César Carballo: «Las mascarillas nos han salvado porque disminuyen los contagios»

  • «Ha sido como vivir la guerra y la post guerra juntas. Ha sido brutal porque no sabíamos nada de este virus», afirma César Carballo sobre el Covid.

    Con frecuencia, la televisión distorsiona la imagen de las personas. En este caso la del doctor César Carballo, urgenciólogo del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, e impulsor de simulacros de emergencias, a quien su salto a la pequeña pantalla le ha supuesto algunas críticas, pero también el reconocimiento de buena parte de la sociedad por su labor en primera línea de la pandemia. Recién llegado de La Palma, quedamos para hablar de su nuevo libro, ‘Desde la trinchera’ (editorial Aguilar), sobre los problemas de salud mental que aquejan a buena parte de la población española tras el confinamiento. ¿Y qué es lo que quiere transmitir con su libro? El doctor lo tiene claro: «Que valoremos la vida cuando estamos bien. Y que nunca dejemos de decir te quiero a las personas con las que has discutido, a veces por una tontería, porque nunca sabes cuándo puede pasar algo imprevisible», afirma.

    Desde los 8 años tuvo claro que quería ser médico aunque alguna vez se le ha pasado por la cabeza dejarlo. «Sí, ahora, porque somos urgenciólogos y llevamos muchos años ejerciendo. Un servicio que está para todo, pero sin ningún reconocimiento. Yo estoy haciendo lo mismo que hacía cuando tenía 25 o 26 años. Y sigo siendo interino, no me he podido presentar a ningún examen para consolidar mi plaza y al final te preguntas: qué hago yo aquí».¿Y qué le gustaría hacer? «Me gusta la informática, tengo dos herramientas informáticas patentadas, y en televisión, comunicando, me lo paso bien».

    Sobre la pandemia y cómo están subiendo los contagios, César Carballo asegura que»nosotros hemos salido bastante bien de la segunda, tercera, cuarta y quinta ola. Lo que no está claro es cuántos niños se han contagiado de forma leve o cuántos adultos o residentes, y eso nos ha dejado un poso que, gracias a la vacunación y la inmunidad, nos está salvando. Ha sido un gran acierto del gobierno decir que teníamos que seguir con las mascarillas, porque eso nos ha salvado, ya que disminuye los contagios». El doctor también afirma que se puede hacer mucho más para prevenir contagios como «tests gratuitos. En Alemania tienen puntos en los que te hacen un test en el momento, y eso es lo que nos falta aquí» y también «designar grupos de expertos, con nombres y apellidos, publicando en la web de Sanidad sus curriculums y que sean ellos los que decidan las medidas que hay que tomar y nosotros hacer lo que ellos digan. Tenemos que vender España como un país seguro».

    Carballo afirma con rotundidad ser «provacuna» y tiene claro que haría él con los sanitarios o cuidadores que se niegan a vacunarse. «La única medida que yo tomaría es que los no vacunados si se infectan tienen que hacer 15 días de aislamiento, el problema es quién lo paga. Si yo fuera empresario esos 7 días de más de baja no los pagaría, lo lógico sería que los pagase la persona que se niega a ponerse la vacuna restándolos de sus días de libranza. Yo llegaría hasta ahí. Respecto a los no vacunados los hay que no tienen solución, que nos llaman genocidas, y después están los que dicen que solo son antivacunas de esta vacuna en concreto porque no la han testado lo suficiente», afirma el doctor.

    Y para convencerlesde que lo hagan no duda en poner un ejemplo personal: «Diciéndoles que no veíamos abuelos antes de la vacuna que se salvasen y hace unos días di de alta a una abuelita de 95 años, que había llegado con un poco de flema y era positiva, y se fue a su casa esa misma mañana. Antes con una neumonía bilateral se les ingresaba».

    César Carballo ha estado en primera línea en la guerra contra la Covid y no se ha contagiado: «No me gustaría infectarme, por eso estoy todo el día con la mascarilla. Y es que él ha visto de primera mano las secuelas que deja el virus: «No pueden respirar, se les olvidan las cosas, dolores de cabeza…».

    Sin duda, el Covid ha sido una de las pruebas más difíciles a las que César Carballo ha tenido que enfrentarse. «Ha sido como vivir la guerra y la post guerra juntas. Ha sido brutal porque no sabíamos nada de este virus. La incertidumbre de llegar a tu casa y poder contagiar a tus hijos, ha sido horrible», cuenta.

    Trabajar en el servicio de urgencias de un hospital no es fácil. «Al final se aprende a desconectar, a pesar de que hay casos muy duros, como el de un padre al que hay que comunicarle que su hijo de 20 años ha muerto. Y encima, decirle que por favor done los órganos». También confirma que los suicidios han aumentado, sobre todo «en la gente joven porque estar encerrados ha empujado a muchos a utilizar las redes sociales. Tengo una hija de 9 años y tengo pánico a que entre en ese mundo».

    La foto favorita de César Carballo

    «Esta foto me la hice en La Palma, donde habrá que invertir mucho en salud pública y primaria porque es una tragedia lo que están viviendo allí».

    Fuente: Leer Artículo Completo