Guillermo de Holanda recrea el momento en que le pidió a Máxima que se casara con él

Se conocieron en la feria de abril de Sevilla en 1999. Él estaba llamado a heredar el trono holandés. Ella, nacida en Buenos Aires, financiera con una carrera prometedora e hija de Jorge Zorreguieta, secretario de Agricultura y Ganadería durante la dictadura del general Videla, un pasado que acabaría pasándole factura, cayó rendida ante el príncipe, aunque no fue en Sevilla sino en Nueva York donde vivía entonces y donde volvieron a coincidir algo después. En febrero de 2001, mientras patinaban sobre hielo en el estanque del palacio Huis ten Bosch de La Haya, Guillermo le pidió a Máxima que se casara con él. La escena, así imaginada, resulta de lo más romántica. Hasta ahora había formado parte de eso, de una idea sobre cómo pudo ser según los protagonistas habían contado. Pero ha llegado el momento de poner imagen real a aquel momento histórico en el que el príncipe Guillermo propuso matrimonio a la argentina. Los reyes se han encargado de que así suceda publicando esta foto:

https://www.instagram.com/p/CLRpTxXHd-E/

A post shared by Koninklijk Huis (@koninklijkhuis)

“20 años después, mismo lugar”, ha escrito la pareja acompañando la foto en la que posan románticos, abrigados –vaqueros, plumífero, guantes y gorro de lana-, con patines y divertidos celebrando San Valentín y recordando aquel 19 de febrero de 2001 del que en cinco días se cumplirán dos décadas.

En una entrevista publicada después del anuncio de su compromiso, Guillermo confesó que aquella tarde en que pidió a su novia que se convirtiera en su mujer (con lo que eso significaba), pensó que Máxima debería aprender a patinar porque pocas cosas hay tan típicas en el país de las bicicletas como patinar sobre hielo. Ella, por su parte, después de dos horas de entrenamiento con algunas dificultades, solo pensaba en el momento de regresar a casa y tomar una taza de chocolate caliente. Lo que recibió, sin embargo, fue un original anillo de compromiso de oro blanco con un diamante naranja de talla ovalada y una propuesta, en inglés para que no hubiera lugar a confusiones, por parte de Guillermo. Máxima tuvo claro desde ese momento que el naranja sería una constante en su vida. Un año después, el 2 de febrero de 2002, se casaron en Amsterdam.


Fuente: Leer Artículo Completo