Así es la casa de 9 millones de euros que ha vendido Shaquille O’Neal

Ha sido una de las grandes leyendas del baloncesto, está forrado, y ahora se ha desprendido de esta maravilla de casa. Shaquille O’Neal se ha embolsado 9 millones de euros después de vender su gigantesca mansión a las afueras de Orlando (Florida), ciudad donde comenzó a jugar profesionalmente. Se trata de una construcción en horizontal y de casi 3.000 metros cuadrados que se encuentra a orillas del precioso lago Butler. La mansión se emplaza en una finca de más de 12.000 metros y consta de 12 dormitorios y 11 baños repartidos en dos plantas.

La casa es muy especial y cuenta con bastantes excentricidades que harán las delicias de sus compradores: un teatro insonorizado, una cancha de baloncesto gigante, una sala de cine con el logo de Superman (aunque conociendo las excentricidades de los famosos seguramente la haya puesto como la S de Shaquille) y un garaje para aparcar 17 coches, entre otras excentricidades. Fuera de la casa, el lujo también está presente en todos los rincones. La finca cuenta con una piscina de 29 metros, cocina exterior, impresionantes jardines y embarcadero privado en el lago. El ex deportista pagó por este terreno unos 4 millones de euros y construyó la casa de sus sueños en 1993.




O’Neal ya se ha retirado de las canchas, pero ahora sigue siendo toda una celebridad en Estados Unidos. Trabaja como comentarista deportivo y le encanta hacer de DJ en festivales o actos donde lo contratan.



De familia humilde

Hace unos días también fue noticia porque ha confesado públicamente que sus hijos no podrán disfrutar de su fortuna si no se esfuerzan lo suficiente. Shaquille tiene cuatro hijos con su ex mujer Shaunie y un hijastro y una hija fruto de una relación anterior. “Mis hijos ya son mayores. Están un poco molestos conmigo, bueno, no realmente molestos, pero no me entienden. Les digo todo el tiempo: ‘No somos ricos, yo soy rico’. Tenéis que tener una licenciatura y luego, si queréis que invierta en una de vuestras empresas, debéis presentármela. No os voy a dar nada porque sí. Tenéis que ganároslo”, confesó, una actitud que le ha hecho convertirse en un padre “poco popular”.






El ex jugador de baloncesto viene de una familia muy humilde y asegura que siempre lo tiene muy presente. “No quiero estar en la categoría de ‘celebrity’. Están locas. Soy una persona normal que escuchó, persiguió sus sueños y los cumplió. Vengo de la nada, y sólo porque lo haya logrado no significa que sea mejor que tú, más inteligente que tú o, porque tenga más dinero, signifique que sea mejor que tú. Nunca he sido así y nunca lo seré”, explicó.

Fuente: Leer Artículo Completo