rey, como uno de los favoritos a sucederle. Para saberlo con certeza habrá que esperar a la lectura del testamento, algo que tendrá lugar tras la celebración del funeral por la reina, probablemente la próxima semana.

Cuando en Sudáfrica se habla de una lucha de poder entre miembros de alto rango de la familia real, el príncipe Mangosuthu Buthelezi, el primer ministro zulú, ha asegurado en un comunicado oficial que el fallecimiento de la reina no deja "ningún vacío de liderazgo". En una emisora de radio local ha explicado que la reina llevaba enferma varios años y que la familia había sospechado que había sido envenenada algo que, por el momento, se ha descartado, aunque no se ha hecho pública la causa del fallecimiento. Una fuente de la corte zulú ha dicho que la reina padecía una enfermedad que muy pocos conocían debido a los “problemas” entre algunos de los miembros de la familia. Para el presidente del Partido de la Libertad Inkatha, Velenkosini Hlabisa, “su repentina muerte deja todo en una situación desastrosa". “Solo podemos esperar que la cuestión de la sucesión se resuelva de manera respetuosa y digna”, ha pedido.

Aunque el título de rey zulú no conlleva poder ejecutivo, supone algunos beneficios económicos. Por ejemplo, recibe un presupuesto anual de cerca de 5 millones de dólares del estado para el mantenimiento de la casa real. Dlamini Zulu ostentaba el título de Gran Reina, un estatus determinado por su propio nacimiento como miembro de una familia real. Era hermana de Mswati III, el rey de Esuatini (o Suazilandia), el último rey absolutista de África.

Sihawu Ngubane, experto en cultura zulú ha dicho a The Times que la situación debe reconducirse cuando antes.“La brecha debe cerrarse lo antes posible. No queremos la situación en la que surja una impugnación. En cualquier reino hay conflictos y luchas”. “El difunto rey dejó a su esposa con la difícil tarea de decidir un sucesor. Hubiera sido más fácil para todos si lo hubiera hecho él mismo". Nomsa Maseko, experta de BBC News, cree que la muerte de la reina genera incertidumbre sobre el proceso de sucesión dentro de la casa real zulú y que las divisiones en la familia apuntan a una posible batalla turbulenta.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo