Diego Matamoros y Estela Grande rompen su matrimonio

El pasado domingo, era la propia Estela Grande quien, en el plató de ‘El tiempo del descuento’, aludía a que necesitaba un “tiempo y espacio” por parte de su marido Diego Matamoros. Ahora, esas tres palabras se habrían materializado en una separación del matrimonio de la que ya advertía Kiko Matamoros ayer por la tarde en ‘Sálvame’ y que ‘Look’ confirmaba poco después.

La separación física, primero por ‘GH VIP 7’ y luego por este segundo ‘reality’ a modo de prolongación del primero (y en el que Diego le recomendó a Estela que no entrase) han sido una de las dos causas principales de este punto y final. La otra, la estrecha relación de ella con Kiko Jiménez, al que parece ver con ojos más allá de la mera amistad.

Estela se despidió de Kiko con una batería de ‘te quieros’ que llevaron a que su marido, una vez cara a cara con ella en Mediaset (fue la expulsada de esta semana de la casa de Guadalix de la Sierra) no se encontrara bien. Pero, tras coger fuerzas, le dejó las cosas claras: “Lo que hablamos te ha dado igual, para ti es una cosa y para mi otra. Aquí he estado apoyándote”.

Las redes sociales de ambos en la noche del domingo eran más que esclarecedoras. Ella pasaba la noche en casa de una amiga. Él compartía una imagen de un poema con el que lanzaba a Estela una indirecta: “Viendo el día que hace podría teletransportadme aquí… ¡Hay que quererse un poco más uno mismo, respetar al de al lado y no hacer daño gratuito! Sí, te quiero, me quiero más a mí. Y no iba a perderme por intentar salvarte de donde no quieres salir… lo siento”.

Diego y Estela, que ya estaban en la segunda oportunidad de su historia de amor (las infidelidades fueron las causantes de la primera ruptura), se casaron en julio de 2018. Año y medio después de aquella ceremonia, marcada por la polémica de si el padre de él había cobrado o no de una revista por asistir en medio de una de sus múltiples guerras con sus hijos, ponen fin a un matrimonio que siempre ha estado en tela de juicio.

Fuente: Leer Artículo Completo