Así gastan su fortuna Tom Brady y Gisele Bündchen: mansión ecológica en el barrio de Julio Iglesias, paseos en yate y chef personal

Tom Brady ha hecho historia en la Super Bowl. El quarterback de los Tampa Bay Buccaneers disputaba su décima final como jugador de fútbol americano y a sus 43 años lograba su séptimo trofeo Vince Lombardi imponiéndose a los Kansas City Chiefs, además de convertirse en el segundo jugador en ganar la Super Bowl con dos equipos diferentes. Junto a Brady han estado su mujer, la modelo brasileña Gisele Bündchen (40), y sus tres hijos, que vieron el partido desde la grada y no dudaron en bajar al campo para celebrar junto al deportista la ansiada victoria. ¿Cómo vive una de las parejas más estables del mundo del show business y que cuenta con una fortuna de más de 500 millones de dólares?

Thomas Edward Patrick Brady Jr. nació en San Mateo, a una media hora al sur de San Francisco y desde niño vivió con pasión los partidos de los San Francisco 49ers, equipo en el que el quarterback Joe Montana se convirtió en su ídolo infantil e inspiración. Durante sus años en el Junípero Serra High School ya destacaba como jugador en el equipo del colegio y en 1995 era reclutado para las Grandes Ligas de Béisbol. Pero en la Universidad de Michigan fue donde empezó a destacar como jugador de fútbol americano universitario y además se graduó con mención honorífica cum laude.

Pero llegar a lo más alto no fue fácil y hasta tuvo que contar con un psicólogo que le ayudara a sobrellevar la presión y frustración por no conseguir los datos que esperaba. Brady se consolidó entonces como uno de los mejores pasadores de la nación, recibiendo así el honor de formar parte del equipo ideal de la conferencia de los All-Big Ten durante dos temporadas y como capitán del equipo en su último año universitario. Fue en 2000 cuando fue escogido por los New England Patriots en la sexta ronda del Draft de la NFL y un año después ganaría su primera Super Bowl siendo el quarterback más joven en lograr el triunfo.

https://www.instagram.com/p/CDRGz0rBHNG/

A post shared by Tom Brady (@tombrady)

El 17 de marzo de 2020 anunciaba que no regresaría al equipo con el que consiguió el éxito y ponía fin así a 20 años en la franquicia de Massachusetts. Un año más tarde se hacía oficial su fichaje por los Tampa Bay Buccaneers, equipo al que este domingo, apenas diez meses después, llevaba a lo más alto logrando un nuevo triunfo en la Super Bowl.

https://www.instagram.com/p/CJOskySL1BT/

A post shared by Tom Brady (@tombrady)

Conoció a Gisele en una cita a ciegas

A pesar de ser uno de los deportistas más valorados de la historia, Tom Brady ha conseguido estar alejado de la fama y ha mantenido su vida privada al margen de los comentarios y rumores. Antes de conocer al amor de su vida, Brady mantuvo una relación con la actriz Bridget Moynahan en 2004 con la que tuvo un hijo, John Edward, que nació cuando la pareja ya había roto a comienzos de 2007. Poco antes, Brady había conocido en una cita a ciegas a Gisele Bündchen, modelo brasileña, y en la Navidad de 2008 se comprometieron.

El 26 de febrero de 2009, la pareja intercambió sus votos matrimoniales en una ceremonia íntima en Santa Mónica que organizaron en apenas una semana. El 8 de diciembre de ese año venía al mundo su primer hijo, Benjamin (al que además pusieron como primer apellido el de la modelo); tres años después nacía su hija Vivian Lake.

https://www.instagram.com/p/CBsuX6jA5MU/

A post shared by Gisele Bündchen (@gisele)

Una impecable gestión inmobiliaria

Con una fortuna que ronda los 500 millones de dólares, Brady (el segundo jugador mejor pagado de la NFL) y Bündchen (la modelo mejor pagada del mundo durante más de 15 años consecutivos) han logrado hacerse con un pequeño imperio inmobiliario que han sabido manejar y mover con acierto a lo largo de los últimos años. Tras su fichaje por los Tampa Buccaneers, la familia dejaba el frío de Nueva York para mudarse a la cálida Florida. Antes de hacerse por 17 millones con una propiedad de 465 metros cuadrados en Indian Creek, el búnker de los millonarios, el matrimonio ponía a la venta su apartamento de Nueva York y su casa de Boston.

El primero estaba ubicado en el barrio de Tribeca frente al Hudson River Park y lo vendieron por unos 30 millones de euros, pero la pareja conserva en el mismo edificio otro apartamento más pequeño para poder ir a visitar al hijo mayor de Brady que reside en Manhattan con su madre. La casa de dos plantas que tenían en Brookline, a las afueras de Boston, la vendieron por otros 33 millones a finales de 2019.

https://www.instagram.com/p/CGaIJrJFYs1/

A post shared by Gisele Bündchen (@gisele)

