Así se han repartido los amigos Enrique Ponce y Paloma Cuevas tras la separación

Una de las cosas que suelen ponerse sobre la mesa cuando se da una separación, es la de ver cómo quedan repartidos los apoyos. O, en términos más contundentes, de qué lado se ponen esos amigos comunes que se han entrelazado durante el tiempo juntos. En esas están ahora mismo Enrique Ponce y Paloma Cuevas.

Porque, si bien es cierto que el torero parece haberse hecho un hueco en la pandilla de su nueva pareja, Ana Soria, no menos lo es que el torero tiene algún que otro cómplice entre ese grupo de amistades comunes con Paloma. Sobre todo, del mundo del toro, y con dos figuras sobresalientes: Daniel Ruiz y Samuel Flores.

Según revela Vanitatis, estos dos hombres han sido quienes le han dado cobijo en los momentos más duros de ese tira y afloja en su relación hasta que ha salido a la luz que el matrimonio estaba roto. En sus fincas, ambas en Albacete: la de Daniel, en Cortijo del Campo, y la de Samuel en El Palomar. Pero, según este medio, al círculo íntimo no le habría hecho gracia cómo ha planteado Enrique la situación.

No critican que se haya enamorado de otra mujer o que su relación con Cuevas se haya terminado, sino la gestión de los tiempos. “Te puedes enamorar, pero las cosas se hacen de otra manera. No hay necesidad de hacer sufrir a los que quieres y Paloma lo está pasando francamente mal con tanta exposición pública”, son las palabras que recoge la web citada.

Paloma lo está pasando mal con la exposición mediática

Quienes conocieron la historia de amor de Enrique con Ana, son sus mayores escuderos. Hablamos de Juan Ruiz, apoderado de Ponce; Víctor, su fisioterapeuta; Agustín Díaz Yanes; la cuadrilla formada por Mariano de la Viña, Jaime Padilla, José Palomares, Dani y Rubén. Ellos son quienes han cerrado filas en torno al diestro.

Por la otra parte, sabemos que Cristina Yanes se ha convertido en la máxima confidente de Cuevas. En su mano derecha. En ese hombro sobre el que descargar la presión de este revuelo mediático ante el que no se siente, para nada, cómoda. Todos sabemos de su discreción y saber estar, y de lo poco que le gusta estar en el centro de atención.

También Paloma Segrelles hija, Fiona Ferrer, Estrella Morente, Ainhoa Arteta, Carolina Herrera o Genoveva Casanova, algunas de ellas curtidas en la batalla de poner punto y final a un matrimonio, se han convertido en aliadas de una Paloma que se mantiene en silencio mientras escucha el ruido de fondo.

Fuente: Leer Artículo Completo