El día que Antonio David se enteró de que sus hijos no aparecían en el testamento de Rocío Jurado

La muerte de Rocío Jurado se llevó por delante a una familia entera (igual que pasó en el clan Flores o los Dúrcal cuando faltaron las matriarcas). El caso es que la herencia que le dejó a su hija Rocío Carrasco resultó estar envenenada, sin ella saberlo, y podría haber sido el motivo, incluso, de que lleve 25 años sin hablarse con su hija Rocío Flores. Esa hija que ha dejado al descubierto (sin querer) la estrategia que está llevando a cabo para que Olga Moreno, actual mujer de su padre, gane Supervivientes.

Año 2006, días después del fallecimiento de Rocío Jurado: se filtra la última voluntad que recoge su testamento a los medios de comunicación. La de Chipiona había tratado de dejarlo todo en orden para evitar conflictos familiares, y ni por esas. Resultó que nadie en la familia sabía del todo cuál era la situación de las propiedades, a lo que se sumaba que la tonadillera había dejado indicaciones de qué hacer con algunas, como la casa de la Moraleja –que debía ser vendida en el plazo de un año y sin posibilidad de que la comprara ningún Mohedano-.

https://www.instagram.com/p/BggS94FgRbU/

Una publicación compartida de Rocio Flores (@rotrece)

En aquel momento, Antonio David Flores observó al respecto que “esa casa tenía mucho significado para Ortega Cano, para mis hijos y para Rocío Carrasco por las cosas que hemos vivido en ella. Yo creo que lo de venderla es para evitar los enfrentamientos entre la madre de mis hijos y Ortega Cano”.

Pero no fue lo único que comentó. Uno de los temas más repetidos en medios de comunicación durante esos días fue quiénes habían heredado y qué (y quiénes no). En esta segunda categoría entraban los hijos de Rocío Carrasco y Antonio David Flores.

“Rocío Carrasco es la heredera universal, así que me imagino que deberá estar a la misma altura que ha estado su madre con ella” –explicó Antonio David en un programa de televisión. “Esas son decisiones personales. Yo espero que se acuerde de lo bien que se ha portado su madre con ella y que ella haga lo mismo con sus dos hijos”.

Fuente: Leer Artículo Completo