El cambio físico de los concursantes de ‘Supervivientes’

‘Supervivientes’ no solo vive de sus momentos polémicos. El concurso de Mediaset es una prueba de superviviencia extrema y, a parte de los conflictos y enfados, todos ellos deberán superar todas las adversidades de la isla desierta, convivir con el mal tiempo y otras adversidades atmosféricas. Pero, sobre todo, deben adaptarse a la escasez de comida y el hambre que esto provoca.

La falta de alimentos hace que los concursantes, además de enfrentarse a nominaciones y expulsiones, sufran un espectacular cambio físico y sino que se lo digan a Antonio Canales o Marta López, los dos primeros expulsados en la edición de 2021. El bailaor, en menos de un mes, perdió 14 kilos y alucinó con su cambio físico. “¡Madre mía! Que no soy la misma persona. Madre mía la barriga, que no tengo barriga. Pero, ¿cuántos kilos he perdido? Si parece que soy yo cuando tenía treinta y algo años”, eran las palabras de Canales cuando se veía en el espejo alucinando con su nueva imagen. Y es que la dieta “pescado-arroz-pescado-arroz” de la que habla Alejandro Albalá en la presente edición hace estragos todos los años y en la mayoría de los concursantes del reality de Mediaset que triunfa en Telecinco y en Cuatro.

Las pérdidas de peso más comentadas

En todas las ediciones, los concursantes pasan muuuucha hambre en Honduras y la falta de comida hace estragos en su físico. En la edición del año pasado, la del año 2020, José Antonio Avilés perdió 23 kilos, el récord de todo el concurso, y Rocío Flores, 16. Rosa Benito o Raquel Mosquera, que fue tercera finalista en 2018, también perdieron mucho peso en sus respectivos pasos por la isla. Otros cambios de peso muy recordados son los de José Luis, de ‘MasterChef’ y ganador de la edición de 2017; Edmundo Arrocet, Chelo García Cortés o Rafa Camino, parecían otra persona al regresar a España.

Aunque casi todos los concursantes pierden peso a su paso por Honduras, hay algunos en los que el cambio es menos significativo, sobre todo aquellos como Alexia Rivas que llegan a la isla con un peso muy bajito. La ex reportera de ‘Socialité’ aterrizó en Honduras con 43 kilos, ya muy baja de peso.

La ex concursante de ‘La isla de las tentaciones’ llegó muy delgada, con 56 kilos, a Honduras y ya ha perdido algo de peso.

El presentador, que llegó con 96,2 kilos, se está quedando con tipín. Muy moreno y más delgado, parece otro.

La mujer de Antonio David Flores, que ha sido líder, se está quedando muy delgada y la falta de comida hace estragos en su cuerpo aunque sigue dándolo todo en las pruebas. Llegó con 53,4 kilos.

El ex de Melyssa Pinto, que pesaba 79 kilos, se está quedando en los huesos. ¡Cualquier día pierde el bañador!

La argentina, que pesaba 76,1 kgs, se está quedando en el chasis pero no pierde su toque más sexy ni su sonrisa.

El ex de Chabelita aterrizó en Honduras con 71,1 kilos y está pasando un hambre canina. “Estoy harto, todo el día viendo comer… y encima veo que sobra la comida. Me comería lo que hay en el suelo. Tenemos mucha hambre: esto es pescado, arroz, pescado, arroz… No puedo más. Me dan ganas de llorar”, dice.

Llegó con 95,7 kilos y se está quedando en el chasis. Por menguar, parece que hasta ha menguado la rosa del tattoo que lleva en el pecho. Vimos al ex ‘MasterChef’ y al italiano, tras casi 21 días sin apenas comer, darlo todo en el juego de recompensa: claro, el premio lo valía: una burger XXL. Al final, por su esfuerzo, los dos se llevaron la hamburguesa.

La cantante llegó a Honduras con 66,1 kilos y ya se ha despedido de muchos de ellos. La prima de Isabel ha perdido contorno de cintura y abdomen y tiene los brazos más delgados.

El italiano llegó con 84,6 kilos y ya ha perdido mogollón de peso . El abdomen ya es es un six pack y su sonrisa sigue intacta.

La italiana, que ante la sorpresa de todos lloraba por quedarse sin champú con el hambre que están pasando, también está bajando de peso. Se le nota la bajada de kilos, llegó con 80,1, sobre todo en la cintura y en la cara.

El novio de Anabel, windsurfista profesional, parecía sobradamente preparado para sortear los obstáculos con sus 67,2 kilos. Sin embargo, la dureza del reality le pasó factura y sufrió vómitos y mareos como consecuencia de la falta de comida. La diferencia entre las dos fotos es evidente.

La que fuera primera habitante de playa Destierro llegó con 61,9 kilos y se mantiene en forma pero está más delgada.

La sobrina de Miguel Bosé llegó a Honduras con 58,1 kgs pero con mucha fuerza y, aunque ha perdido peso, sigue fuerte.

Comenzó con 43 kilos y cuesta abajo el concurso: desde que llegó al barco encallado, empezó a sufrir mareos y vómitos, lo que le provocó un rechazo por la comida. ¡El calvario que pasó con aquel trozo de pizza que no llegó a comer! Ya recuperada, ha ido sumando fuerzas hasta su expulsión.

Llegó a Honduras con 60,5 kilos y finalizó el concurso mucho más delgada, incluso se puso un bañador para no enseñar su abdomen. Después de un mes en la isla, la colaboradora parece una sirena y muy morena.

113,2 kilos es lo que pesaba a su llegada a Honduras. Un mes después, 14 kilos menos, con el abdomen plano y la piel morena. Así se vio el bailaor en el momento ‘espejo’ tras su expulsión. “Soy otra persona… He visto en el espejo una cosa que hace mucho que no veía. Era como si al David de Miguel Ángel le hubieran echado tierra, me he desnudado ante mí y me he quitado esa porquería… Además, no se me ha puesto pellejoso el cuerpo, se me ha ‘enfibrao”. El primer expulsado del reality se quedó ojiplático.

Fuente: Leer Artículo Completo