Fran Rivera saca a relucir su lado más paternal en los festejos previos a la Goyesca

La Goyesca ha vuelto a la plaza de toros de Ronda (Málaga) por la puerta grande. Tras verse el año pasado suspendido este espectáculo taurino por culpa de la pandemia, la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda ha acogido, esta misma mañana, la corrida de rejones en la que han toreado Leonardo Hernández, Andrés Romero y Lea Vicens. Fran Rivera, organizador del evento, enmarcado en la Feria de Pedro Romero, ha llegado acompañado de sus dos hijos pequeños: Curro, de dos años, y Carmen, de seis.

Con el benjamín de la casa cargado en brazos, vestido con camisa, bermudas y zapatillas deportivas, el torero ha mostrado su faceta más paternal, brindándoles todo tipos de mimos y caricias. Aunque dentro del coso se han portado muy bien, los pequeños se han mostrado muy alegres y emocionados de poder compartir estos momentos de intimidad junto a su padre, no pudiendo Fran contener la risa al verlos jugar con el sombrero que había escogido para la ocasión.

Disfrutar de este día tan especial junto a sus hijos seguro que es motivo de gran alegría para el diestro, quien se retiró en este mismo escenario en 2017. Y es que este año el cartel de la Goyesca rinde homenaje a los 70 años de la alternativa de su abuelo, Antonio Ordóñez, quien fue el encargado de pasarle el testigo para que siguiera organizando esta corrida tan importante para la familia Ordóñez. “Todos los días de Goyesca mi abuelo hacía un almuerzo con sus amigos y en el jardín de El Rincón de San Cayetano brindaba por Orson Welles y echaba un poquito de vino al suelo”, recordó Rivera en una ocasión.

Por desgracia, aunque sí que estará presente, el que no podrá torear esta tarde será Cayetano Rivera, ya que todavía no se encuentra del todo recuperado de la cogida que sufrió el pasado 15 de agosto en Guijuelo (Salamanca). A su vez, se mantienen en cartel Pablo Aguado y Roca Rey, quienes harán en carruaje su entrada triunfal a la plaza. Cabe recordar que, en 2006, Cayetano Rivera tomó la alternativa en la Goyesca ante la atenta mirada de su hermano, quien fue su padrino.

Tana Rivera, digna sucesora de sus abuelas

Pese a que los grandes protagonistas de los momentos previos a que comenzara la corrida han sido Curro y Carmen, dentro de la plaza ha acaparado todas las miradas su hermana mayor: Cayetana Rivera. La joven, de 21 años, ha deslumbrado con un vestido de Caprile y mantilla blanca a la hora de ejercer por primera vez de presidenta de las damas goyescas. De esta manera, Tana coge el testigo de sus dos abuelas. Carmina Ordónez ejerció esta tarea en 1980, mientras que la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, hizo lo mismo en 1974.


Fuente: Leer Artículo Completo