Así fue la verdadera reina Carlota de Inglaterra: 14 hijos, feminista y… ¿negra?

Bridgerton ha demostrado ser uno de los éxitos arrolladores de Año Nuevo, logrando elevar su éxito después de su debut en Navidad. Dirigida por la productora estadounidense Shonda Rhimes, la serie dramática de época de Netflix se ha ganado elogios por su apasionante trama, su lujosa estética y la refrescante diversidad racial de su talentoso elenco. Sin embargo, aunque la mayoría de los personajes del mundo de Bridgerton son ficticios y están inspirados en las novelas románticas históricas de Julia Quinn, la reina Carlota sí existió en la realidad (y de hecho no aparece en los libros de Bridgerton).

Nacida el 19 de mayo de 1744, Carlota de Mecklenburg-Strelitz era la hija menor del duque Carlos Luis Federico de Mecklemburgo, llamado príncipe de Mirow, y de la princesa Isabel Albertina de Sajonia-Hildburghausen. La familia gobernaba Mecklenburg-Strelitz, un pequeño ducado del norte de Alemania situado en lo que entonces era el Sacro Imperio Romano Germánico. Y si bien la ubicuidad de la representación racial variada en Bridgerton es una reinvención de cómo era la alta sociedad de Londres en ese momento, en lo que respecta a Carlota (brillantemente interpretada por la actriz británicade origen guyanés Golda Rosheuvel en la serie), hay teorías de que ella tenía herencia racial mixta.

El historiador Mario de Valdés y Cocom sugiere que varios retratos oficiales de la reina parecen mostrarla con rasgos claramente africanos. Afirma que fue famosa entre los súbditos de raza negra en las colonias británicas, quienes vieron su imagen y concluyeron que tenía ascendencia africana. Valdés también cita una serie de relatos contemporáneos de primera mano que utilizan un lenguaje arcaico y despectivo con carga racial, como un médico real, el barón Christian Friedrich Stockmar, que describió a Carlota como una mujer con “verdadera cara de mulata"; Sir Walter Scott,la apodó "de mal color"; y un primer ministro contemporáneo, escribió: “Su nariz es demasiado ancha y sus labios demasiado gruesos”. Valdés remonta el árbol genealógico de Charlotte a una rama mestiza de la familia real portuguesa, con la teoría de que era descendiente del rey Alfonso III Asturias y su concubina, Madragana, que, según él, era una mujer mora.

Aunque que Carlota pudiese ser llamada "la primera reina negra de Gran Bretaña" continúe abierto a debate, y algunos historiadores refuten la idea, ella sigue siendo una figura fascinante en muchos aspectos; una princesa alemana que llegó a Inglaterra en 1761 a la edad de 17 años, enviada para casarse con un rey al que nunca había conocido. Su boda con el rey Jorge III tuvo lugar apenas seis horas después de su llegada al país. Se dice que Carlota, que provenía de un ducado alemán poco conocido, apeló al rey como socia porque esperaba que ella tuviera poco conocimiento o interés en el gobierno y el poder. Incluso se dice que Jorge le ordenó a su novia adolescente que "no entrometerse" en asuntos de Estado.

Las cosas no llegaron a ser tan sencillas. El reinado de Jorge III estuvo plagado de conflictos militares, algunos más exitosos que otros. Aunque Gran Bretaña triunfó sobre Francia en la guerra de los Siete Años, varias colonias estadounidenses de Gran Bretaña se perdieron en la guerra de Independencia de Estados Unidos. También hubo conflictos bélicos con la Francia revolucionaria y napoleónica, que culminaron con la derrota de Napoleón en la batalla de Waterloo en 1815.

A medida que Jorge crecía, llegaron nuevas turbulencias que comenzaron a arruinar su reinado. Si bien no se sabe cuál fue la causa de su ‘locura’ (se ha teorizado que podría haber sufrido un trastorno bipolar o una enfermedad de la sangre llamada porfiria), su enfermedad mental se agravó tanto que se estableció una regencia en 1811. Al amanecer de la era de la Regencia, el hijo mayor de Jorge III y Charlotte, Jorge, príncipe de Gales, gobernó como monarca regente hasta la muerte de su padre en 1820.

Por mucho que Jorge III hubiera deseado que su joven esposa pasara a un segundo plano, su influencia creció a lo largo de su tiempo como consorte. A pesar de no hablar inglés al llegar por primera vez a Inglaterra, Carlota aprendió rápido. Agilmente cumplió con lo que entonces se consideraba como una de sus principales responsabilidades —producir un heredero— dando a luz al primer hijo de la pareja, Jorge, príncipe de Gales (más tarde rey Jorge IV),a menos de un año de haber contraído matrimonio. Cumplió con aplomo sus deberes en la procreación y tuvo 14 hijos más (de los cuales dos murieron antes de la edad adulta).

