Así son Victoria y Sarah von Faber-Castell: íntimas de Victoria y Cristina Iglesias y herederas del imperio de lápices alemán

No es la primera vez que vemos a Victoria y Cristina Iglesias disfrutar del verano en España, ya que desde que eran niñas lo han hecho junto a sus padres en la mansión que el cantante tiene en Ojén (Málaga). Pero desde que cumplieron los 18 años en mayo de 2019, todo lo que hacen cuando pisan nuestro país se convierte en noticia. Este fin de semana, las mellizas celebraban en la localidad malagueña el cumpleaños de dos de sus mejores amigas de la infancia (se conocen desde niñas al coincidir cada verano en Marbella), las también mellizas Victoria y Sarah von Faber-Castell. Pero ya el año pasado hicieron lo propio, aunque en aquella ocasión festejaron junto a ellas una fecha tan especial en Ibiza. ¿Quiénes son las dos jóvenes que forman parte de la pandilla VIP de las hijas del intérprete de Soy un truhán, soy un señor?

Para conocer la historia familiar de Sarah y Victoria conviene echar la vista atrás al año 1761 cuando Kaspar Faber, junto a su esposa María y su hijo Anton Wilhem, comenzó a producir lápices en un pequeño taller de carpintería en Stein, un pequeño municipio de unos 13.000 habitantes en la región de Baviera a unos siete kilómetros de Nüremberg. Fue su hijo Anton el que convirtió poco después ese taller en una moderna fábrica tras adquirirun terreno en las afueras de Stein, lugar que hoy sigue siendo sede de la empresa conocida mundialmente.

Pasados casi dos siglos, tras la muerte del conde Alexander, el conde Roland von Faber-Castell (1905-1978) se hace cargo de la empresa durante cincuenta años. Amante de los deportivos y los caballos, el 8 de diciembre de 1938 se casa en segundas nupcias con Katharina Sprecher von Bernegg, proveniente de una de las familias más antiguas de la región de los Grisones, con la que tendría su quinto hijo Anton Wolfgang von Faber-Castell, padre de las jóvenes amigas de las hijas de Julio Iglesias.

Anton asumía la dirección de la empresa familiar en 1978 y ese mismo año ampliaba la cartera de productos para cosmética decorativa llevando a la empresa a sus mejores años con la creación de nuevas sociedades y fábricas en el extranjero, de Colombia y Chile a Malasia, India o China. Criado en Suiza y licenciado en Derecho, Anton trabajó varios años en el sector financiero en Londres y Nueva York hasta su incorporación a la empresa familiar como octava generación de la compañía. De un primer matrimonio con Carla Mathilde Lamesch (fallecida en 2010) nació su hijo Charles (40). En 1987 se casaba con la estadounidense Mary Elizabeth Hogan (69) y de su matrimonio nacieron Katherina (32) y las mellizas Victoria y Sarah. Anton fallecía en enero de 2016 en Houston, donde estaba siendo tratado de un cáncer.

Victoria y Sarah, dos socialités en Alemania

Relacionadas con lo más granado de la alta sociedad alemana (es habitual verla en desfiles de Alta Costura en París y conocían personalmente a Karl Lagerfeld), las mellizas, de 24 años, son habituales en los eventos más glamurosos de su país natal. Educadas la Bavarian International School, un exclusivo colegio con sede en Haimhausen, un municipio en el distrito Dachau en Baviera, Alemania, justo al norte de Múnich, Sarah y Victoria participaban en 2015, a sus 19 años, en el Baile de Debutantes de París donde lucieron diseños de Stéphane Rolland. Sarah se definía entonces como una joven “extrovertida, enérgica e imaginativa”.

