Enrique Ponce habla por primera vez sobre su nuevo amor, Ana Soria, sin tapujos

El divorcio de Paloma Cuevas y Enrique Ponce pone punto y finala una relación de 24 años. Pero también dice adiós a uno de los matrimonios más afianzados del panorama nacional (¿si ellos se divorcian, de verdad hay esperanza para el amor?), que como muchos otros (aún seguimos llorando por Brangelina), ha decidido poner fin a su relación antes de vivir una vida infeliz. Esta semana hablábamos del ‘Efecto Ponce’: por qué los hombres maduros siguen dejando a sus mujeres por chicas de 20 años mientras el torero, desde su refugio, admitía que está muy ilusionado por su nueva relación amorosa, haciendo hincapié en que no ha habido infidelidad por su parte a Paloma Cuevas.

Entre rumores, declaraciones y un shock constante, Ana Soria se ha dedicado esta semana a abrir y cerrar su cuenta de Instagram. Si hace cuatro días anunciábamos que había nacido una influencer, ya que la joven de 21 años pasó de 500 a 30 mil seguidores en menos de lo canta un gallo -o unas declaraciones-, ahora no estamos muy seguros de que estar en pleno huracán mediático le esté haciendo muy feliz. Mientras tanto, Enrique Ponce ha emitido un comunicado junto a su futura ex esposa donde pide respeto y sobre todo, discreción por el bien de sus hijas. Pero estas no han sido sus únicas delcaraciones, en las páginas de la versión impresa de la revista Semana, podemos conocer cómo ve el torero a su nueva noviae incluso, qué es lo que le ha enamorado de ella.

Con esta sencilla frase “Guapísima, discreta, educada”, Ponce describía a Ana Soria, que de momento no ha hecho ninguna declaración ni sobre su pareja, ni sobre la vorágine mediática en la que está inmersa.

La historia continuará, de momento solo sabemos, tal y como ya anunció el torero que está muy enamorado, “Ana y yo estamos enamorados y solo pedimos que nos dejen vivir” y también, en las páginas de esta misma publicación admitía que estaba siendo muy discreto por Paloma.

Solo el tiempo dirá cuánto dura esta discrección…

Fuente: Leer Artículo Completo