Gloria Camila despide el año lanzando un dardo a Kiko Jiménez

Gloria Camila Ortega no olvidará 2019. En verano, asistíamos a su ruptura con Kiko Jiménez y, en las semanas posteriores a que saltara la información, él aireaba los pormenores de ese punto y final y acusaba a la hija de José Ortega Cano de haberle sido infiel. Ella, prefirió el silencio, aderezado con pequeñas indirectas para que calaran en el subconsciente de su ya ex.

Y lo ha vuelto a hacer. Días después de esa felicitación a su padre agradeciéndole el apoyo que le ha brindado en estos complicados momentos para su corazón, la joven ha realizado balance de 2019 y ha lanzado, de nuevo, un dardo a su expareja. A ese hombre con el que, incluso, tuvo planes de boda.

“Me despido del año, le digo adiós al 2019 y le digo bienvenido al 2020″, comienza antes de dar paso a una especie de examen de conciencia: “Quizás mis cagadas, mis fallos, mis errores, la inocencia que me rodea a veces, mi cabezonería, mi orgullo y mi ego, quizás por eso no todo lo hago bien. El paso del tiempo es el único que ha ido poniéndome en el camino correcto, el tiempo ahora es mi más valioso tesoro, este año se puede quedar en la basura, en el trastero, pero no en el olvido”.

Este año me ha aportado, pero también me ha quitado. Me ha aportado gente que me quiere de verdad, gente que sin conocerme ya me apoyaba. Gente que conozco de siempre y nos hemos vuelto a reencontrar. Gente que sin esperarme han sido más importantes de lo que nunca llegué a pensar. Gente que ha venido y luego se han vuelto a ir. Gente que desde la distancia han estado conmigo como si lo estuvieran a 1 metro, también una nueva casa, con tranquilidad, cerca de los míos, comodidad, bonita y especial, mi casa, mi hogar, mi refugio y mi rincón, mi sitio de fiestas, de barbacoas, de reuniones de amistad”, prosigue.

De amistad de verdad, de las que se quedan cuando estas muy jodida. Cuando solo necesitas llorar. Cuando estás más hundida que nunca porque te han tocado ya… Me ha aportado botellas de vino Árabe y algún que otro ‘gin-tonic’ acompañado de un cigarro de Lucky doble ‘click’, algún que otro finde de películas de Netflix, de series, o documentales”, continúa Gloria Camila.

La joven sigue con todo eso que se lleva de este 2019: “Me ha aportado fortaleza. Fortaleza de donde no sabía ni que la tenía. Me ha aportado fuerza mental y emocional, en momentos que quería derrumbarme, sentarme en el suelo y llorar, pero luego me paraba a pensar: ‘Pero glo, si torres más altas han caído, esto no te va a hundir más'”.

“Y así he ido, día tras día, con mi gente, con mi casa, mi refugio, mi verano, mis primeros vuelos sola a las 7 de la mañana, y muchos que me quedarán, mis primeros viajes sola en coche, escuchando música y sin preocuparme por si me pierdo, todo recto y hasta que llegue. Días empezándolos cuando sale el sol, y acabándolos cuando vuelve a salir. Esos días de playa, de terracita, de concierto de Starlite supermotivantes, esas lágrimas”, prosigue antes de dar la estocada final a Kiko: “Pero me ha quitado mucho más. Me ha quitado LA MALDAD que me rodeaba. Gracias por eso 2019, te debo una”.

View this post on Instagram

Me despido del año, le digo adiós al 2019 y le digo bienvenido al 2020. quizás mis cagadas, mis fallos, mis errores, la inocencia que me rodea a veces, mi cabezonería, mi orgullo y mi ego, quizás por eso no todo lo hago bien. El paso del tiempo es el único que ha ido poniéndome en el camino correcto, el tiempo ahora es mi más valioso tesoro, este año se puede quedar en la basura, en el trastero, pero no en el olvido. Este año me ha aportado pero también me ha quitado, me ha aportado gente que me quiere de verdad, gente que sin conocerme ya me apoyaba, gente que conozco de siempre y nos hemos vuelto a reencontrar, gente que sin esperarme han sido más importantes de lo que nunca llegué a pensar, gente que ha venido y luego se han vuelto a ir, gente que desde la distancia han estado conmigo como si lo estuvieran a 1 metro, también una nueva casa, con tranquilidad, cerca de los míos, comodidad, bonita y especial, mi casa, mi hogar, mi refugio y mi rincón, mi sitio de fiestas, de bbq, de reuniones de amistad, de amistad de verdad, de las que se quedan cuando estas muy jodida, cuando solo necesitas llorar, cuando estás más hundida que nunca porque te han tocado ya, me ha aportado botellas de vino “ Arabe “ y algún que otro gin – tonic acompañado de un cigarro de lucky doble click, algún que otro finde de películas de Netflix, de series, o documentales. Me ha aportado fortaleza, fortaleza de donde no sabía ni que la tenía, me ha aportado fuerza mental y emocional, en momentos que quería derrumbarme, sentarme en el suelo y llorar, pero luego me paraba a pensar : pero glo, si torres más altas han caído, esto no te va a hundir más. Y así he ido, día tras día, con mi gente, con mi casa, mi refugio, mi verano, mis primeros vuelos sola a las 7 de la mañana, y muchos que me quedarán, mis primeros viajes sola en coche, escuchando música y sin preocuparme por si me pierdo, todo recto y hasta que llegue, días empezándolos cuando sale el sol, y acabándolos cuando vuelve a salir, esos días de playa, de terracita, de concierto de starlite súper motivantes, esas lágrimas, pero me ha quitado mucho más, me ha quitado LA MALDAD que me rodeaba. Gracias por eso 2019 ♥ te debo una.

A post shared by • GLORIA ORTEGA • (@gloriacamilaortega) on


Fuente: Leer Artículo Completo