Por el momento, Gisele, Tom y sus hijos viven en una casa de siete habitaciones frente al mar que han alquilado al jugador de béisbol y ex compañero de universidad de Brady, Derek Jeter, por la que pagan unos 62.000 euros al mes, según Tampa Bay Times. En los planes de la familia está construir de cero en Indian Creek una gran mansión ecológica y vanguardista en una parcela situada en el número 26 de la Indian Creek Road. Ahí tendrán como vecinos a Julio Iglesias, al cirujano de las estrellas Aaron Rollins, a unos cuantos empresarios y magnates de los negocios, a la modelo Adriana Lima (gran amiga de Gisele) y Ivanka Trump y su marido Jared Kushner, los últimos en instalarse en uno de los lugares más lujosos y exclusivos del planeta. Como curiosidad, la casa que tenían en Brentwood, en Los Ángeles, que vendieron a Dr. Dre en 2014 por 40 millones y a la que iban durante las vacaciones, contaba con un gallinero para que pudieran desayunar cada mañana huevos ecológicos recién cogidos.

https://www.instagram.com/p/CKKbRYiFXyB/

A post shared by Gisele Bündchen (@gisele)

Vida hogareña y comida ecológica

Parece que uno de los motivos por los que Brady aceptó fichar por el equipo de Florida fue para estar más cerca de su familia en el día a día y prestar mayor atención a su mujer tras un periodo en el que no todo fue de color de rosa entre ellos. “¿Y cuándo vas a hacer cosas en casa?, ¿cuándo vas a llevar a los niños al colegio?”, le preguntó Gisele a su marido en abril de 2020 según él explicó en el programa de Howard Stern. “Me dijo también que esa era una parte importante de nuestro matrimonio, que tenía que gustarme, que eran actividades en las que tenía que participar porque ella también tenía sus objetivos y sus propios sueños”, añadió.

Esto hizo que Brady se diera cuenta de que necesitaba centrarse más en su familia y compaginar su vida deportiva con la de sus hijos y su mujer. Ahora sigue entrenando (tiene el estadio a 15 minutos de casa) pero también lleva a sus hijos al colegio, cocina galletas con ellos y se ha comprado un yate para salir a navegar todos juntos los fines de semana por la bahía de Miami.

https://www.instagram.com/p/CByNNbWgUeH/

A post shared by Gisele Bündchen (@gisele)

Otra de las pasiones del considerado como mejor jugador de la historia de la NFL son los coches clásicos. En su garaje tiene un Bugatti Veyron de dos millones de dólares, un Rolls-Royce y un Audi S8. Uno de sus grandes triunfos personales fue firmar un acuerdo de colaboración con Aston Martin y que la casa británica de automóviles de lujo produjese una edición limitada de Tom Brady del Vanquish S Volante (solo se hicieron 12 coches y cada uno se vendió por 350.000 euros). No tiene avión privado, aunque podría, y únicamente alquila uno de vez en cuando para que sus padres o los de su mujer puedan visitarles un par de veces al año.

Pero él reconoce que es un hombre hogareño y que como más disfruta es estando los días libres junto a sus hijos y su mujer o pasando jornadas con las respectivas familias de la pareja. Le encanta compartir con sus hijos tardes de charla hablando de música para ponerse al día de lo que suena en las radios de los jóvenes, construir castillos de arena en la playa y además del interés por el cuidado del medio ambiente, causa de la que es una gran abanderada Gisele, han rescatado varios perros de la calle que ahora comparten casa con ellos. Aunque el mar y la playa son su ‘hábitat natural’, durante la temporada baja de él, la familia suele ir a esquiar a Montana.

https://www.instagram.com/p/B8r8mubBUrm/

A post shared by Tom Brady (@tombrady)

La comida orgánica es habitual en la casa de los Brady-Bünchen y tienen un huerto ecológico en su jardín. El matrimonio tiene un chef personal en casa, Allen Campbell,con el que siguen una estricta dieta sin azúcar, ni arroz blanco ni pan y con un 80% de platos hechos a base de verduras. Pero además de cuidar su cuerpo, Brady cuida su mente gracias a Álex Guerrero, un entrenador ‘corporal’ y gurú de la salud que trabaja con el quarterback al menos una vez al día y es su guía espiritual, su consejero, dietista y masajista personal. Por su parte, la modelo brasileña practica yoga a diario y hasta la hemos visto hacerlo junto a sus hijos desde que eran prácticamente unos bebés.

https://www.instagram.com/p/B-k_Wp9AwVu/

A post shared by Gisele Bündchen (@gisele)

Apoyo a causas sociales

La vida tranquila que le gusta a Brady contrasta con algunos eventos a los que tiene que acudir para acompañar a su mujer, una de las modelos más importantes de todos los tiempos. Son la pareja más envidiada cada año en la MET Gala, no se pierden el Carnaval de Río de Janeiro y juntos se les ha visto en importantes torneos deportivos de varias disciplinas. Durante sus vacaciones eligen lugares increíbles para disfrutar de unos días en pareja. Japón, Catar, China… cualquier lugar es bueno para mantener la llama de su amor.

https://www.instagram.com/p/B8jYMNTAlzP/

A post shared by Gisele Bündchen (@gisele)

Además, la pareja destaca por aprovechar su fama y su fortuna para apoyar causas benéficas. Brady ha donado más de 7 millones a la investigación contra el cáncer y Gisele colabora regularmente con la ONU, la WWF, el St. Jude Children’s Research Hospital y al St. Francis Food Pantries and Shelters, así como con organizaciones de su país, Brasil, donando un porcentaje de las ganancias de su marca de sandalias para proteger las fuentes de agua de la selva amazónica, entre otras.

Fuente: Leer Artículo Completo