La reina se convirtió en una decoradora de interiores consumada, supervisando el diseño del recién construido Queen’s Lodge, una nueva adición a la finca real de Windsor, y Queen Charlotte’s Cottage en Kew Gardens (dos de los retiros familiares favoritos). También fue una entusiasta botánica y defensora de varios proyectos de jardinería en Kew. Más tarde, una vez que la salud física y mental de su esposo estaba fallando, encontró consuelo en dedicarse a construir una nueva residencia para ella, Frogmore House (ahora la famosa ex casa de Meghan y Harry). Carlota también ejerció como importante mecenas de las artes, le encantaba ir a conciertos e incluso contrató a Johann Christian Bach (hijo del renombrado compositor) como su maestro musical. Tanto Carlota como el rey apreciaban a compositores alemanes como Handel, y se sabe que ayudó a impulsar la carrera de un joven Mozart, que actuó para ella cuando tenía solo ocho años.

Carlota también fundó varios orfanatos y fue patrocinadora del Hospital General Lying-in para mujeres embarazadas, al igual ayudó a financiar el hoy llamado Hospital Queen Charlotte’s & Chelsea en su honor. Fue una de las primeras en abogar por la educación femenina, se aseguró de que sus hijas fueran educadas mucho más allá de los estándares contemporáneos. También tenía un lado excéntrico y afición por los animales exóticos, ella y el rey criaban razas raras de ganado y coloridos faisanes tártaros en el Queen Charlotte’s Cottage. Al igual que su descendiente, la reina Isabel II, y sus amados corgis, Charlotte tenía varios pomeranias. A menudo mantenía en sus aposentos una manada de ellos a su alrededor, tal y como aparece en algunas escenas de Bridgerton.

A pesar de las advertencias de su esposo, Carlota también se interesó por la gobernanza y se aseguró de mantenerse al tanto de los últimos acontecimientos políticos. Ella actuó con tacto y discreción para no molestar a Jorge, ofreciendo delicadamente sus ideas y recomendaciones. Prestó especial atención a los problemas alemanes, como la guerra de Sucesión de Baviera: se cree que el apoyo de Jorge III a la intervención británica en un conflicto entre José II y Carlos Teodoro de Bavaria podría haberse propiciado por la influencia de su esposa.

A medida que su esposo crecía, se dice que los primeros signos de la enfermedad mental del rey asustaron y molestaron a la reina, como se dramatiza conmovedoramente en Bridgertone interpretada de forma brillante por Golda Rosheuvel. Carlota parece feliz y aliviada cuando el estado mental de su esposo parece estabilizarse; antes de intentar mantener la compostura cuando el rey estalla en ataques de rabia, confusión y paranoia. Hubo tensiones en la familia real a medida que el estado mental del monarca se deterioraba, tanto Carlota como su hijo mayor, el príncipe de Gales, sospecharon que sería nombrado regente.

La ley de regencia de 1789 declaró que el príncipe actuaría como regente en caso de que su padre se volviera permanentemente “loco”, la propuesta de ley también ordenó que rey, su corte y los hijos menores estuvieran bajo la tutela de la reina. Esto significó que Carlota pudo negarle al príncipe el permiso para ver a su padre a solas, incluso durante un período en el que el estado mental del rey mejoró y fue declarado "cuerdo" por un tiempo. Las diferencias entre madre e hijo se hicieron públicos cuando la reina se negó a invitarlo a un concierto para celebrar la recuperación del rey, lo que desató un gran escándalo en la alta sociedad. Los dos finalmente se reconciliaron.

En Bridgerton, Carlota se presenta como una especie de mariposa social; deleitándose con los escándalos de la sociedad y asegurándose de estar al tanto de los últimos acontecimientos a lo largo de la temporada. En realidad, la reina se volvió cada vez más distante y deprimida a medida que el rey se deterioraba, alejándose efectivamente de la sociedad y del mundo que alguna vez había encontrado tan estimulante.

Carlota murió en uno de los retiros de campo de la familia, Dutch House, en Surrey (hoy conocido como Kew Palace), sosteniendo la mano de su hijo mayor. Fue enterrada en la capilla de San Jorge, en el dastillo de Windsor. El rey Jorge III todavía estaba vivo en ese momento, pero como era ciego, sordo y sufría de un estado mental disminuido, se cree que no se habría enterado de la muerte de su esposa. Él falleció poco más de un año después. Carlota es la segunda consorte, después del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, con más años de servicio en la historia británica; cargo que ocupó durante 57 años y 70 días.

*Artículo publicado en Tatler y traducido por Arantxa Ricardez. Acceda al original aquí.

En imágenes

35 prendas y objetos de decoración estilo 'Regencycore' para convertir tu casa en 'Bridgerton'

Fuente: Leer Artículo Completo