Armie Hammer admite que su divorcio de Elizabeth Chambers está siendo un grave evento sísmico

Son muchas las celebridades que, contra todo pronóstico, han logrado que el confinamiento les haya servido para afianzar su relación. Algunas parejas incluso han acabado casándose tras comprobar que podían pasar tantos días juntos sin acabar odiándose. Pero no todas las estrellas de Hollywood han tenido esta suerte. Por ejemplo, Armie Hammer, que después de diez años casado con Elizabeth Chambers, anunció que había decidido divorciarse.

Lo hizo en Instagram, donde aseguraba que su matrimonio “había sido un viaje increíble” y que ahora llegaba el momento de ser civilizados durante este difícil proceso para asegurar el bienestar de sus hijos Harper, de cinco años, y Ford, de tres.

Pero una cosa es lo que se quiere hacer y, otra muy distinta, lo que final ocurre. Vamos, que por muy buenas que fueran sus intenciones, al final la realidad se impone y los divorcios se complican. Así lo ha reconocido el propio Armie durante una entrevista con la edición estadounidense de GQ, en la que llega a afirmar que esta separación ha supuesto “un seísmo” en su vida.

Thirteen years as best friends, soulmates, partners and then parents.It has been an incredible journey, but together, we’ve decided to turn the page and move on from our marriage.As we enter into this next chapter, our children and relationship as co-parents and dear friends will remain our priority.We understand this news lends itself to public dialogue, but in the interest of our children and our family, we’re asking for privacy, compassion and love during this time.

A post shared byArmie Hammer (@armiehammer) on

“No creo que encuentres a nadie en el mundo que diga que lo que estoy pasando es algo fácil. No se trata de si fue idea tuya o no, o si crees que es la idea correcta o no. Una separación como esta siempre es un evento sísmico grave en la vida de alguien. Demasiados dolores y demasiados cambios que asumir”, explica el actor.

“Pero el cambio es una constante universal. Quiero decir, el cambio no siempre es algo malo. Pero eso no significa que sea indoloro. Elizabeth y yo somos dos adultos que han tomado esta decisión y la prioridad es cómo la llevamos a cabo para que afecte lo menos posible a nuestros hijos. La gran pregunta es cómo podemos ayudarlos a superar esto de una manera que mitigue tanta consternación, miedo y daño de su parte”, admite. Esperemos que no acaben como Brad Pitt y Angelina Jolie.

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de VANITY FAIR

Fuente: Leer Artículo Completo