Amante de la alta cocina, ese mismo año obtenía el permiso de caza en Alemania. “Fue muy complicado desde el punto de vista psicológico. Tuve que aprender todo sobre balística y la preservación del bosque y sus habitantes”. La joven estudió Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown donde trabajó en una revista online de gastronomía. De su padre aprendió la importancia del trabajo duro y al mismo tiempo su amor por la familia, y siempre soñó con dedicarse al mundo de los negocios. En 2017 fichaba como Analista del sector de lujo y videojuegos en Corp Capital, la organización sin ánimo de lucro de Georgetown en Washington que ayuda a los que han pasado por su aulas a fundar sus propias compañías. Allí estuvo tres años y en agosto de 2018 comenzaba a trabajar como Presidential Marketing Associate en el grupo Estée Lauder.

Por su parte, Victoria, a la que Sarah considera su “espejo” en el que mirarse, estudió Historia del Arte y Economía en la Universidad Trinity de Hartford en Connecticut, muy cerca de Nueva York, ciudad de la que reconoce estar enamorada gracias a su madre, nativa de esa ciudad. “Mi madre es mi modelo a seguir. Admiro su fuerza y su voluntad, así como su bondad y su compasión, algo que siempre ha tratado de inculcarnos a mis hermanas y a mí”, explicaba en 2015 la joven. Hizo prácticas en la casa de subastas Sotheby’s en 2016 y ahora trabaja en la empresa familiar. Fanática de la poesía de Edgar Allan Poe, de la literatura, el arte y del yoga, en verano adora disfrutar de unos días en las playas de Málaga (donde la familia suele veranear desde que las jóvenes eran pequeñas) o de Ibiza.

Tanto Sarah como Victoria están muy orgullosas de sus orígenes familiares y en más de una ocasión han posado en el castillo en el que vivió su bisabuela, la baronesa Ottilie von Faber que, tras su matrimonio con el conde Alexander zu Castell-Rüdenhausen en 1898 fundó una nueva rama de la familia contando con autorización real para usar el apellido Faber-Castell. La residencia, cercana al pequeño Altes Schloss (Antiguo Castillo), fue ocupada por tropas Aliadas y utilizado para albergar a abogados y periodistas internacionales durante los juicios de Núremberg. Los escritores Ernest Hemingway y John Steinbeck, el actor Montgomery Clift y el más tarde presidente de EEUU Dwight Eisenhower fueron algunos de sus ilustres huéspedes. En él contrajeron matrimonio los padres de las jóvenes en 1987.

Sus hermanos, en la directiva de la empresa

Aunque tras la muerte del padre de Sarah y Victoria, muchos pensaban que sería su primogénito, Charles, el que se pondría al frente de la compañía, lo cierto es que Anton siempre consideró que era aún demasiado joven para ocupar ese cargo de tanta responsabilidad. Desde el año 2017 la gerencia de la empresa corre a cargo de una junta directiva formada por el presidente Stefan Leitz, André Wehrhahn (Finanzas) y Dr. Hans-Kurt von Werder (Tecnología). Desde 2015, el conde Charles von Faber-Castell ocupa el cargo de Director General de Premium, siendo responsable del sector de negocio Premium a nivel internacional. Charles se casaba en mayo de 2012 con Melissa Eliyesil (35) en el castillo mencionado anteriormente, que ha permanecido vacío desde hace más de tres décadas, ya que ni Anton ni su padre quisieron nunca vivir ahí.

El conde alemán y la joven turca se dieron el ‘sí, quiero’ en una ceremonia celebrada en alemán, turco y español en la iglesia Martin-Luther en Stein y ante 250 invitados que después degustaron un menú en el que no faltó el jamón ibérico, dando muestra del amor de toda la familia por nuestro país. Como si fuera un cuento de hadas, Melissa, de madre colombiana y licenciada en Economía, lució un diseño de Roberto Cavalli con una espectacular cola y pendientes de perlas.

Katherina von Faber-Castell, por su parte, dirige desde febrero de 2018, fecha en la que terminó un MBA en Viena, el área de Desarrollo Corporativo.

Fuente: Leer Artículo Completo