Década y media delante de las cámaras y se sigue poniendo nerviosa: el ritual de Lara Álvarez para soltar la tensión antes de entrar en directo

A estas alturas, y desde que Mediaset dscubriera que encaja a la perfecciónt para ciertos cometidos dentro de sus ‘realities’, nadie duda que Lara Álvarez ya no es un rostro de moda, sino una presentadora con tablas y que se ha ganado el cariño del público en general. La asturiana, que se dio a conocer al ser una de las chicas que aparecían en ese videoclip de ‘Amo a Laura‘, lleva décda y media dedicada al mundo de la televisión.

Un tiempo más que suficiente como para que se la considere una veterana del medio. Telemadrid, TeleAsturias, Marca TV, La Sexta… Y en2011 aterrizó en Cuatro, en el espacio ‘Qué quieres que te diga’. Desde ese mometo, comenzó a fraguarse lo que hoy es para Mediaset: una estrella que brilla desde la sensillez, la humildada y el trabajo bien hecho.

Pero, a pesar de los cientos de veces que Lara se ha puesto delante de una cámara, lo cierto es que se sigue poniendo nerviosa justo antes de tener que ver cómo ese pilotito rojo que indica que está en directo, se enciende. No lo puede evitar… pero sí hacer algo para calmar esa inquietud sana que es sinónimo de la exigencia que le pone a su trabajo. Lara tiene un ritual, y lo compartía hace unos días en su cuenta de Instagram.

Álvárez rescataba un vídeo de hace poco más de un año para demostrarlo. Escribía al lado: “Antes de los directos siempre se baila. Esto es ‘Supervivientes’ en 2019. Y la señora saltarina con moño, Anita Pajares. Cris Moresant a la cámara y animando el cotarro. Sí, me vuelve loca la música, cualquier tipo… De ahí el grito final”.

https://www.instagram.com/p/CHkebeIiwMV/

Una publicación compartida de Lara Álvarez (@laruka)

Lo de que el baile es una de sus debilidades no es ningún secreto que nos descubra ahora. De hecho, hace un tiempo que se apuntó a clases para mejorar ese meneo de cadera que, se observa en esta grabación, tiene más que controlado. Uno de los responsables de sus avances en este campo es Dani Miralles: primero fue su profesor; después, además, su pareja.

Fuente: Leer Artículo Completo